Management

Punto de inflexión: expectativa de obtener trabajo volvió a subir mientras las empresas toman personal por "goteo"

09-04-2018 Un informe confirma que repuntó la confianza de los trabajadores locales en la posibilidad de conseguir un nuevo puesto en los próximos seis meses, lo que implica una reversión en la tendencia negativa que venía mostrando ese indicador 
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Pese a que los números oficiales demostraron que el empleo privado creció sobre todo de la mano de monotributistas y cuentapropistas -con excepciones como el caso de la Construcción- los argentinos iniciaron el 2018 con una confianza renovada en la posibilidad de encontrar un nuevo trabajo

Así lo demostró el último reporte Workmonitor de la consultora de talento Randstad, que evidenció que el 64% de los encuestados confían en que podrían obtener un puesto en los próximos seis meses si se lo propusieran.

Esto significa que la confianza en el mercado laboral aumentó un punto en el primer trimestre de 2018 respecto a los tres meses inmediatamente anteriores.

No se trata de un dato menor si se considera que en los últimos meses del año pasado este indicador venía en franca caída.

"En ese momento las expectativas iban de la mano con lo que indicaba para nosotros la realidad, que era que no veíamos mucho movimiento en la demanda de las empresas por nuevos puestos de trabajo ni por contratar más horas al personal temporario o eventual", dijo a este medio Maximiliano Schellhas, director general de Staffing y Key Accounts de Randstad.

De acuerdo a este último indicador, en la región solo Brasil está por debajo de la Argentina (61%). Sin embargo, aún están muy lejos los niveles de confianza que evidencian México (79%) y Chile (80%).

"Seguimos con mucho por hacer. La chilena y la mexicana son dos economías que están más cercanas al pleno empleo que nosotros. En Argentina, en el mercado de profesionales cuesta conseguir determinados perfiles. Pero en otros casos estamos lejos del pleno empleo, y luego hay un núcleo duro de desempleo, ese 6% o 7% que será muy difícil de bajar si no cambian las condiciones de educación y no mejora la economía", reflexionó Schellhas al respecto.

Paralelamente, el temor a perder el trabajo en Argentina cayó del 8% al 7% en el último trimestre. Desde Randstad consideran que fue "una tendencia generalizada en la región, ya que en Brasil pasó del 8% al 6% y en Chile, del 7% al 6%".

Para Schellas estas mejoras son síntoma de lo que ocurre en la demanda de personal, en la cual detecta un leve pero firme crecimiento.

"Empezó en el segundo semestre del año pasado pero en los últimos tres meses se siguió viendo como un 'goteo' que se sostiene. Se mantuvo mes a mes un aumento de la demanda muy leve tanto de empleados como de más horas. Es muy poca la variación mensual pero da entre 0,5% y 1% mes a mes desde octubre", aclaró el ejecutivo de Randstad.

"No es un cambio de expectativas pero ayuda en la confianza sobre encontrar nuevo empleo", resumió.

Lejos de tener un efecto de desincentivo, ese menor miedo a quedarse sin trabajo no provocó que los argentinos se retiraran, al menos en parte, del mercado laboral.

Por el contrario, creció de manera muy importante la cantidad de gente que se declara "en búsqueda laboral activa".

De acuerdo a Randstad, el 15% de los argentinos se encuentra buscando trabajo de manera activa, la cifra más alta de los últimos 15 meses.

Sin embargo, el dato más sobresaliente de la encuesta es que la gran mayoría de quienes se lanzan a encontrar nuevas oportunidades lo hacen con la esperanza de conseguir mejores condiciones laborales.

Es decir, se trata de personas que teniendo empleo esperan encontrar otra posición en la medida en que las circunstancias de su actual ocupación no los satisfacen.

El 20% de quienes cambiaron de trabajo en los últimos seis meses aseguran que lo han hecho motivados por deseos personales de cambio y en búsqueda de mejores condiciones laborales.

Sería lógico, en etapas de ajuste económico y de potencial cambio de la legislación laboral, que las empresas se "ajusten el cinturón" y empeoren las circunstancias de los trabajadores, empujándolos a recuperar su situación buscando un cambio de empleo.

Sin embargo, en Randstad niegan que esta sea la causa detrás de los resultados de la encuesta. "Interpretamos que hay gente que está empleada y busca mejores condiciones, pero está también el deseo personal de cambiar su situación actual. Y en ningún caso vemos que haya empresas contratando personal nuevo en peores condiciones que antes", reveló el ejecutivo.

No considera tampoco que los trabajadores hayan percibido un empeoramiento de sus condiciones ni de sus niveles salariales. "Prueba de ello es que no tengo ninguna reducción concreta en las 800 empresas con las que trabajamos ", aseguró Schellhas.

"Veo más al sector empresario tratando de mejorar por el lado de la productividad y no de los costos, porque lo importante es que la gente no pierda su poder adquisitivo, y eso se mantiene", cerró.

Movilidad Laboral
El Índice de Movilidad Laboral Global que elabora regularmente Randstad alcanzó los 109 puntos, manteniéndose sin cambios con respecto a los tres trimestres anteriores.

Al igual que en los trimestres anteriores, India sigue siendo el país con mayor puntaje en esta materia (147), y Luxemburgo detenta el menor (82).

A nivel regional, Argentina, con 116 puntos, es el país que cuenta con el menor Índice de Movilidad Laboral. Lidera México (124), seguido por Chile (122) y Brasil (122).

Para resumir la situación en Argentina, de acuerdo al último Workmonitor de Randstad, Schellhas aclaró que "lo que se observa es que, con una leve mejora de expectativas, salió más gente al mercado. En esta etapa, no se ve una baja en el índice de desempleo porque hay más trabajo pero también más gente buscándolo. Estamos en un momento de entre 3 y 6 meses de 'garua' sostenida en la demanda".

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR