Tecnología

Fitbit: la empresa que creó las pulseras inteligentes para fitness ahora lucha por su futuro

17-04-2018 Enfrenta a una fuerte competencia de gigantes tecnológicos, como Apple y Samsung; al tiempo que que los consumidores perdieron interés en este tipo de equipos. Cuáles son los planes de la compañía para sobrevivir en un mercado que se disputan varios jugadores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El fabricante de pulseras inteligentes para fitness Fitbit está pasando un duro momento financiero: si bien vende 15 millones de unidades al año, competidores como Apple y Samsung están amenazando su futuro y podría desparecer.

Además, se está frenando el interés de los usuarios por estas smartbands: las ventas cayeron un tercio, hasta los u$s1.600 millones, al tiempo que se duplicaron sus pérdidas, hasta los u$s277 millones.

La empresa fue fundada por James Park, quien se compró una Nintendo Wii en 2006 y se impresionó con la tecnología de la consola, capaz de hacer que el personaje del juego repitiera los movimientos corporales del usuario gracias a sensores.

Entonces, renunció a su empleo en el grupo CNET y junto a su amigo Eric Friedman crearon la empresa. Park programaba el software de los equipos y con su socio visitaron fábricas en Asia para aprender cómo se producían los aparatos.

Como a mediados de los 2000 no había demasiados equipos para deportistas, Fitbit se convirtió en un éxito también en gran medida gracias a su aplicación, que permitió a los usuarios conectarse unos con otros y competir.

"Vimos cómo el aspecto social de Fitbit motivó a otras personas a hacer ejercicio", recuerda Park. "Nos dimos cuenta de que cada amigo que añadías a tu comunidad Fitbit incrementaba el número de tus pasos al día en 700".

Fitbit salió a la bolsa el 17 de junio de 2015 y sus acciones tocaron un pico de u$s50 en julio de 2015, pero ahora cotizan en torno a los $5.

El futuro
Ramón Llamas, analista tecnológico del grupo IDC, considera que Fitbit necesita ampliar la oferta para superar este mal momento, según revela BBC Mundo.

"Fitbit colecta una inmensa cantidad de datos de las personas que quieren estar en forma, pero ¿qué más se puede hacer con esos datos?".

"Si yo utilizara Fitbit, querría consejos y otra información que pudiera ayudarme. Pero no están proporcionando eso", explica.

Park dice que está seguro del lugar de Fitbit en el sector en el que se mueve.

"No habrá una empresa única que se apropie del espacio de la tecnología digital para ayudar a las personas a que hagan ejercicio: habrá muchos ganadores y a nosotros (ese escenario) nos parece bien".

En marzo, presentó un nuevo reloj inteligente llamado Versa, un aparato más económico y simplificado que los anteriores que ya ha conseguido buenas críticas y que quizá le ayude a recuperar cuota de mercado.

Al mismo tiempo, sigue con su expansión en el ámbito sanitario.

Este año, Fitbit invirtió $6 millones en Sano, una empresa que desarrolla un monitor de glucosa del tamaño de una moneda que los usuarios llevarán como si fuera un parche.

También están trabajando con la firma de biotecnología Dexcom para permitir que los usuarios de Fitbit puedan ver sus niveles de glucosa en sus relojes.

"Queremos que nuestros negocios vayan más allá de los artículos de vestir", manifiesta Park.

"En unos cinco años, queremos que las personas nos vean como una empresa de productos electrónicos pero también como una firma de salud digital, que ofrece aparatos y software para ayudar a las personas a cumplir con sus objetivos fitness y controlar sus problemas de salud".

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR