Autos iPro

Volkswagen Delivery 2018, la nueva línea de camiones livianos llegó a la Argentina

19-03-2018 La marca presentó nuevas opciones para el transporte urbano o de cortas distancias. Llegan en un momento de gran crecimiento del segmento. Los detalles
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El segmento de camiones atraviesa un buen momento de recuperación y crecimiento.

El año 2017 cerró con una suba de 50%, mientras que en el primer bimestre de este año el incremento llega a 20 por ciento.

En este contexto, las marcas comenzaron a ampliar su oferta pensando en un modelo para cada necesidad. Se trata de un sector donde de acuerdo a los caminos, tipo de mercadería transportada y distancias se define la compra.

En el caso de Volkswagen, la novedad fue la presentación de una nueva línea de camiones urbanos, el cual se compone de la familia Delivery, con diferentes integrantes.

Es una nueva generación de productos que en una primera etapa estará compuesta por las versiones de 9 y 11 toneladas, pero que tiene opciones que arrancan desde las 3,8, y se integrarán en los próximos meses.

Pensando en el uso urbano de estos productos, la clave de estos modelos está en la combinación de un nuevo diseño exterior e interior bien adaptado a las necesidades de sus conductores.

Por fuera, tienen una estética robusta, con paragolpes, faros y una carrocería más fuerte. Otros elementos funcionales que se observan son los deflectores de aire integrados a las características visuales, desde el lateral de la puerta hasta la rejilla delantera y los faros.

El ADN de los nuevos Delivery trae consigo atributos de la familia Constellation: una identidad fuerte, que puede ser reconocida en las rutas.

Por dentro, la ventaja son los detalles y comodidades que fueron moldeados como si se tratara de un auto, siguiendo una tendencia que hace de los camiones vehículos mucho más confortables para el uso diario: instrumentos portaobjetos y espacio suficiente para moverse en el interior de la cabina.

También mejoró la posición de manejo, empuñadura del volante, ajuste de altura del asiento y panel de instrumentos. Los asientos se hicieron de tejidos de alta resistencia e hidrorepelentes, que no se manchan y con colores oscuros.

En el panel de instrumentos se destaca el concepto modular, que le permite al operador organizar dispositivos como radio, tacógrafo y los equipos propios de cada operación.

Además de eso, el nuevo Delivery sale de fábrica con un sistema eléctrico preparado para la instalación de radio, altavoces y climatizador.

En cuanto a la conducción, es muy importante que este modelo está hecho a medida con volante regulable y menor diámetro. La columna de dirección es ajustable en altura y profundidad, lo que facilita la operación y proporciona la ergonomía de un automóvil.

La maniobrabilidad también se destaca como la mejor del mercado en su categoría, gracias a un mayor radio de giro y aumento de la capacidad de realizar las maniobras en caminos estrechos.

 

En motorización, la línea Delivery cuenta con  el Cummins ISF, de 3,8 litros y tecnología SCR. Registran el torque máximo de 600 Nm, variando la potencia entre 165 y 175 cv.

Tienen calibraciones para economizar combustible y la urea, además de un desempeño superior.

En el panel, el modo de conducción económica es otra novedad de la nueva familia Delivery: el conductor puede acompañar las indicaciones sobre el
momento ideal para cambiar de marcha, lo que preserva los componentes de desgaste.

Con esta y otras mejoras de la suspensión, frenos y ejes, los modelos de la línea pueden transportar al menos 400 kg más que sus antecesores.

Los nuevos modelos cuentan con la transmisión ESO-6106. Habrá también la opción de transmisión automatizada para los vehículos, basada en la versión manual, más cómoda para el conductor.

También fue mejorado el diámetro del disco de embrague mayor que confiere menor desgaste y una durabilidad más larga. Se destaca la nueva serie de turbos que permite alcanzar el torque máximo a bajas rotaciones, además de aumentar el rango de giros que el motor proporciona el torque máximo.

La disposición de los tanques de diesel y de urea trae un conjunto más compacto, liberando más espacio en el chasís, reduciendo peso y volumen.

El sistema de frenos es de tambores. Son soluciones a medida para el tránsito lento de las grandes ciudades que cuentan, además, con sistemas de serie ABS y EBD.

En cuanto al equipamiento, los nuevos Delivery, de serie u opcionales, cuentan con aire acondicionado, conector de aire para limpieza de la cabina,  elevadores de los cristales, retrovisores con ajuste eléctrico, faros de niebla, protección de los escalones y alarma del cinturón de seguridad del conductor

Modelo por modelo
Delivery 9.170: Fue desarrollado con materiales altamente sustentables, con reducción de peso de aproximadamente un 10% al compararlo con su antecesor, más economía de combustible, menos emisiones y mayor capacidad de carga.

Su motor es el Cummins ISF de 3,8 litros y tecnología SCR, con robustez ideal para cada aplicación, torque máximo de 600 Nm y 165 cv de potencia. La
transmisión manual es la Eaton ESO-6106, con seis velocidades. Contará además con transmisión automatizada.

Delivery 11.180: Indicado para entregas urbanas con agilidad, rapidez en los trabajos de carretera de corta y mediana distancias, logra el mejor desempeño de la categoría. Está equipado con un motor Cummins ISF, de 3,8 litros y tecnología SCR, con torque máximo a 600 Nm y 175 cv de potencia y transmisión manual Eaton ESO-6106. Contará además con transmisión automatizada.

Fabricación
El nuevo Delivery también es sinónimo de salto tecnológico en su proceso de fabricación. Treinta y ocho  robots confieren un nivel de automatización del 60% al armazón de la cabina, además de 170 elementos para medición.

Más de 120 equipos nuevos fueron comprados, incluyendo algunos de gran porte, para el montaje en la línea final.

El edificio para armar la cabina, donde se concentran los nuevos robots, tuvo una extensión del 30% e incorpora conceptos de sustentabilidad en su construcción.



La inversión en esta modernización corresponde a R$ 190 millones, el 20% del valor total aplicado en el proyecto. Antes con 12 robots, la fábrica cuadruplicó esa estructura.

 

SECCIÓN Autos iPro