Finanzas

¿El dólar dejó de subir?: en la City ven "pax cambiaria" y explican por qué conviene apostar por la tasa de Lebac

16-04-2018 Cerca de Federico Sturzenegger creen que el mercado está oficialmente estabilizado y que no habría que esperar nuevas pulseadas con el billete. En las mesas de dinero notan un mayor ingreso de dólares financieros mientras que en las sucursales hablan de leve baja de la demanda minorista 
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Tanto en el mercado financiero como en el Gobierno creen que lo peor para el dólar ya pasó

En marzo, el Banco Central tuvo que inyectar al mercado más de u$s2.000 millones, de modo tal de incrementar la oferta y frenar el alza del precio.

En abril mermó con esa intervención en la plaza cambiaria. Hasta ahora, sólo se desprendió de divisas en dos oportunidades, por un total de u$s390 millones

Tras haberse ubicado en $20,18 (el día 6 de este mes), el tipo de cambio actualmente ronda los $20,22 en el segmento mayorista.  

La última venta se produjo esa misma fecha, cuando el Banco Central se desprendió de u$s150 millones. Luego, no volvió a intervenir para adormecer al billete. 

"Pareciera que el mercado cambiario que se estabilizó en estos niveles. Más allá de que haya que seguir observándolo durante las próximas semanas, creemos que ya está equilibrado", señala a iProfesional un importante funcionario del Banco Central.

Según la visión oficial, ese total de u$s2.400 millones inyectados (desde que empezó la intervención) sirvió para tranquilizar una plaza que estaba desbalanceada entre oferta y demanda.

¿Por qué? Básicamente producto de la devaluación, que había espantado a los inversores que traían sus dólares para pasarse a pesos (de hecho hubo salida neta de capitales), sumado a la baja liquidación de los exportadores por cuestiones estacionales. 

Este desacople obligó al Banco Central a salir a la cancha a ponerle límites a la escalada alcista de la divisa estadounidense.   

Hoy día, la quietud del dólar y de las tasas, también fijas, actúan como ancla ya no sólo para la inflación, sino para las expectativas. El mercado parece convencido de que, por ahora, el tipo de cambio no será noticia.

"El billete permanecerá quieto por un tiempo. El Gobierno devaluó mucho y ahora es momento de poner el precio en el freezer. Tampoco puede permitir movimientos alcistas, ya que la inflación aún elevada", señala a iProfesional el ejecutivo de un banco privado.

¿Cómo es la "película" que ven en la City para el billete verde? Según detalla este banquero, actualmente se respiran otros aires:

1.- No hace falta que el Banco Central vuelva a inyectar divisas en la plaza porque ya apareció la oferta.

2.- Actualmente, demanda y oferta encontraron su equilibrio y se espera que continúe así, porque además empezará a hacerse notar la liquidación de la cosecha.

3.- Ayudó la combinación de un mayor ingreso de dólares financieros, de los cerealeros y de las mineras.

4.- Además, la dolarización de portafolios de los minoristas e inversores, en general, bajó bastante. Esto menor demanda le quita presión al tipo de cambio.

El experimentado financista remarca: "Ahora hay más oferta. También se bajaron las compras porque se acabaron las vacaciones".

"Además –completa el experto- el Banco Central dio una señal muy fuerte saliendo a ponerle un límite a la suba del dólar en marzo, y el mercado ya tomó nota de eso".

El regreso del billete planchado
En Quinquela Asset Management creen que la entidad comandada por Federico Sturzenegger seguirá interviniendo toda vez que sea necesario para contener el tipo de cambio.

Además, sus analistas creen que durante los próximos dos meses no habrá demasiado margen para bajar la tasa de interés, y que será muy complicado que la inflación se ubique muy por debajo del 20% anual. 

"En definitiva, esperamos meses de retroceso del tipo de cambio real", sostienen en Quinquela.  

Desde  BTG Pactual, el mayor banco de inversiones de Latinoamérica, consignan que el BCRA seguirá adelante con las intervenciones en el mercado cambiario sólo si fuera necesario.

Afirman que la estrategia oficial es utilizar al tipo de cambio como ancla temporal para contener la inflación, en reemplazo del alza de tasas.

"El Banco Central está tratando de enviar la señal de que intervendrá en los próximos meses en caso de ser requerido, pero la estrategia sólo puede ser temporal", indican. 

La entidad brasileña cree que el BCRA se correrá definitivamente del mercado cambiario cerca de junio, mes en el que la inflación estará más controlada. Después verá si puede volver a reducir los tipos de interés.

Quien maneja otra mesa de dinero de una entidad privada de capitales extranjeros apunta: "Se está observando un mayor ingreso de dólares a la Argentina para apostar por los activos en pesos que pagan tasas altas". 

"Están volviendo los flujos financieros, al detectar que hay oportunidades nuevamente con el carry trade", asegura. De esto también dan cuenta, por ejemplo, en Credit Suisse (CS). 

En la entidad europea (que recientemente cerró un préstamo con el Gobierno) sugieren a los inversores volver a apostar por las tasas. Asignan altas chances a que el rendimiento de las Lebac supere el alza del billete verde en los próximos tres meses.

"Desde un punto de vista táctico, vemos que la combinación de ingreso de dólares y un BCRA activo en el mercado nos permite un buen punto de entrada al peso", sostienen.

"La temporada de la cosecha comenzó y, a raíz de ello, deberíamos ver flujos de exportadores agrícolas en el corto plazo", agrega el Credit Suisse. 

Pero no sólo de las Lebac viven los traders. Ahora que está operativo el Impuesto a las Ganancias para inversores extranjeros algunos -como en CS- piensan que hay bonos locales (como los Bontes) que pueden tener mejor rendimiento que los instrumentos emitidos por el Central para pedalear la bicicleta financiera. 

Ahorristas vuelven a la calma
Según un relevamiento de iProfesional entre algunas de las entidades que más clientes tienen, también se percibe una leve caída en la compra de moneda estadounidense por parte de los particulares.

"Ha habido un poco menos pero todavía ese movimiento es marginal. No podemos concluir que la tendencia cambió completamente", explican desde una de las líderes en el segmento retail.

Sobre el final de esta semana se conocerán oficialmente los datos del Balance Cambiario con información a marzo. Allí quedará plasmada la compra de divisas en los bancos por parte del público.

El último dato ya había mostrado cierta desaceleración. En términos brutos, la adquisición de residentes fue de u$s2.230 millones en febrero, cifra que marcó una disminución de u$s664 millones respecto del mes previo.

Estas compras fueron realizadas por cerca de 800.000 clientes, y viene a ser la mínima cantidad de compradores desde junio de 2017.

Lo cierto es que, durante el año pasado, cuando estaba más planchado, las adquisiciones brutas (sin descontarle las ventas) no bajaban de u$s2.500 millones mensuales.

Ese era el "piso" que se había establecido en el mercado cambiario, si bien se alcanzó un máximo en diciembre 2017, cuando el público el número se elevó a u$s3.900 millones.

Con todo, en estos dos años que Macri lleva de mandato, los ahorristas no sólo que no aflojaron con las compras sino que las han intensificado.

Sólo en 2017 adquirieron el récord absoluto de u$s32.800 millones. Esa cifra superó con creces (en u$s7.000 millones) la del triste récord que ostentó el kirchnerismo en 2011.

Quedó demostrado que la adquisición de dólares es inelástica a las fluctuaciones del tipo de cambio. Pero mientras no se perciba atraso cambiario, es probable que afloje la dolarización del público como así también por parte de los grandes jugadores. 

Estos últimos, ya que detectan oportunidades en otro activos y, por el lado del ahorrista de a pie, al ver que el dólar entró en una siesta que le permite no tener que salir a "correrlo" detrás.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR