Vinos & Bodegas

Se potencia la llegada de dólares al negocio del vino argentino, de la mano de grandes inversores

16-03-2018 Las fusiones y adquisiciones se activaron en esta industria. La emblemática bodega O. Fournier, emplazada en el Valle de Uco y que era propiedad de una familia española, acaba de ser vendida. Grupos de Irlanda, Suiza y capitales nacionales, animadores de esta tendencia en crecimiento
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Pese a que las exportaciones de vinos están amesetadas y que el consumo interno viene sufriendo una contracción continua, la industria vitivinícola está siendo protagonista de un "goteo" de inversiones, luego de un largo período de escasez de anuncios.

Lo interesante de esta tendencia que hay movimientos de todo tipo: fusiones y adquisiciones por parte de capitales nacionales y extranjeros, apertura de nuevas bodegas, empresas que compran maquinaria y hasta desembolsos para sumar más hectáreas con viñedos. 

"Desde fines de 2016 empezó a haber mucho más movimiento en el sector. Hay quienes invierten en bodegas, compañías que están volviendo a apostar por la compra de `fierros` o que deciden adquirir más hectáreas. Esto es muy positivo para la industria", aseguró a iProfesional Alberto Arizu, director comercial de la bodega Familia Arizu (propietaria de la marca Luigi Bosca) y también presidente de Wines of Argentina. 

En paralelo, Javier Merino, asesor de la División Vinos del Banco Supervielle, confirmó que "hay mucho movimiento, especialmente de bodegas grandes, que tienen cuatro o cinco carpetas en estudio para adquirir empresas medianas o chicas". 

"Están buscando marcas ya establecidas, para desembarcar con una estructura armada", añadió. 

La última novedad en el mercado es que una bodega emblemática del Valle de Uco, en Mendoza, como O. Fournier, acaba de ser adquirida por Finca Agostino, propiedad de una familia que lleva ese mismo apellido. 

La bodega O.Fournier -que era propiedad de la familia española Ortega Gil Fournier- fue una de las que inició el boom de inversiones en esa región de la provincia, cuando tras la salida de la crisis de 2001, más compañías comenzaron a abrirse al negocio de exportación, apoyadas en el furor del Malbec y de la mano de un tipo de cambio competitivo. 

Este establecimiento cuenta con capacidad para elaborar 1,2 millones de litros de vino, un laboratorio de última generación y un diseño de bodega que recibió varios reconocimientos internacionales. 

Desde Finca Agostino informaron que el plan de negocios contempla continuar elaborando y comercializando las marcas que venía elaborando O. Fournier, como Urban UCO, AlfaCrux, O. Fournier y B. Crux. 

Además, planean reinaugurar el restaurante de la bodega y reconvertir buena parte de la superficie plantada con viñedos, que supera las 260 hectáreas. 

Cabe destacar que Finca Agostino está emplazada en Barrancas, Maipú, donde cuentan con una capacidad de 3 millones de litros, entre tanques de acero y piletas de concreto. 

Más inversiones para el vino argentino
Esta noticia se conoció poco después de que saliera a la luz que un grupo irlandés, liderado por el empresario Patrick McKillen, adquirió la bodega mendocina Finca Blousson, ubicada en el distrito de Los Chacayes, en el Valle de Uco. 

McKillen -quien además es propietario de Chateau La Coste, una bodega de la Provence, Francia-, llegó a un acuerdo para que los fundadores de Finca Blousson -Patrick Blousson y Victoria Jones- sigan al frente del management de la finca y de los vinos. 

Recientemente había trascendido que detrás de la operación estaba el cantante de la banda U2, Bono. Sin embargo los ahora ex propietarios de la bodega aseguraron no tener certeza de la vinculación comercial del artista con los dueños de Chateau La Coste.

Ahora, el establecimiento mendocino pasará a llamarse "La Coste de Los Andes" y, según informaron, Patrick Blousson se ocupará de las actividades vitivinícolas, agronómicas y comerciales de manera de continuar con el trabajo ya iniciado por él años atrás. 

Hacia fines de 2017, en tanto, el grupo suizo Origin Wine Global Distribution se quedó con la mítica bodega mendocina Finca La Anita, uno de los primeros establecimientos boutique del país, luego de casi dos años de negociaciones.

Los nuevos dueños poseen bodegas en Sudáfrica, Suiza y Mendoza y concentra el grueso de sus transacciones en el mercado exportador.

La operación, según informaron, tiene como objetivo posicionar los vinos de alta gama de La Anita en el exterior, dado que el 90% de los 250.000 litros que se producen cada año por ahora se destinan al mercado interno. 

En paralelo, Bodegas Bianchi, de San Rafael, viene de realizar una fuerte inversión con la que compró y reacondicionó un establecimiento en el Valle de Uco.

La operación incluyó la adquisición de 170 hectáreas de viñedos en la prestigiosa zona de Los Chacayes. De ese total, 40 ya están plantadas. 

Esta superficie se suma a las 300 hectáreas que la empresa familiar ya posee en San Rafael, repartidas en tres fincas. 

"La idea es, año tras año, ir plantando más hectáreas en Uco. El plan es enfocarse en Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, variedad que, en lo particular, me gusta muchísimo", apuntó Silvio Alberto, chief winemaker de Bodegas Bianchi. 

Asoman nuevos proyectos 
A fines del año pasado, el sector vitivinícola fue noticia cuando se confirmó que se relanzó el proyecto de Real Estate y vinos en Mendoza, que fue rebautizado como Dragonback Estate. 

El emprendimiento tiene como socios a Marcelo Tinelli y también a otras personalidades, como Roberto Marinho, dueño de la poderosa Red O`Globo en Brasil. 

Según trascendió, está en estudio la construcción de una bodega y la cobertura de más de 800 hectáreas con viñedos. De ese total, 350 hectáreas ya están implantadas. 

Otra empresa que viene de realizar un fuerte desembolso es Trivento, que estará inyectando un total de $75 millones en Mendoza

La bodega, perteneciente al grupo chileno Concha y Toro, adquirió una finca en la zona de Agrelo, Luján de Cuyo, de más 230 hectáreas, que le permitirá abastecer un aumento en la producción. 

"Las perspectivas del negocio de Trivento siguen focalizadas en afianzar el segmento de vinos de alta gama. Para ello es fundamental seguir invirtiendo en activos fijos. El 50% de la inversión será destinada al área agrícola para la plantación de 100 hectáreas de la finca recientemente adquirida en Agrelo. Mientras que el 34% se designará a ampliar la capacidad de guarda de vino y para equipamiento tecnológico de laboratorio y bodega", indicaron desde la compañía. 

En paralelo, a fines de 2017 se inauguró una importante bodega en Salta, en pleno corazón de los Valles Calchaquíes. 

Se trata de Estancia los Cardones, comandada enológicamente por Alejandro Sejanovich, en sociedad con el estadounidense Jeff Mausbach y la familia salteña Saavedra. 

Cuentan con una finca de 25 hectáreas y una bodega de última generación con capacidad para 150.000 litros. 

El proyecto, que ya está alumbrando vinos salteños de alta gama, demandó una inversión cercana a los u$s2 millones. 

En la Patagonia, Humberto Canale acaba de adquirir una nueva finca, de 125 hectáreas. Cerca de un 35% será destinada a vides, mientras que otra porción tendrá como finalidad cultivar frutas. 

“En la actualidad tenemos unas 145 hectáreas con viñedos. Por eso, gracias a esta adquisición, en el corto plazo estaremos sumando un 30% más”, afirmó Guillermo Barzi, presidente de la bodega

En la actualidad, Humberto Canale produce entre 1,7 y 2 millones de botellas anuales. El objetivo es ampliar la producción, pero con foco en los mercados internacionales. 

Se reactiva el negocio de insumos
Además de los anuncios de nuevas bodegas y compra de fincas, se observa movimiento por el lado de los proveedores de insumos. 

Tal es el caso de Vinventions, la compañía líder a nivel mundial en la producción de tapones alternativos al corcho. 

En diálogo con iProfesional, Andrés Belinsky, gerente de la subsidiaria de la empresa en la Argentina,  confirmaron que en 2017 realizaron una inversión de u$s300.000 y para este año sumarán u$s1 millón más. 

El objetivo es incorporar nueva maquinaria a su planta que posee en San Juan para abastecer el mercado interno y, además, triplicar los actuales niveles de exportación hacia mercados como Chile, Uruguay y Brasil. 

En 2017 salieron de esa planta 220 millones de tapones y el objetivo es pasar a 285 millones este año.

Además, recientemente se anunció que el Grupo Sylvain, el quinto mayor fabricante de barricas y toneles del mundo, por primera vez tendrá una representación exclusiva en la Argentina, apostando al crecimiento que esperan de la demanda, tal como sucede con buena parte de las empresas vinculadas con el negocio de la bebida nacional. 

SECCIÓN Vinos & Bodegas