Autos iPro

Ventas de autos 0km suben en abril, pero en el sector prevén el fin de "tasas chinas" por menores descuentos y promociones

26-04-2018 El sector viene de cerrar un primer trimestre histórico en materia de patentamientos. Y si bien abril promete dejar una cifra positiva, tanto concesionarios como terminales automotrices alertan que el actual esquema de rebajas es insostenible en el tiempo
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Al analizar los niveles de consumo de la economía en general, el sector automotor es uno de los pocos que está arrojando buenas noticias, en un contexto en el que diversas ramas de actividad vienen mostrando números más bien flojos. 

Tras haber cerrado un primer trimestre récord, la expectativa ahora está puesta en los resultados de abril que, a pocos días de concluir, está exhibiendo una buena performance: 

-Hasta este martes, según datos a los que accedió iProfesional, se llevaban patentadas en todo el país unas 51.360 unidades. 

-El dato es positivo si se lo contrasta con el del mismo período de abril 2017, cuando se habían concretado poco menos de 38.400 operaciones. 

-Sin embargo, en el comparativo intermensual, se puede observar una pequeña desaceleración respecto del nivel que mostraba marzo para esta misma fecha, con cerca de 63.800 vehículos comercializados. 

En los concesionarios confían en que la brecha se extenderá, pero es difícil establecer un pronóstico, incluso cuando faltan contabilizar apenas seis días.

Sucede que, en la última semana de cada mes se suele producir una fuerte aceleración en el ritmo de patentamientos. En marzo pasado, por ejemplo, durante ese pequeño tramo final se acumularon el 39% de las ventas totales. 

Por eso, hay directivos de agencias que marcan que abril podría cerrar con un nivel superior a las 75.000 unidades patentadas.

Esto aseguraría un incremento más que interesante respecto al mismo mes de 2017, aunque el registro quedaría por debajo de las sólidas cifras que mostró marzo. 

Alzas y bajas
De acuerdo a los datos brindados por fuentes del sector, Volkswagen, Renault y Toyota se posicionan en abril como las tres marcas más vendidas.

Sin embargo, el ranking por modelos es diferente: en el primer puesto está el Toyota Etios, mientras que el Chevrolet Onix está segundo y el Prisma, la versión con baúl, está tercero.

En tanto que el auto que durante años supo ser el gran líder, el Volkswagen Gol, en lo que va de abril aparece en el cuarto lugar. 

Otro dato observado hasta el momento es que el Renault Sandero, que en 2017 estuvo entre los líderes, está siendo reemplazado por el Kwid, que hoy le saca una ventaja de casi 1.000 unidades.

Entre los vehículos comerciales, Toyota Hilux mantiene el liderazgo absoluto, duplicando los volúmenes de la segunda pick-up, Volkswagen Amarok. 

El segmento de las pick-ups se muestra sólido, a pesar de la crisis climática que afectó al campo. Esto obedece, en gran medida, al empuje que le está dando la obra pública y la construcción en general. 

La categoría que más preocupa por su mala performance, en tanto, es la de los autos medianos, que no dejan de perder market share.  

Modelos como el Peugeot 408, Citroën C4 Lounge y Renault Fluence no repuntan y van quedando a la sombra de los SUV, como Jeep Renegade y Renault Captur.

Según expertos, se está dando un profundo cambio en las preferencias de los compradores, que están abandonando los clásicos sedanes medianos para pasarse a la categoría de los SUV. 

Precios y rentabilidad
En el sector apuntan a que las ventas de 0Km seguirán creciendo, pero con un detalle no menor: el consenso es que las tasas de variación serán bastante más modestas que las de los últimos meses. 

Uno de los factores que más impactan, según señalan los empresarios del rubro, es la suba de precios, luego de años en los que los 0Km corrieron por detrás de la inflación. 

Sucede que los vehículos acumularon un alza de los valores de venta al público del 10% en el primer trimestre del año y, ya en abril, hubo modelos que se incrementaron hasta un 6%. 

Las subas obedecen a una "puesta al día" por parte de las terminales tras el avance del dólar, una variable no menor dado que cerca del 70% de los autos que se comercializan son importados y que también 7 de cada 10 piezas que se utilizan para fabricar vehículos en el país vienen de afuera. 

El otro punto es que el sector está comenzando a rever un sistema que, de la mano de agresivas políticas de descuentos y bonificaciones, terminó por afectar notoriamente los niveles de rentabilidad.

Para las agencias, el contexto actual es complejo y las pone en una suerte de callejón sin salida: si mantienen las políticas de descuentos para incentivar ventas, seguirán afectando sus márgenes. 

Y, en cambio, si avanzan con ajustes en los precios, entonces se enfrentan con la posibilidad de comercializar menos volumen. 

"Hoy nuestra mira está centrada en el cambio que hubo en el negocio. La rentabilidad es prácticamente nula y esto es inviable en el corto plazo", reconoció el director de una red de concesionarios.

"Las ventas vinieron respondiendo porque estuvieron alimentadas por las promociones. Pero toda la operatoria es muy forzada. Si no se frena con las bonificaciones y no se recupera algo de margen, entonces en poco tiempo la ganancia va a ser del 0%", agregó el gerente de una de las agencias líderes en ventas

"Estamos canibalizando el negocio entre nosotros mismos", disparó, dejando en claro que el sector se enfrenta a una realidad compleja. 

La espiral de descuentos y bonificaciones en el que ingresaron los principales jugadores del sector implica una realidad de la que les es difícil salir. 

Pero en la industria, hay quienes vienen alzando la voz de que se requiere un punto de inflexión. 

El titular de General Motors para el Mercosur, Carlos Zarlenga, anticipó hace pocas semanas que la automotriz irá aplicando aumentos en sus listas, tras reconocer que "hoy estamos operando a pérdida". 

En tanto, Hernán Vázquez, CEO del Grupo VW en Argentina, señaló que "es momento de que todas las automotrices y los concesionarios nos llamemos al orden". 

"Podés comprar cuota de mercado regalando los vehículos, o al menos dando ofertas impresionantes, pero no son sostenibles en el tiempo", afirmó, para luego señalar que "los descuentos pueden ser bastante irritantes para el mercado" y que "la rentabilidad, en esos casos, es casi nula", por lo cual las marcas terminan "cambiando dinero". 

Desde una de las marcas del grupo PSA, Citroën, también admitieron la necesidad de cortar con los descuentos.

En una entrevista realizada por iProfesional, la directora de marketing y comunicaciones de la casa francesa, Valentina Solari, explicó que a partir del segundo semestre se verá una merma en este tipo de acciones.

Así, tanto concesionarios como automotrices coinciden en que la guerra de ofertas hizo perder el eje a la indsutria. 

Y, con tal de llegar a los objetivos de ventas, se terminaron comercializando decenas de miles de vehículos a valores insostenibles.

Junto con estas estrategias, como se señaló, ahora también existe la necesidad de ajustar los precios de los autos frente a una inflación que no se desacelera y luego del avance del dólar, que afectó más la rentabilidad. 

De esta forma, mientras que por un lado existe la presión para vender más, cueste lo que cueste, del otro lado se impone la realidad del mercado, que indica que la fiesta de descuentos no podrá sostenerse demasiado tiempo más. 

Frente a esto, directivos parecen decirle adiós a las "tasas chinas" de crecimiento. Pero ya hablan de un negocio más sano en términos financieros. 

SECCIÓN Autos iPro