Legales

Tras la marcha de Moyano, el Gobierno busca cambiar la distribución de fondos a las obras sociales

22-02-2018 Se trata de un plan para aumentar el control y la transparencia del reparto de millonarios fondos a los gremios. Hay en juego $2.300 millones mensuales
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno prepara una fuerte respuesta a la marcha de Hugo Moyano, que se movilizó con fuertes críticas al presidente Mauricio Macri. El Ejecutivo analiza un plan para modificar el esquema de distribución de millonarios fondos a las obras sociales, que son el corazón de los gremios por las grandes sumas que reciben.

El proyecto apunta al cambio en el modo en que se reparten unos $2.300 millones mensuales a las obras sociales, en un plan para generar mayor control, equitatividad y transparencia a las transferencias y al destino de los fondos a estas dependencias, acción a cargo de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS).

La Casa Rosada reflota el proyecto en momentos de máxima tensión con los Moyano, en medio del avance de las causas judiciales que involucran al jefe de Camioneros y a su hijo Pablo Moyano, enfrentados con el Gobierno. Con este proyecto su gremio dejaría de ser uno de los más beneficiados en el reparto de fondos.

En el programa trabajan técnicos del Gobierno y también de algunos de los sindicatos más poderosos de la CGT. El plan apunta a la creación de un organismo, la Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria, que se encargaría de determinar cuándo una obra social debe recibir dinero para afrontar tratamientos de alta complejidad. Justamente uno de los objetivos del proyecto es combatir las irregularidades en el destino de los fondos, como la inscripción de "pacientes truchos" para recibir plata por costosos medicamentos que no se compran.

El proyecto promete aumentar la tensión con los Moyano, que nunca fueron consultados sobre estos futuros cambios, consigna Clarín. La obra social de Camioneros sería una de las que dejaría de recibir la magnitud de los fondos que le ingresan en la actualidad, lo que generará mayor conflictividad con el Gobierno.

Esta medida se suma a muchas otras que Macri ya dispuso en relación con las obras sociales, como la reducción del Subsidio de Mitigación de Asimetrías (SUMA), para compensar asimetrías entre las dependencias y la obligación de los jefes de estas asociaciones de presentar sus declaraciones juradas. Además de la baja de obras sociales con pocos afiliados y problemas económicos, en una fuerte reorganización del rubro.

El líder de Camioneros encabezó una masiva protesta contra el Gobierno, apoyado por las CTA, Bancarios, movimientos sociales, el kirchnerismo y la izquierda. "No tengo miedo de ir preso. No tengo miedo de que me maten. Estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores", manifestó el sindicalista, sobre las causas judiciales, y dijo que "por ahora" no está implicado en ningún caso de corrupción.

"Si tuviera un problema (judicial), tengo las suficientes 'pelotas' para defenderme solo", exclamó el sindicalista, que dijo que no irá del país y que no tiene fondos en el exterior. "No tengo plata afuera, como me quisieron inventar estos señores en los modelos económicos que aplican".

Además consideró que la movilización no fue para defenderse de las causas sino para hacerle fuertes reclamos a Macri. "Hay un solo objetivo: decirle al Gobierno que no siga llevando adelante políticas que hambrean a la parte más sensible de la sociedad", cuestionó.


SECCIÓN Legales
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR