Legales

El chocolate KitKat, centro de una batalla legal que ya lleva más de 15 años

19-04-2018 La suiza Nestlé y su competidora Mondelez llevan adelante una lucha tribunalicia en Europa que esta semana sumó un nuevo episodio 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Dos de las compañías alimenticias más grandes del mundo llevan ya años comprometidas en una disputa por la forma de una barra de chocolate.

Lo que se discute es si la forma de “cuatro dedos” de la golosina KitKat es lo suficientemente distintiva como para garantizarle a su fabricante el derecho de propiedad intelectual.

De un lado se encuentra Nestlé, la firma suizo propietaria de la marca KitKat, que viene peleando para registrar el diseño de este bocadillo en todo el mundo. En frente está Mondelez, la empresa estadounidense que es dueña de la chocolatera británica Cadbury.

Para encontrar la raíz del litigio hay que remontarse al año 2002. Entonces, Nestlé solicitó a la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea registrar como marca a las cuatro barras de chocolate del KitKat.

En 2006 los reguladores accedieron al pedido de la suiza para la categoría "caramelos, productos de panadería, artículos de pastelería, galletas, pasteles, gofres". Debido a eso, sólo Nestlé podría fabricar chocolates con esa forma, porque su diseño era considerado una marca distintiva.

Pero la cuestión no quedaría saldada tan fácilmente. En 2007, Mondelez UK Holdings solicitó una anulación de la marca al considerar que no tenía carácter distintivo, lo que en principio fue desestimado por la Oficina europea.

Más recientemente, en 2016, el Tribunal General anuló la resolución de la Oficina de Propiedad Intelectual al considerar que cometió un error al concluir que la marca había adquirido carácter distintivo por su uso en la Unión, cuando ello sólo se había podido demostrar para una parte de la UE.

La ambigua sentencia no dejó conforme a ninguna de las dos partes en pugna. El Tribunal había dicho que las cuatro barras sólo tenían carácter distintivo en diez países, pero no en todos los europeos. En respuesta, Mondelez presentó un nuevo recurso para declarar "inadmisible" el fallo.

Por su parte, Nestlé y la Oficina sostuvieron que la sentencia declaraba erróneamente que el titular de una marca de la UE, que por definición es válida en toda la UE y coexiste con las marcas nacionales, deba demostrar su carácter distintivo en cada uno de los Estados miembros por ser "incompatible el carácter unitario de la marca de la Unión".

Ahora, el Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) pidió este jueves a la Oficina de Propiedad Intelectual que reexamine si la forma del producto "Kit Kat 4 barras" puede mantenerse como marca europea.

SECCIÓN Legales
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR