Finanzas

Efecto dólar: Bioceres, Telecom y la lista de las empresas ahora complicadas en la búsqueda de financiamiento

06-05-2018 La corrida del dólar complica un escenario financiero que ya era esquivo para empresas argentinas con necesidad de capar fondos. Bioceres había presentado a principios de año los papeles para salir a cotizar en Wall Street. Telecom también decidió un stand by. ¿Cómo es la situación de otras firmas? 
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

No sólo Telecom decidió “desensillar hasta que aclare” para buscar financiamiento en los mercados internacionales y optó por frenar la emisión de un bono por hasta u$s1000 millones.

La misma actitud la tomó el laboratorio Bioceres, que acaba de suspender su debut en la Bolsa de Comercio de Nueva York, también debido a la volatilidad de los mercados externos y a los movimientos que tuvo el dólar en el país estos últimos días.

La empresa había anunciado para este viernes el lanzamiento de una emisión pública de acciones (IPO, por sus siglas en inglés) en la Bolsa de Comercio neoyorkina. Sin embargo, decidió prorrogar el período de la oferta en virtud de la notoria volatilidad que ofrece el dinero en la actualidad.

Es decir, por el momento, sus ejecutivos no llevarán a cabo el tradicional toque de la campana en el New York Stock Exchange (NYSE), según un comunicado enviado por la empresa a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde también comenzará a cotizar.

Si bien la empresa logró inscribir su sigla para cotizar bajo el nombre de BIOX, se trata de la cuarta suspensión temporaria que lleva a cabo este laboratorio especializado en biotecnología.

La anterior había sido el 18 de febrero pasado, cuando estiró los plazos que vencían ahora.

Al igual que en las anteriores ocasiones, Bioceres privilegió "la salud" de sus acciones ante un escenario financiero que se muestra esquivo para las empresas argentinas con necesidad de buscar fondos, tanto a nivel internacional como en la plaza local.

El ritmo de las previsiones de las tasas de interés de los Estados Unidos y la incertidumbre que en el país ha generado la mini corrida cambiaria del dólar frente al peso volvieron a crear un panorama dudoso para el éxito de la IPO de Bioceres. 

Como antecedente, están las colocaciones que hicieron Central Puerto Corporación América, que tuvieron precios algo menores a los esperados en sus salidas a la Bolsa.

En el caso de Bioceres, la empresa había presentado a principios de año los papeles para salir a cotizar en Wall Street, donde ofrecía 11,8 millones de acciones ordinarias a un precio que oscilaba entre los u$s10 a u$s12.

Con la operación esperaba recaudar alrededor de u$s100 millones, colocando hasta el 30% de su paquete accionario en el mayor mercado bursátil del mundo y también en la Bolsa porteña.

En la actualidad, Bioceres se dedica al desarrollo de tecnología en semillas con productos como la soja transgénica con tolerancia a sequía. Nació en el 2001 en Rosario y actualmente cuenta con más de 800 accionistas entre los cuales se encuentra Monsanto, con el 5% de su capital.

Bioceres, que desarrolla genética agrícola, ya había realizado otro intento por abrir parte de su capital a los mercados globales en 2015, pero también la suspendió por culpa de turbulencia en los mercados. Poco tiempo después concretó la compra del 60% de Rizobacter, otra agrícola local especializada en inoculantes.

Más empresas frenan la búsqueda de financiamiento
La abrupta trepada del dólar dejó descolocadas a varias empresas del ámbito local que esperaban conseguir fondos frescos en el mercado local y en el exterior.

Hasta un gigante como Telecom-Cablevisión sintió el cimbronazo. Tanto es así que la compañía decidió posponer la emisión de un bono por u$s500.000 (ampliable a u$s1.000 millones), debido a que el mercado ofrece hoy tasas no favorables.

La telco prorrogó la emisión de sus Obligaciones Negociables Clase I.

La emisión de Telecom forma parte de un programa global de ON por u$s3.000 millones que potenciarán sus inversiones en infraestructura en los próximos tres años.

Este freno no es una excepción: son varias las empresas argentinas que podrían enfrentar serias dificultades para hacerse de fondos en el mercado de capitales debido a la inestabilidad cambiaria.

Crowding out y fondos más costosos
Más allá de la suba de las tasas para acceder al dinero, las empresas enfrentan el fenómeno conocido como "crowding out", que se da porque el Estado acapara los créditos en el ámbito local.

Así las cosas, la situación de las compañías hoy día luce complicada.

"No hay muchas chances para que puedan emitir. Afuera enfrentan la limitación de tasas y acá compiten por la liquidez con dos monstruos como son el Tesoro y la Provincia", responde a iProfesional Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment.

"Algunos sectores, como los bancos, van a salir con Obligaciones Negociables, pero una gran mayoría va a tener que esperar", advierte.

"Cuanto más emitan las provincias y el Gobierno, más complicado será el panorama para las empresas. No hay que olvidarse que las compañías argentinas todavía necesitan de Wall Street", agrega Sebastian Maril, analista de Research For Traders.

"Plata siempre hay, el tema es a qué tasa", indica. En otras palabras, advierte que "el costo de tomar deuda será más caro que antes".

La foto actual es elocuente:

- La emisión de deuda en el plano internacional (sumando al Gobierno, las provincias y las empresas) cayó casi 30% el primer trimestre de 2018 respecto de igual lapso del año pasado.

- Del total colocado (u$s10.250 millones), el 88% fue captado por el Gobierno. "No esperamos una recuperación en el segundo trimestre", afirma Maril.

Con todo, para Francisco Mattig, research de Banco Mariva, en los próximos meses y hasta fin de año habrá algunas emisiones latentes que sí o sí tendrán que hacerse en el exterior.

En este sentido, hace referencia al proyecto del TGS con Vaca Muerta, que le insumiría la emisión de bonos por hasta u$s500 millones.

Entre las compañías con proyectos de inversión y necesitadas de fondos están Edenor, poco endeudada, como también Transener Camuzzi, que podrían intentar salir a conseguir dólares entre financistas internacionales.

Según estimaciones de Banco Mariva, todavía hay algo de margen para que las compañías emitan afuera alrededor de u$s3.000 millones, vía Obligaciones Negociables.

"Algunas van a tener que buscar dólares sí o sí afuera, salvo que intenten fondearse localmente. El tema es que muchos inversores externos no quieren comprar bonos con ley argentina y eso les pone un límite", suma el analista de Research for Traders.

Si bien en el mercado hay matices sobre cómo harán las empresas para financiarse (cuántas podrían hacerlo localmente y cuántas en el exterior), de algo hay semiplena certeza: la apertura del capital accionario (IPO, por sus siglas en inglés) quedará postergado para un momento más propicio.

Los antecedentes más cercanos evidencian los fracasos que padecieron las compañías en sus últimas incursiones.

"A la sequía de colocaciones en el circuito internacional, se sumó el poco interés por emisiones de acciones argentinas", apuntan desde Allaria Ledesma, la sociedad de bolsa top de la City.

"Pareciera que el mercado ya hizo su apuesta y que ahora está en modo pausa, a la espera de mejoras tangibles en el frente económico o de la inclusión del país en el índice de mercados emergentes", asegura.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR