Vinos & Bodegas

Por qué Trapiche se vuelve a posicionar como la marca de vinos de Argentina más admirada a nivel global

04-04-2018 La bodega fue reconocida, por cuarto año consecutiva, como la líder entre las compañías nacionales en el Top 50 de The World's Most Admired Wine Brands, elaborado por la publicación inglesa Drinks International. Las variables que influyeron en la decisión
Por Vinos & Bodegas - [email protected]
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Destacarse en una industria tan atomizada como la vitivinícola, sin dudas tiene su mérito.

Más cuando se considera que en las góndolas del exterior hay más de 400 bodegas argentinas pujando por entrar con sus diferentes marcas.

O que, cada 24 horas en promedio, cerca de 390.000 botellas con sello nacional se exportan al mundo, sólo considerando la variedad Malbec.

Por eso, cobra más relevancia el hecho de que Trapiche haya sido reconocida nuevamente dentro del Top 50 de The World's Most Admired Wine Brands, elaborado por la publicación inglesa Drinks International.

No sólo eso: otro dato a destacar es que Trapiche fue elegida como la marca argentina más admirada a nivel global por cuarto año consecutivo, con el plus de que logró mejorar la performance anterior, pudiendo escalar 20 posiciones hasta ubicarse en el puesto número 24 del ranking.

Un ranking en el cual, vale la pena mencionarlo, confluyen otras compañías de clase mundial, como Vega Sicilia, Château Margaux o Château Lafite.

Un punto clave es que el ranking se construye a partir de la valoración realizada por más de 100 expertos, entre los que figuran compradores internacionales, Masters of Wine, enólogos y sommeliers.

Además, Trapiche consiguió otro reconocimiento importante, al ser galardonada -por segundo año consecutivo-, como la bodega argentina más premiada en el mundo por el "World Ranking Wines & Spirits", que considera los resultados de los concursos internacionales más prestigiosos.

Las claves
A la hora de profundizar sobre las claves por las cuales Trapiche se consolida año tras año en este ranking, Lisandro Luppi, gerente de la bodega, explicó a iProfesional que los principales factores que influyen en estos reconocimientos son "la trayectoria y consistencia a lo largo de 135 años de historia", una edad que -afirmó- "sorprende a muchos internacionalmente por ser una bodega del llamado Nuevo Mundo".

Además, el directivo mencionó como variable importante "la incesante búsqueda de nuevas formas de elaboración y nuevos horizontes".

Con esto, Luppi hizo referencia al plan que inició Trapiche para expandir la frontera vitivinícola de la Argentina, como fue el desarrollo de Trapiche Costa & Pampa, la bodega emplazada en un terroir no tradicional como Chapadmalal que, según detalló, "nos entrega vinos deliciosos y diferentes a los que acostumbra el paladar argentino".

Como el manual de la vitivinicultura indica: terroir no es sólo clima y suelo. También se construye a partir de su gente. Por ello, el gerente de Trapiche remarcó la filosofía de trabajo que impulsa a la bodega, a partir de la "curiosidad y el inconformismo de un apasionado trabajo en equipo liderado por Daniel Pi, nuestro enólogo en jefe, quien dedica su vida a esta bodega junto a otros enólogos y agrónomos".

Jugador global
Una de las razones por las cuales Trapiche también se consolidó en el ranking fue por su fuerte presencia en los mercados internacionales.

La compañía, de hecho, está presente en más de 90 países y entre las líneas más exportadas figuran etiquetas muy representativas como Fond de Cave y Trapiche Reserva, además de otras más recientes y que están exhibiendo altas tasas de crecimiento.

Desde la bodega destacan Pure Malbec -que en la Argentina se comercializa como Puro Malbec-, un vino que "con su propuesta de cero intervención de madera en sus diez meses de crianza, ofrece un estilo de Malbec que sorprende aun a los defensores del roble".

En este sentido, Luppi hizo una aclaración importante: para ser un jugador influyente en el mercado mundial de vinos, no basta solamente con colocar el producto en góndolas y cartas de restaurantes alrededor del planeta.

El directivo va más allá al afirmar que "durante los últimos años hemos liderado grandes esfuerzos para educar al consumidor internacional sobre las virtudes del vino argentino a través de contacto con la prensa especializada y el relacionamiento con Masters of Wine, referentes globales del vino con gran llegada a la prensa y a retailers en todo el mundo".

De hecho, hace pocas semanas la bodega se convirtió en uno de los hotspots a nivel global al recibir a una importante delegación de Masters of Wine, en el marco de una iniciativa en conjunto con Wines of Argentina.

Este trabajo, lejos de detenerse, "hay que seguir profundizándolo" como industria, según el gerente de Trapiche, quien incluye en esto la presentación de vinos en concursos internacionales.

"Los altos puntajes que hoy recibe el vino argentino son pruebas irrefutables de la calidad que tenemos para ofrecer. Ejemplo de esto, nuestro Iscay Malbec-Cabernet Franc, que recibió 98 puntos de parte del crítico norteamericano James Suckling", señaló.

El terroir: una variable decisiva
Un punto clave es que la bodega cuenta en la actualidad con más de 1.200 hectáreas de viñedos propios, al tiempo que trabaja con cerca de 300 productores independientes.

Esta enorme diversidad es la que el enólogo y su equipo luego deben interpretar, elaborar y embotellar.

"Según cuenta Daniel, su rol más importante es poder expresar lo que el terroir tiene para ofrecer. Desde sus inicios, la bodega ha buscado ir más allá y mostrar las particularidades de cada zona, y aun cuando las tendencias y las modas cambiaron, hoy podemos degustar vinos que expresan claramente la magia de cada lugar", destacó Luppi.

En esta dirección marca el camino que construyeron con Medalla, una etiqueta elaborada con uvas procedentes de Maipú y Luján de Cuyo, que nació hace más de treinta años, "y que sigue vigente como vino premium de Argentina".

O el caso de Trapiche Terroir Series, una etiqueta que busca resaltar lo mejor de cada terroir, a partir de viñedos de La Consulta o Gualtallary.

De cara a lo que viene, Luppi hizo énfasis en que el trabajo está lejos de detenerse.

Entre los proyectos en los que están poniendo foco mencionó la exploración de nuevas zonas y la profundización de estudios y trabajos sobre variedades que van más allá del Malbec, como es el caso del Cabernet Sauvignon, una variedad que -afirmó- "puede competir de igual a igual con otras regiones de mayor fama en esta cepa".

Y, aseguró, el otro objetivo es "continuar posicionándonos como la bodega referente de Argentina, llevando al Mundo todo lo que la riqueza del país tiene para ofrecer".

Todo esto se sintetiza con un lema que tienen en la bodega: "Si hay suelo, no hay techo".

SECCIÓN Vinos & Bodegas