Tecnología

Las lecciones del líder de Iron Maiden para los emprendedores

15-05-2018 Además de su actividad relacionada con la música, Bruce Dickinson es piloto de aviación, y se ha desempeñado como conductor radial, televisivo, escritor y hasta esgrimista. E incluso, tiene su propia industria cervecera, con la marca “Trooper”
Por César Dergarabedian, enviado especial a Sao Paulo, Brasil.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Bruce Dickinson es un músico inglés de 59 años famoso en todo el mundo por ser el vocalista de la banda británica Iron Maiden, que lleva vendidos, desde sus comienzos en 1975, unos 100 millones de discos.

Además de cantante, Dickinson es productor musical y piloto de aviación. Actualmente es el CEO de la compañía de mantenimiento aeronáutico Cardiff Aviation

Pero además de su actividad relacionada con la música y la aviación, Dickinson se ha desempeñado como conductor radial, televisivo, escritor y hasta esgrimista. E incluso, tiene su propia industria cervecera, con la cerveza “Trooper”.

Este polifacético empresario y artista inglés explicó en una conferencia que dio ante unos 7 mil participantes del Vtex Day, el mayor evento anual del comercio electrónico latinoamericano, sus lecciones para los emprendedores.

En su charla en el principal predio ferial de la ciudad brasileña de Sao Paulo, donde estuvo iProfesional, Dickinson resumió su aprendizaje de vida en la siguiente frase: “Lo que define el éxito es tu actitud ante el fracaso”, 

Vestido con un saco azul, camisa y jeans, este cantante de registro tenor dramático no amenizó su discurso con canciones, aunque hizo algunas referencias a la banda de la cual es el “frontman”. Cuando estaba dejando el escenario, anunció: “No haremos show en Brasil este año. Tal vez el año que viene. Puede ser en el Rock in Rio. Estamos hablando”.

Fans, no consumidores
Durante un poco más de una hora, el líder de una de las más importantes bandas de “heavy metal” del mundo contó cómo consiguió conciliar la carrera de cantante con la de piloto, maestro cervecero, esgrimista y, en el medio, superar un cáncer. 

Al inicio de su charla dio la primera lección para los emprendedores, al mostrar en las gigantescas pantallas que tenía detrás suyo en el escenario una foto de la audiencia de un recital de Iron Maiden, que llenaba un estadio. 

“Vean a esas personas. Son fans. Para ustedes, ¿qué significa tener fans? “, preguntó. “Dicen que el consumidor tiene siempre la razón. Odio al consumidor. El consumidor es el que compra y se va. Usted tiene que tener fans “, afirmó.

Luego, usó el fútbol como analogía. “Un hincha nunca abandonará su equipo. Su equipo puede perder, pero siempre va a apoyarlo”, dijo. “Ningún consumidor se quedará bajo la lluvia, el sol, el frío, en su tienda. Pero ellos se quedan en un show de rock. Es porque estamos tratando con personas reales. No son seguidores de Instagram”, agregó.

Una regla aritmética propia
En un momento, mostró una imagen de un mosquito y preguntó quién había sido picado por uno. La platea se quedó en silencio, sorprendida. “Vamos, gente, aquí es Brasil”, respondió el cantante, arrancando algunas risas contenidas. Dickinson utilizó la imagen del insecto como analogía para las buenas ideas, que están en el aire, alrededor de la gente: basta con agarrarlas.

Aunque reconoció que durante su paso por la escuela no fue bueno en matemáticas, aseguró que sabe hacer cuentas: “0 + 0 = 1. Esa es la cuenta. Donde no hay nada, tienes que ir allí y crear algo nuevo”, apuntó el cantante. 

“Antes de entrar en Iron Maiden, nunca había salido de Inglaterra. De repente, yo estaba en la banda más grande del mundo. Luego, me di cuenta de que si no hacía nada nuevo, el resto de mi vida sería así: gira, componer, lanzar disco, gira, componer ... Yo no soportaría. Entonces, decidí crear cosas nuevas”, explicó.

Entre esas cosas nuevas, mencionó su trabajo como piloto de avión. “Mi único trabajo registrado en la vida”, destacó.  Entonces, explicó por qué decidió pilotar el propio avión de la banda. “Fue (el fallecido guitarrista) Jimi Hendrix quien me inspiró. Él viajaba con tres integrantes y pocos instrumentos. Entonces, él podría alquilar un avión y hacer un show en New York y otro en Los Ángeles. También podríamos hacerlo”.

Pero para el cantante, Iron Maiden tenía un problema: su contador. “Sólo sabía señalar cómo las cosas eran arriesgadas, como eran caras, etc". La salida fue alquilar un avión Boeing.

“En el invierno del hemisferio norte, el alquiler del avión es más barato. Nadie quiere volar en una nevada. Yo alquilé el avión, puse toda la banda en él y viajé al verano del sur. Y, entonces, todo un nuevo mercado surgió para nosotros en Brasil y en Australia. Vean sólo esto: 0 + 0 = 1”, insistió con su mantra. 

“Tal vez éste sea el avión más fotografiado del mundo. Se convirtió en documental, película. Y todo fue muy barato. No hay que decir que nuestro contador amó la idea”, dijo entre risas.

En el siguiente video, Dickinson pilotea el Boeing 747 de la banda:

Cervezas y otros negocios
Dickinson habló también sobre la cerveza de Iron Maiden, la Trooper, creada hace cinco años. “Alguien dio una sugerencia para crear un vino de Iron Maiden. Pero vino no tenía nada que ver con nosotros. Cerveza tenía que ser. Entonces sugirieron cambiar el rótulo de una marca ya conocida por el nuestro. ¡No! Otra lección: integridad. Si vamos a hacer una cerveza, vamos a hacer algo para enorgullecerse”, afirmó.

Además de la cerveza, la banda lanzó una marca de reloj y una de juegos (Legacy of the Beast).

Aunque hablaba en una conferencia organizada por Vtex, una empresa de software para comercio electrónico, Dickinson no tuvo problemas en afirmar su creencia de que la relación con el cliente todavía debe ser hecha de forma personalizada y humanizada, a pesar de las tecnologías existentes en la actualidad. 

“Ver la TV no es comunicación; la comunicación es cuando pasas cinco minutos conversando con alguien y resuelves todo lo que no conseguiste enviando miles de e-mail”, opinó.

Para Dickinson, todos los que quieren tener un negocio se preocupan en lo que puede suceder si la idea no funciona. “Lo que va a definir tu éxito o no es tu actitud ante el fracaso, si nunca más vas a montar en ese caballo de nuevo luego que te caíste, o si vas a modificar la idea original, adaptando lo que has aprendido", definió.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR