Tecnología

Bricksave, la startup para invertir en ladrillos a través de financiamiento colectivo

21-03-2018 Se trata de una plataforma que, por medio del sistema de crowdfunding, permite acceder a propiedades de lujo del mundo con montos mínimos de inversión
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Desde la Argentina ya es posible invertir en propiedades del exterior en modalidad de crowdfunding, es decir, mediante financiamiento colectivo. A cambio se obtendrá un retorno de inversión equivalente al porcentaje desembolsado en el inmueble. Por ahora, es posible hacerlo en viviendas de Barcelona, Miami y Nueva York, pero hacia adelante se sumarán alternativas en Berlín, Mónaco, Londres, Singapur y la Argentina.

Es lo que propone la startup Bricksave: invertir en propiedades sin la necesidad de tener el total de su valor, y obtener una renta por ello equivalente a lo aportado en la misma. La plataforma acaba de lanzarse de manera oficial en la Argentina como una alternativa novedosa de inversión, aunque el 70% de quienes están operando a través de ella son argentinos.

El sistema funciona de la siguiente manera: el interesado ingresa en la página web de Bricksave y observa qué inmuebles hay disponibles. Cuando encuentra uno que es de su interés, lo elige, coloca el monto que está dispuesto a invertir y, acto seguido, recibe un cálculo sobre el retorno que obtendrá. El promedio general de rentabilidad oscila entre 10% y 12%. Sobre eso hay que hacer el cálculo proporcional.

Si aún sigue interesado y quiere continuar con la inversión, se registra y debe ingresar dos documentos que avalen su identidad y que serán sometidos a la aprobación pertinente, justamente para prevenir situaciones de lavado de dinero y demás. A las 24 horas como máximo, recibirá una respuesta. Si está todo bien, se lo habilitará a realizar la inversión mediante una transferencia o una tarjeta de crédito.

El monto mínimo de inversión para acceder a una parte de la propiedad es de u$s2.500 y el máximo, el valor total de la propiedad. "Pero la inversión promedio se ubica en los u$s20.000, y el retorno será equivalente a esa proporción en el monto total de la propiedad", explicó a iProfesional, Sofía Gancedo, gerente de operaciones y cofundadora de Bricksave.

Una vez que se completa la adquisición total del inmueble a través del aporte de cada inversor, el mismo se alquila, y a partir de ahí cada uno de los propietarios recibe el porcentaje correspondiente, limpio.

Bricksave no cobra comisión por la renta, aunque administra el negocio. El foco de la empresa radica en conseguir descuentos de esas propiedades de lujo que, para los inversores, se ubica en un 15% menos respecto del valor de mercado, y una vez vendido el total quedarse con la ganancia.

En otras palabras, si la rebaja por el inmueble obtenida es de 20%, y luego la venden entre los interesados con un 15% menos, obtendrán un 5%. Si, en cambio, logran un 16% menos del valor, al inversor se le sigue garantizando el 15% de descuento y Bricksave obtendrá sólo un uno por ciento de rentabilidad. Obtener un buen precio a la hora de adquirir un inmueble depende del gran poder de negociación de Bricksave que, de esa manera, hace crecer su negocio, aseveró Gancedo.

Pero no sólo eso. En este descuento también reside la ganancia futura de los aportantes. Porque a los dos años del alquiler, y cuando se prevé que esas propiedades se hayan valorizado en el mercado, se venden. Y, una vez concretada la operación, los inversores recibirán el porcentaje equivalente de esa venta.

"En caso de que a los dos años la propiedad no se haya valorizado en ese 20%, que además equivale al descuento inicial con que fue adquirida, se esperará hasta los cuatro años. Pero siempre se producirá la venta, porque así está previsto que funcione el sistema", añadió la gerente de operaciones, quien fuera también cofundadora de DineroMail, una de las principales plataformas de pago electrónico de la región.

Terreno virgen
La decisión de desembarcar en la Argentina y en América latina respondió a que se trata de un mercado virgen en esta materia. Si bien la propuesta está en marcha desde hace dos años, recién ahora todo el mecanismo está aceitado de tal manera que nadie tiene dudas sobre el espacio en que está invirtiendo y qué retorno tendrá. Siempre sobre el equivalente a su parte.

¿Se incluirán propiedades de la Argentina? La expectativa es que sí. Pero hay un detalle. La inflación que padece el país impide que estos instrumentos de financiación se pongan disponibles fácilmente. No para los argentinos, ya acostumbrados a lidiar con las coyunturas propias sino, básicamente, para los extranjeros, a los que les cuesta entender que todavía haya países con semejantes niveles de inflación.

"La idea es tener propiedades en la Argentina. Pero acá hay dificultades. Acá no se hacen actualizaciones por inflación y, con un contexto así, es necesario introducir modificaciones porque, si no, se dificulta la proyección de los resultados. Es un aspecto que, además, complica a la hora de comunicar el retorno a los inversores de otros países", amplió la ejecutiva.

Como se trata de una plataforma totalmente transaccional, una vez que se realizó la inversión, cada interesado ingresará a la página y verá desplegadas sus opciones y los cálculos de la rentabilidad futura. Y desde ahí también, podrá realizar nuevas operaciones si así lo desea.

"La contracara de la Argentina es que el mercado es supervirgen en este segmento del negocio inmobiliario y, además, existen pocos instrumentos de inversión, más allá de las LEBACS, el dólar o un plazo fijo", advirtió.

Bricksave tiene sede en Londres. Es parte de de Kinled, un fondo de inversión europeo que concentra su actividad en el impulso a las start ups. Actualmente, tiene intereses en 30 compañías de tres actividades principales: tecnología, ciencias de la vida y ocio de alta gama. Opera desde 1980 y posee oficinas en Hong Kong, Zurich y Nueva York.

Uno de los emprendimientos que este fondo impulsa y que es conocido en la Argentina es el de Algodón Wine & Luxury, vinculado con la industria del vino de alta gama y que incluye a la bodega Algodón Wine Estate en San Rafael, Mendoza, la Mansión Algodón, el salón de lujo ubicado en Recoleta, en la Capital Federal, y Algodón Olive Oil, dedicado al aceite de oliva.

Otras start ups de las que participa son iProteos, de biotecnología, Neteven, del área de nuevas tecnologías, Check-Yeti, dedicada a las comparaciones entre escuelas de ski, y Pockit, dedicada al diseño de carritos para bebé, entre otras.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR