Economía

Explotó la recaudación por IVA, Ganancias y Bienes Personales: ¿mejora de la economía o simple artilugio contable?

09-04-2018 La AFIP recaudó casi 60% más, cifra que más que duplicó la inflación del 25% interanual. Esto causó sorpresa en el mercado y hasta en los funcionarios. Un análisis detallado permite determinar cuánto hubo de reactivación y en qué medida se trató de factores excepcionales 
Por Claudio Zlotnik
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Tarde de martes. En confianza, uno de los miembros más conspicuos del equipo económico revela su sorpresa por el último dato de la recaudación impositiva.

Al funcionario le habían advertido que los "números venían bien", pero nunca imaginó que sería para tanto

Que el denominado IVA Impositivo pegue un salto del 57,3% contra marzo del año pasado no puede explicarse exclusivamente por la mejora de la actividad económica. Ni siquiera si se le añade el plus por el promocionado mayor blanqueo de la economía.

La intriga perforó las paredes de los despachos oficiales y se trasladó rápidamente a las consultoras de la City y a los bancos de inversión internacionales con apuestas financieras en la Argentina.

No fue solamente el fuerte impulso del IVA:

- La recaudación del mes pasado registró una mejora de 37% (exceptuado el efecto del blanqueo de 2017).

- Esto, a partir del empuje de Ganancias (+47,4%) y de Bienes Personales, que se multiplicó por cuatro ($1.828 millones).

- Menos estrambótico, el llamado "impuesto al cheque" avanzó el 33,9%.

Con una inflación interanual en torno al 25%, todo lo que está por encima de esa cifra significa una mejora real. Limpia de la suba de los precios.

Entre IVA y Ganancias -en ese orden- se explica la mayor parte de la suba de la recaudación del mes pasado. 

Hablando en plata y para mensurar la magnitud de estos números: por el IVA ingresaron a la AFIP $26.600 millones más que el año pasado. Y por Ganancias, nada menos que $15.600 millones adicionales.

Ahora bien, ¿a qué se debe semejante movimiento que, a primera vista, luce contradictorio con un momento en el que según las propias cifras oficiales el consumo se encuentra estancado? iProfesional convocó a expertos tributaristas y también tuvo acceso a información oficial.

Lo primero que debe decirse es que el fortísimo impulso en el IVA y en Ganancias se debió a una combinación de factores. No hubo un único motivo, sino varios que coincidieron para que se diera una situación excepcional

Algunos aspectos, más estructurales, permiten prever el comportamiento futuro de la recaudación. Otros, en cambio, son más estacionales. De hecho, en el Gobierno ya prevén que la recaudación por IVA y Ganancias de abril tendrá un impacto mucho más reducido. 

Los funcionarios aún no se atreven a hacer pronósticos, pero sí aclaran que las mismas cuestiones contables (técnicas) que ayudaron a agrandar los registros de marzo ya no están presentes este mes.

Razones del boom
Según el análisis de funcionarios y expertos tributaristas, estas son, punto por punto, las causas del raro "boom recaudatorio" de marzo:

1.- Crecimiento, el más obvio
El mayor nivel de actividad ayuda al repunte, sobre todo porque la base de comparación refiere a un momento magro, como fue el arranque de 2017. La estimación oficial es que entre enero y marzo la economía creció en torno al 4% interanual

"La recaudación del IVA suele sobre reaccionar al repunte del PBI. Es lo que observamos los últimos dos meses", afirma a iProfesional un miembro del equipo económico.

Sobre esta cuestión, el ex titular de ARBA, Santiago Montoya, asegura: "En este primer cuatrimestre veremos la máxima performance del año". 

En su visión, la economía continúa con el buen impulso de fines del año pasado, en parte como reacción a la expansión monetaria que se vio entonces.

"Atravesamos la cresta de la ola en lo que refiere al nivel de actividad. Pasado ese momento, veremos números peores. Tengamos en cuenta que los números del segundo trimestre se verán impactados por la sequía", añade el especialista, en diálogo con iProfesional.

2.- Blanqueo (factura electrónica)
La obligación para las empresas de facturar en forma electrónica favoreció a la recaudación del IVA

Desde AFIP señalan que si bien ese mecanismo venía implementándose desde hace ya varios meses, recién ahora ha tomado una dimensión relevante.

Indican también que dieron resultado los operativos que el año pasado desmantelaron usinas de facturas apócrifas. "Erradicamos una de ellas, que facturó $4.100 millones en dos años a miles de empresas", recuerda un funcionario.

"Miles de empresas que antes evadían a través de notas de crédito falsas ahora se ven en la obligación de facturar todo electrónicamente. Sí o sí, eso se traduce en blanqueo de la economía", agrega.

En estos últimos dos meses, además, se cobraron los ajustes que la AFIP les hizo a las empresas que habían evadido. Se trata de ingresos "por única vez", es decir, que no se repetirán en los próximos meses. A menos que se encuentren otros bolsones de evasión.

Antes de irse de la AFIP, Alberto Abad estimó que este sinceramiento (por facturas electrónicas) explicaba buena parte del incremento recaudatorio en IVA. Lo mismo que el "efecto blanqueo": aquellas personas y empresas que empezaron a tributar luego de sincerar sus activos antes el fisco.

3.- Efecto suba de tarifas
El ajuste en las facturas de luz, gas y agua engorda la recaudación del IVA. Son incrementos que no existían el año pasado, y que claramente se encuentran bien por encima de la inflación. Su efecto no es permanente. Es decir, se irá moderando con el correr de los meses.

4.- Boom automotor
El arranque del año tuvo un inusual elevado registro en las ventas de 0km.

Esto, por efecto de una "puesta al día" por parte de los compradores, que a fin del 2017 habían decidido aguardar. 

¿Por qué? La explicación es que a partir del nuevo año (2018) comenzaba a regir un cambio impositivo que abarataba los autos de gama media y alta. 

En una situación normal, habrían comprado en el último trimestre, pero pospusieron la operación para beneficiarse de la baja tributaria. Así, con 274.115 autos patentados, el primer trimestre se convirtió en el mejor de la historia. 

No obstante, las concesionarias ya están previendo que el promedio mensual se estabilizará en cifras menores a las del arranque del año, lo que tendrá su correlato en la recaudación tributaria.

"Si bien no se trata del mismo fenómeno, lo que ocurre con las tarifas (se recauda más IVA por los ajustes) puede asemejarse a lo observado con los autos: las ventas son récord, pero no podemos pensar que se mantendrán al mismo ritmo los próximos meses", comenta Ariel Barraud, economista e investigador del IARAF.

La clave, un efecto contable
Más allá de esos cuatro ítems, los expertos creen que el mayor impulsor de la disparada del IVA tiene más que ver con decisiones tomadas puertas adentro de la AFIP.

1.- Efecto "compensador"
Acá está la clave oculta de la suba descomunal en la recaudación del IVA, tanto en febrero como en marzo. Y la principal causa por la cual los ingresos de abril quedarán lejos, al menos en esos tributos.

¿Qué ocurrió? Básicamente, que en el bimestre anterior hubo una "compensación entre cuentas". Se trata de una cuestión puramente contable por la cual parte de la percepción de "combustibles" y otras alícuotas se computaron como IVA.

Por esta vía, afirmaron fuentes de la AFIP a iProfesional, se sumaron alrededor de 7 puntos adicionales de ese tributo que, de otra forma, no se hubiesen anotado.

2.- Ganancias, vencimiento "salvador"
Daniel Lejtman, tributarista socio de Lisicki, Litvin & Asociados, señala que el mes pasado las personas físicas debieron abonar el quinto anticipo de Ganancias, que en 2017 había ocurrido en febrero y en 2018 se pasó a marzo.

Por otra parte, agrega Lejtman, algunos de contribuyentes ya empezaron a abonar el impuesto por los bienes declarados en el blanqueo, adicional que no existía en marzo 2017 y que ahora "engorda" las cifras.

Por último, hay quienes debían pagar IVA y Ganancias en septiembre del año pasado pero la AFIP les postergó los vencimientos seis meses (hasta marzo) por pertenecer a zonas afectadas por las inundaciones

Sin importar si habían sido directamente castigados, ese beneficio corrió para todos los contribuyentes de esos lugares. Este carácter universal del auxilio impositivo le dio volumen a la recaudación del mes pasado. 

"No hay que olvidar que fueron varias las provincias afectadas", destaca Lejtman.

3.- Bienes Personales
Fue uno de los datos que sorprendió a los analistas: la recaudación por este tributo saltó de $473 millones (marzo 2017) a $1.829 millones ahora. 

¿La razón? Simple, en marzo 2017 no hubo vencimiento de BP y ahora sí.

Ante ello, Barraud sugiere: "Lo mejor es hacer un seguimiento trimestral de este gravamen para evitar errores en los diagnósticos".

Desde la renovada AFIP admiten la coexistencia de estos factores y es por eso que evitan mostrarse eufóricos por las cifras recientes: 

"No hay que dejarse llevar por los registros de los últimos dos meses, ya que estuvieron contaminados por situaciones puntuales y estacionales, que podrían ser únicas en el año", señala una de las fuentes.

Por lo pronto, desde el propio Gobierno abren el paraguas y advierten que, si bien aguardan buenos resultados para los próximos meses, no se juegan a que tengan tanta espectacularidad.

Hay un punto clave: los números que divulga la AFIP son seguidos muy de cerca no sólo por los agentes económicos locales, sino por financistas de Wall Street, quienes mostraron una mezcla de entusiasmo e incredulidad tras los recientes resultados. 

En un contexto de menor liquidez hacia los mercados emergentes, estos datos podrían definir decisiones de inversiones para un lado o para el otro.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR