Vinos & Bodegas

La producción de vinos en el mundo alcanzó su nivel más bajo de los últimos 60 años

24-04-2018 Un informe de la Organización Internacional de la Viña y el Vino destacó que la Argentina fue de los pocos países en los que se incrementó durante 2017. En Europa, descendió 14,6% debido al mal clima que afectó al Viejo Continente durante el año pasado
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La producción de vino alcanzó los 250 millones de hectolitros el año pasado, casi 9% menos que en 2016, según datos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

El dato clave es que se trata del nivel más bajo desde 1957, cuando bajó a 173,8 millones de hectolitros. 

Cabe destacar que un hectolitro equivale a 100 litros, lo que representa a su vez unas 133 botellas de 750 cm3 de vino, el tamaño estándar.

Todos los principales productores de vino en la UE se vieron afectados por el mal tiempo el año pasado, que llevó a un descenso en su conjunto del 14,6 por ciento de la producción a 141 millones de hectolitros, destacó el informe. 

Al trazar una radiografía sobre el Viejo Mundo, desde la OIV calculan una caída del 17% de la producción de vino italiano. En tanto, informaron una contracción del 19% en el caso de Francia y un retroceso del 20% en España. 

El gobierno francés dijo el año pasado que la producción había tocado un mínimo histórico debido a una serie de malos episodios climáticos, como heladas primaverales, sequías y tormentas que afectaron a la mayoría de las principales regiones productoras como Burdeos y Champagne, según Reuters. 

En contraste, la producción se mantuvo casi estable en los Estados Unidos, el cuarto mayor productor del mundo, y en China, que se ha convertido en el séptimo jugador mundial, por detrás de Australia y Argentina.

En el caso de la Argentina, según la OIV, en 2017 se registró un incremento del 25%, pero tomando como base un 2016 que figuró entre los peores en décadas, debido a una muy mala vendimia.

De hecho, las grandes bodegas, responsables de mover los mayores volúmenes, se vieron obligadas a tener que importar vino a granel desde Chile. 

Como contrapartida al bajón que sufrió al producción mundial, el consumo de vino subió un 1,8% en términos interanuales hasta alcanzar los 243 millones de hectolitros en 2017. 

Estados Unidos confirmó su posición como el mayor consumidor a nivel global, con 32,6 millones de hectolitros, seguido de Francia, con 27 millones.

La demanda en China, en tanto, aumentó significativamente por tercer año consecutivo, con un incremento del 3,5%, hasta los 17,9 millones de hectolitros.

SECCIÓN Vinos & Bodegas