Management

Las empresas, "recalculando" su política salarial: se focalizan en beneficios para compensar la inflación

16-05-2018 El 21% de incremento salarial para empleados fuera de convenio que preveían para este año quedará por detrás de la suba de precios. Mientras se analiza si hay margen para una corrección en el segundo semestre, las grandes empresas tratan de compensar con los beneficios extrasalariales
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

No muchos lo recuerdan en estos días en los que el dólar se mueve a razón de casi $1 por jornada y el gobierno nacional anuncia noticias como la vuelta al Fondo Monetario Internacional, pero el Banco Central sostiene aún una meta del 15% para la inflación de este año. 

Mientras el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recién reconoció que ese objetivo quedará defasado, las empresas estuvieron más previsoras y al cerrar sus presupuestos el año pasado ya proyectaban un alza de precios encima del 20% a la hora de calcular los aumentos salariales para 2018.

Lo que nadie podía prever al hacer esas cuentas fue que precisamente al acumulado de 15% se llegará mucho antes de lo pensado, ubicando a aquella pauta salarial en una posición mucho más desfavorable de lo que se estimó inicialmente. Así las cosas, el año en el que todos esperaban que los sueldos finalmente vencieran a la inflación, aparenta ser uno de los más complejos para Recursos Humanos. 

De acuerdo al análisis que realizó Dantas Consultores, en base a datos de 165 compañías en abril, en promedio las empresas deseaban aumentar un 21%, en su mayoría en dos tramos en el año. El primer ajuste se otorgó entre marzo y abril, y se esperaba otro 9% de incremento para el segundo semestre.

Pero a la luz de los cambios recientes, las compañías estarán sacando las calculadoras del cajón para ver si les queda algún as bajo la manga para que sus ejecutivos no pierdan tanto poder adquisitivo.

"Seguramente que en base a lo que estuvo ocurriendo en las últimas semanas, todo el mundo va a revisar sus presupuestos. Todo esto no estaba muy calculado: que el dólar estuviera subiendo de esta manera, la poca certeza acerca de si va a bajar o no el consumo, y toda esta inestabilidad. Creo que hay un signo de interrogación de qué pasará en los próximos meses", dijo a este medio Mariano Dantas, director de la consultora homónima.

Él estima, al igual que sus colegas, que es demasiado pronto para acertar un pronóstico para la segunda parte del año, y que el resultado dependerá no solo del factor inflación sino también de qué ocurra con el consumo y los negocios de las compañías en general.

Otra incógnita es cómo influirán los acuerdos alcanzados por los empleados dentro de convenio, que recién ahora en algunos casos -como el de los bancarios, los aceiteros y los metalúrgicos- están obteniendo subas por encima del 15% anual pedido por el oficialismo.

Pero incluso muchas negociaciones que no superaron ese techo" incluyeron cláusulas de revisión hacia fin de año. ¿Podría esto "gatillar" una suba extra para los no convencionados?

"La gran mayoría mantiene dos ajustes en el año y con estos niveles de inflación, vamos a seguir así. Puede haber empresas que den algo más, pero teniendo en cuenta el desempeño de los empleado", evaluó Dantas.

Al menos hasta abril, los datos relevados por la consultora indicaron que el 66% de las empresas se definió por dar dos aumentos anuales, y solo un 23% lo hará en tres o cuatro partes.

¿Vivan las diferencias?
Al ser consultado acerca de qué sectores de la economía podrán otorgar a su personal fuera de convenio incrementos mayores, Dantas aseguró que no hay una actividad que esté sobresaliendo en cuanto a los aumentos salariales.

Aunque aclaró que puede preverse que las empresas de energía, de la mano de la suba de tarifas, recuperen algunas posiciones, ya que hasta ahora se mantenían con presupuestos acotados.

"No están buscando diferenciarse por el sueldo, si en otros temas como el branding de las compañías, programas de desarrollo o de beneficios, todo lo que pueda hacer alguna diferencia más allá de lo salarial", remarcó el experto en estrategias de RR.HH.

Y no sería por un tema de costos que ninguna industria está buscando destacarse por la oferta monetaria para retener a los mejores talentos. "Es una cuestión de inflación también, porque el aumento de sueldo en la percepción del empleado es un incentivo cada vez más de corto plazo. Todo lo demás se mantiene mucho más tiempo, por eso las empresas están desarrollando este tipo de programas internos y de beneficios", mencionó el consultor.

De acuerdo a Dantas los plus más costosos, como los autos corporativos y los mejores planes de cobertura médica, fueron históricamente destinados a la plana directiva. Pero todos los que tienen que ver con desarrollo de carrera, y sobre todo con la búsqueda de equilibrio entre trabajo y vida personal, se extendieron con diferentes variantes a toda la organización.

De hecho, solo 1% de las firmas encuestadas por Dantas planea recortar algunos beneficios para ejecutivos. Por el contrario, el 72% espera mantenerlos este año.

El resto, que espera sumar a su propuesta de valor para empleados, mejorará o incorporará los siguientes puntos:

"Las empresas están haciendo esfuerzos fuertes en esos programas, es interesante", remarcó Dantas, aunque aclaró que "por supuesto que el salario siempre va a ser importante. Es lo primero que se negocia".

Y agregó que la aceleración de la inflación hace que se pierdan "los valores relativos, la sensibilidad de saber cuál es, por ejemplo, el ingreso promedio que debería tener un director".

Bonos y puestos
Más allá de lo que ocurrió en los últimos días, los indicadores de largo plazo parecen dar cuenta de un escenario en el que las empresas buscan mantenerse más que achicarse.

Por caso, un 84% de las compañías que participaron del relevamiento tienen política de bonos, y el 35% lo pagará en target.  Luego un 25% pagará por encima, al haber superado sus objetivos de negocio, y otro 25% hará lo contrario.

"Parecería que los negocios de las compañías van bien, ya que pagan los bonos alocados a los resultados económicos y financieros", dijo Dantas.

Asimismo, el 50% apuntará a mantener su nómina como está, y otro 29% espera terminar el año con un incremento de puestos de trabajo, según dijeron a la consultora.

Los datos apuntan entonces a un escenario que, hasta abril (cuando fue llevado a cabo el relevamiento) mostraban una relativa estabilidad.

"Me parece interesante que todas las empresas seguirán dando dos ajustes más allá de lo que hagan los empleados dentro de convenio. La gran mayoría está tomando independencia, con la idea de eliminar de a poco la superposición, recuperando los niveles salariales de años atrás", remarcó el titular de Dantas.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR