Actualidad

Cómo fue el insólito secuestro de Juan Manuel Fangio en Cuba hace 60 años

23-02-2018 Antes del Grand Prix de 1958, el piloto de F1 fue tomado prisionero por un grupo que respondía a Fidel Castro y, sin saberlo, le salvó la vida
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Al argentino Juan Manuel Fangio, uno de los automovilistas más importantes de la historia, hace 60 años un secuestro pudo haberlo salvado de la muerte.

Era domingo, 23 de febrero de 1958. El cinco veces campeón del mundo de Fórmula 1 había sido invitado al Segundo Gran Premio de Cuba por el gobierno de facto de Fulgencio Batista.

La leyenda de Fidel Castro -entonces líder del Movimiento 26 de julio, una guerrilla asentada en las montañas de la Sierra Maestra- ya figuraba en la prensa internacional como un factor de inestabilidad en la isla, que para la época era un enclave turístico a merced de Estados Unidos.

Los ojos del mundo estaban puestos en Cuba. Solo un día antes de la carrera, otro frente del 26 de julio asaltó el Banco Nacional de Cuba y, en lugar de robarse plata, incendiaron un montón cheques.

Su lucha en contra de la pobreza, la represión y la intervención estadounidense tenía cada vez más eco entre los cubanos. Y resonaba por el mundo.

La carrera de autos en el Malecón de La Habana, con los mejores pilotos del mundo, era la estrategia de Batista, presionado por su creciente impopularidad, para cambiar el foco. Pero también era una oportunidad para Castro de denunciar la "tiranía".

Los planes del gobierno, entonces, fueron interrumpidos por un joven alto que respondía al sobrenombre de El Chueco.

"Disculpe, Juan, me va a tener que acompañar", le dijo El Chueco al piloto argentino en pleno lobby del Hotel Lincoln de La Habana, donde Fangio estaba reunido con sus mecánicos.

El joven, llamado Manuel Uziel, apuntaba con un arma al piloto, que con aparente calma lo siguió y se montó a un auto con él.

Hoy, en aquel hotel Lincoln, una placa incrustada a la pared dice: "En la noche del 23.2.1958, en este lugar fue secuestrado por un comando del Movimiento 26 de julio, dirigido por Oscar Lucero, el cinco veces campeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio, ello significó un efectivo golpe propagandístico contra la tiranía batistiana y un importante estímulo para las fuerzas revolucionarias".

El lunes, la carrera igual se hizo sin Fangio. Hubo un accidente y muriendo seis personas; 40 resultaron heridas.

"Me hicieron un favor", declaró Fangio luego del secuestro.

Vueltas por el Vedado
Después de que los secuestradores salieron con Fangio en tres autos, se dirigieron a la casa #160 en la calle 22 en el barrio del Vedado.

El domicilio había sido alquilado por los secuestradores para pasar la primera noche, pero al final solo estuvieron media hora en él, pues decidieron a último momento cambiar de sitio para garantizar una mayor protección de la operación.

El motivo fundamental por el cual los secuestradores seleccionaron esta morada lo explica su actual propietaria Mercedes Romay.

"Esta casa tiene un pasillo lateral que no se ve a simple vista y que da a la calle de atrás. Ellos escogieron la casa por si los descubrían, poder escapar rápido por esa salida oculta".

Pero allí tampoco se sintieron seguros y fueron, en los mismos autos, con ventanas abiertas, con el mejor piloto del mundo secuestrado, a otra casa de Nuevo Vedado.

Según reportó el veterano periodista argentino Santiago Senén González, a Fangio "en el traslado no le vendaron los ojos, por lo que pudo ver hasta el número de la casa".

"En el nuevo destino había mucha gente que festejaba el éxito del operativo; algunos pedían autógrafos al campeón que, sin nada que temer, se atrevió a comentar que no había cenado", escribió Senén.

le dieron papas fritas con huevo.

En esa casa, la número 42 de la calle Norte en Nuevo Vedado, una de las zonas más glamurosas de la ciudad, hay una placa que enuncia: "En esta casa fue escondido Juan Manuel Fangio, campeón argentino de automovilismo...".

En la residencia donde durmió Fangio, hoy venden bolsas de hielo. Pertenece a Yamilé del Vallín, de 56 años.

"Llegué aquí en el año 1961 y las paredes estaban garabateadas. Nos mudamos y encontramos la casa hecha un desastre. La arreglamos en su momento, pero ya de nuevo se nos está cayendo el techo encima", cuenta Yamilé.

El ya fallecido padre de Yamilé, Jesús del Vallín, fue miembro del movimiento 26 de julio y si bien no participó de manera directa en el secuestro del piloto argentino, más tarde se subordinó a Faustino Pérez -uno de los líderes de la operación- en la lucha clandestina contra Batista.

"La historia no se puede perder y es lo que está pasando con esta casa, solo se acuerdan de nosotros cuando llega la fecha, el gobierno no se preocupa por el estado de la vivienda", dice Yamilé a BBC Mundo.

Senén cuenta que después de la carrera, con su objetivo cumplido, los guerrilleros no sabían cómo liberar a Fangio sin que corriera riesgos.

"El temor provenía de la posibilidad de que la gente de Batista matara al corredor para culpar y así desprestigiar a Fidel Castro", reportó el argentino.

Finalmente decidieron contactar al entonces embajador argentino, causalmente un primo de Ernesto Che Guevara, Raúl Guevara Lynch.

Alrededor de las 11 de la noche los secuestradores se dirigieron hacia la residencia de Mario Zaballe, agregado militar de la embajada.

Ese fue el sitio acordado entre el movimiento 26 de julio y Lynch para la entrega: edificio #20 en la calle 12 del Vedado, en el piso 11 A.

En la actualidad, el inmueble lo conforman dos largas torres de veinte pisos que integran una de las residencias estudiantiles universitarias de La Habana.

Pero el apartamento donde fue entregado Fangio aún pertenece a familias particulares y en él vive Francisco Fuentes, de 72 años.

"Cada 24 de febrero de cada año, Arnold Rodríguez, el hombre que entregó a Fangio, venía a casa y tomábamos un té en la ventana. Él nos contó cómo se desarrolló todo. Hace unos años que murió", recuerda Francisco.

Arnold Rodríguez y Juan Manuel Fangio terminaron siendo grandes amigos tras el secuestro. Después de 1959, el piloto volvió a visitar la isla varias veces.

Cuenta Francisco que uno de esos 24 de febrero, Arnold le contó que, cuando llegó Fangio con sus secuestradores, los diplomáticos argentinos quedaron con el semblante contraído, y Fangio les dijo: "Estos son mis amables secuestradores, mis amigos secuestradores".

Un hotel de 90 años
Sesenta años después, el hotel Lincoln se encuentra en proceso de reparación para celebrar sus 90 años de fundado.

"Dentro del proceso de reparación, está comprendido poner la habitación 810 como era original, con sus muebles de la época, con el teléfono que utilizó Fangio. Todo eso lo tenemos guardado y una vez que terminemos la restauración, lo sacaremos para que los huéspedes interactúen", le dice a BBC Mundo Indira Oro Orbeal, técnica de calidad del hotel.

De las paredes del salón principal del Lincoln cuelgan pinturas de artistas cubanos dedicadas al argentino y algunas fotografías de la época alegóricas al secuestro.

En una de las instantáneas, se ve a Fangio durmiendo enrollado entre varias sabanas.

SECCIÓN Actualidad