Actualidad

Cómo son las nuevas estaciones del subte que deberían estar listas hace años y recién abrirán en 2019

19-03-2018 El tramo fue anunciado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en 2007, con un plazo de obra de 36 meses que nunca se cumplió
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La extensión de la línea E del subte porteño lleva una década de demoras que, sumado a la falta de mantenimiento del tendido existente, la convierte en la más postergada de las seis que recorren bajo tierra la Ciudad de Buenos Aires.

Ahora, con un nuevo ajuste en el calendario, prometen su inauguración para el primer cuatrimestre de 2019.

Lo mencionó el Jefe de Gobierno porteño la semana pasada, cuando se acercó a las nuevas estaciones que se están construyendo entre la de Bolívar, hoy cabecera de la línea, y Retiro, que es hasta donde llegará cuando finalicen los trabajos, según Clarín.

"Son tres estaciones modernas, con la mejor tecnología, y para la cantidad de gente que viene en la E es un golazo”, comentó Horacio Rodríguez Larreta durante la visita.

El nuevo tramo fue anunciado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en 2007, con un plazo de obra de 36 meses que nunca se cumplió.

Comprende tres estaciones, Correo Central, Catalinas y Retiro, que permitirán combinar con las líneas B y C y con el tren Mitre. Con la construcción del túnel y las estaciones licitadas, nunca se colocaron las vías ni se instaló la señalética.

Tras siete años de parate, recién en 2015 la obra pasó a manos del Gobierno de la Ciudad mediante la firma de un convenio entre los dos poderes. Desde entonces, se colocaron 4.700 metros de vías y actualmente se avanza con la instalación de los aparatos de vía y las obras de potencia y tracción.

Se harán obras de ventilación y la obra civil de conexión con la estación del tren Mitre. Recién cuando todo esto esté terminado el tramo estará en condiciones de ser inaugurado.

Se mejoraron las estaciones con trabajos de pintura, limpieza profunda, luminaria, nuevos cestos de basura, bancos y ventiladores, y se incorporaron cámaras de monitoreo las 24 horas.

Con los dos kilómetros de recorrido que va a ganar la línea, se espera que a los 100 mil usuarios que la utilizan a diario en la actualidad, se sumen otros 63 mil.

"Se están renovando 20 kilómetros de vías desde Bolívar hasta Plaza de los Virreyes y el Taller Lacarra.

También se instaló wi-fi libre y gratuito y se implementó el sistema “Próximo Subte”, detallan desde la Ciudad.

Más usuarios, más servicios es una lógica que en la línea pretenden aplicar con la incorporación de siete formaciones renovadas provenientes de la Línea A. Y, a lo largo del 2018, van a seguir sumando nuevos vagones para reemplazar a los actuales coches General Electric que tienen más de 60 años.

Como complemento, en el Taller Lacarra se están construyendo cubiertas y se van a incorporar máquinas de lavado, tornos y tres vías de acceso más una rampa paralela para maniobras.

Esta obra resulta fundamental para la operación de la Línea E y para el mantenimiento de la flota.

SECCIÓN Actualidad