Comex

El déficit comercial se cuadruplicó por exportaciones sin "espaldas" para soportar boom importador

21-03-2018 El rojo no tiene control y sumó u$s900 millones, cifra que resultó ser cuatro veces superior a los u$s217 millones del mismo período de 2017. Empresarios alertan por daño a la industria nacional, pero el Gobierno argumenta que se trata básicamente de "fierros" para bancar la producción
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Tras los reclamos de la Unión Industrial Argentina (UIA) por los altos niveles de las importaciones que compiten con la producción local, se conocieron los datos oficiales vinculados al comercio exterior. 

Si bien desde el Gobierno defienden que buena parte de las compras al exterior son "fierros" para bancar el proceso de reactivación económica y de inversiones, la realidad es que las cifras siguen arrojando señales de alerta: 

-En febrero, las exportaciones crecieron un 10%, un punto menos que en enero, alcanzando los casi u$s4.300 millones. 

-Esto no alcanzó para compensar el boom de las importaciones, que "volaron" a una tasa del 26% y sumaron cerca de u$s5.200 millones en el segundo mes del año. 

-¿El resultado?: un déficit sin control que sumó u$s903 millones en febrero, cifra que resultó ser cuatro veces superior al rojo de u$s217 millones que se había registrado en febrero de 2017. 

En el acumulado, el frente externo arroja malas noticias a un Gobierno preocupado por mostrar síntomas claros de recuperación: el saldo entre compras y ventas al mundo suma u$s1.872 millones, resultando ser siete veces más elevado que la cifra registrada en el primer bimestre del año pasado.

El problema es que la Argentina viene de un 2017 en el que el déficit comercial marcó un récord en términos nominales, al alcanzar los u$s8.471 millones. 

Esta cifra no sólo significó un cambio de tendencia abrupto respecto de la balanza positiva que se registraba durante 2016 (u$s1.970 millones a favor), sino que implicó la consolidación de un récord negativo para la Argentina. 

En este contexto, analistas como Miguel Ponce plantean que este año las proyecciones marcan un crecimiento aun mayor del rojo comercial, que podría superar cómodamente los u$s10.000 millones. 

Desde Abeceb, por ejemplo, marcan un escenario de mínima con un déficit de u$s12.000 millones, "especialmente teniendo en cuenta que la sequía le quitará alrededor de un punto y medio a la suba de las exportaciones". 

Industriales protestan, el Gobierno se defiende
A fines de febrero, la Junta Directiva de la UIA había lanzado duras críticas al macrismo por el "crecimiento de las importaciones" y la "fuerte caída en el consumo". 

Esto le valió la respuesta del ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien lanzó munición gruesa al asegurar que “algunos dirigentes empresarios se quejan en lugar de tener una agenda seria y adulta de competitividad”. 

Cabrera relativizó el "boom" importador al afirmar que hoy se traen del exterior, en su mayoría, máquinas y bienes de capital, y un menor porcentaje es de bienes de consumo: 8 de cada 10 importaciones tienen que ver con insumos para la producción. 

El funcionario fue más allá al asegurar que "el debate sobre el déficit está mal enfocado: se miran mucho las importaciones y no se le presta la debida atención en las discusiones a las exportaciones". 

"El foco de la problemática está en que Argentina exporta poco", aseguró el funcionario. 

En medio de esta polémica, desde Ecolatina señalaron que "el frente externo es el talón de Aquiles del actual modelo económico". 

"El atraso cambiario, la flexibilización del comercio exterior y una demanda global que no despegó están provocando que la vuelta al mundo sólo se materialice por el lado importador", indicaron. 

Ventas al mundo: luces y sombras
Al analizar la performance de las ventas al mundo, desde la consultora Abeceb indicaron un dato preocupante: el "efecto precio" explicó el 70% de la suba. 

Además, remarcaron que "la base de comparación es un febrero flojo del año pasado". 

En cuanto a los rubros que más traccionaron los embarques fueron los productos primarios (+13,8%) y manufacturas industriales (+9%). 

Respecto a los productos primarios, las exportaciones de maíz, pescados y crustáceos explicaron el mayor dinamismo. 

Por el lado de las manufacturas industriales, los despachos de autos y de productos de hierro y acero aportaron la mayor parte del crecimiento, gracias a la mayor demanda de Brasil. 

Como contrapartida, el rubro que cayó fue el de las manufacturas agropecuarias: las bajas más importantes correspondieron a la harina y aceite de soja, principalmente porque fue un mes en el que hubo muy poca oferta disponible en el mercado, de la mano de productores dispuestos a retener la cosecha, lo que perjudicó a la industria. 

Dentro de esta categoría, la carne vacuna fue la excepción: está viviendo un buen momento en los mercados internacionales, que permitieron que la Argentina haya regresado al top 10.

De cara a lo que resta del año, el campo deja más dudas que certezas: "En caso de confirmarse las caídas de proyecciones de producción de soja y maíz, el resultado podría agravarse, aunque sería en parte compensado por un aumento de los precios internacionales, sobre todo en derivados de la soja", proyectaron desde Radar, dirigida por Paula Español. 

Según las últimas estimaciones del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina, la producción total de granos experimentará una caída del 17% esta cosecha: mientras que el año pasado se produjeron 125 millones de toneladas, este año se llegaría a 104 millones.

De acuerdo con la entidad, esta caída en la producción determinará una reducción del 21% de las exportaciones en volumen y unos u$s4.400 millones menos en concepto de ventas al mundo que la campaña anterior. 

"Difícilmente se sostenga este nivel de crecimiento de los valores exportados, principalmente ya que en los próximos meses se empezará a notar el impacto de las cantidades por la sequía", advirtieron desde Abeceb. 

"La caída no será dramática ya que los ingresos del sector van a morigerarse con utilización de inventarios de soja -se estima un stock de soja en torno a los 15 millones de toneladas- pero sí lo suficiente como para ubicar la variación interanual apenas por encima del estancamiento", concluyeron sobre la performance del agro.  

El dato positivo que dejó enero y que fue confirmado ahora con los datos de febrero es que Brasil comenzó a traccionar un poco más: en el primer mes del año compraron productos argentinos por por u$s766 millones, lo que implicó un avance interanual del 10,5%. 

En tanto que en febrero los despachos a ese mercado sumaron u$s776 millones, con un alza de casi 30%. 

De hecho, febrero marcó un punto de inflexión: por primera vez en trece meses, las exportaciones crecieron más que las importaciones. 

El sector que viene liderando el crecimiento en ese mercado es el automotor: explicó el 42% de los despachos totales de febrero, de la mano de un alza del 87%. 

Sin embargo, desde Radar pusieron reparos: el componente importado del complejo automotor es elevado, "por lo que su resultado en términos de exportaciones netas (restado las importaciones) termina siendo moderado". 

Cabe destacar que se viene de un 2017 en el que el sector autopartista dejó un déficit de más de u$s6.700 millones, lo que equivalió a casi el 80% del rojo comercial total de la Argentina. 

Importaciones
Desde Abeceb indicaron que "las importaciones no dieron tregua durante febrero". 

El primer bimestre de 2018 acumula un valor u$s10.933 millones, con un alza del 30%, una dinámica muy elevada considerando que, según la consultora, en el mismo periodo de 2017 el incremento fue de apenas 3%. 

En cuanto a la composición, es cierto que hay una marcada participación de los fierros e insumos: casi el 70% de todo lo que ingresó al país estuvo explicado por bienes de capital, partes y piezas para maquinaria y bienes intermedios para completar procesos industriales. 

Sin embargo, desde Abeceb hicieron foco en los bienes de capital, que anotaron una fuerte desaceleración en el segundo mes de 2018: las importaciones del rubro, ligado al comportamiento de las inversiones, crecieron 7,3%, "llamativamente por debajo del crecimiento general del 29,5% de enero", indicaron. 

"Esta desaceleración en el rubro surge de la fuerte baja en las importaciones de de camiones, por efecto de la sequía en la región pampeana", señalaron. 

Como contrapartida, al trazar una radiografía sobre los productos más importados, surge que algunos de los que más contribuyeron al aumento de las compras al exterior en febrero no se destinaron a incrementar la producción fabril: 

-Vehículos, con u$s113 millones más respecto del mismo mes de 2017. No es un tema menor: cerca del 70% de los autos que se venden en la Argentina son importados, principalmente de Brasil. 

-Teléfonos celulares (incremento de u$s77 millones de dólares). 

-Porotos de soja (alza de u$s43 millones), traídos mayormente de Paraguay para hacer frente a la falta de oferta local.

-Notebooks y computadoras (suba de u$s37 millones). 

-Motores para vehículos (u$s34 millones más que en febrero de 2017). 

Desde Abeceb concluyeron que, si bien algunos factores de corto "darán cierto viento de cola (dólar en suba, recuperación brasileña), las exportaciones seguirán corriendo de atrás a las importaciones". 

SECCIÓN Comex
LO MÁS LEÍDO
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR