Finanzas

La tasa del nuevo bono a 10 años de EE.UU. supera el 3% y sacude a los emergentes

16-05-2018 El sólido crecimiento económico en los Estados Unidos y un repunte de la inflación obligará a la FED a endurecer su política monetaria
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La tasa de interés del bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años quebró el umbral del 3% alcanzando máximos de 7 años superando el 3,07%, mientras que el rendimiento del bono a 2 años marcó máximos de 2008 por encima del 2,58%.

De esta manera, el diferencial entre ambos bonos se mantiene en unos 50 puntos básicos. La lectura del mercado es anticipatoria de una política monetaria más dura por parte de la Fed, explica Ambito.

De modo que aquellos que confían en que los nubarrones se han disipados y que la corrida cambiaria contra el peso se ha detenido, deberían monitorear que los mercados internacionales se perfilan más complicados.

Sin duda no es una buena noticia para los emergentes, menos para Argentina y Turquía, considerados los más vulnerables a la tormenta de las tasas norteamericanas. Aunque el lunes el IIF difundió un informe en el que advierte que la suba de los rendimientos tendrá consecuencias globales, no solo para los emergentes.

Para los inversores, el sólido crecimiento económico en EE.UU. y un repunte de la inflación obligará a la Fed a mantener o incluso acelerar el gradualismo de su política de endurecimiento monetario, que no solo implica subir las tasas de interés sino también reducir el tamaño de la hoja de balance.

A esto se suma que los inversores anticipan que un aumento del déficit fiscal de EE.UU. conlleva una mayor oferta de bonos en el mercado para financiarlo, lo cual hace temer que el margen de maniobra de la Fed se vea afectado, y por ende su capacidad de control sobre las condiciones financieras y monetarias como lo ha hecho con los estímulos aplicados en los últimos años.

Vale recordar que la Fed ha anticipado en numerosas ocasiones que subirá tres veces la tasa de interés en 2018 (la primera fue en marzo y el mercado espera dos más en junio y septiembre o diciembre).

Sin embargo, de cara a los últimos datos económicos conocidos que reflejan un sólido crecimiento, la probabilidad que asigna el mercado a cuatro subas en 2018 ha aumentado hasta el 51%. En parte, esto se corrobora con la suba de las tasas cortas, que reflejan que el mercado anticipa más subas de los Fed Funds junto al fin de los estímulos monetarios de otros bancos centrales como el BCE.

En paralelo, se registra un aumento de las expectativas inflacionarias en EE.UU. lo que provoca que los rendimientos a más largo plazo acompañen la suba. Para los estrategas de los fondos de inversión, sobre todo de renta variable, esto es una buena señal porque se evitaría la temida "inversión" de la curva de rendimientos.

¿Pero dónde está la principal inquietud? Que la curva de rendimientos se esté aplanando, ya que la rentabilidad del bono a 2 años está subiendo mucho más rápido. Para algunos no habría que exagerar porque recuerdan que las Bolsas tuvieron una buena perfomance cuando se produjo un aplanamiento de la curva. De todos modos, la mayor parte de los inversores comenzaron a rotar sus carteras, ya que una rentabilidad del 3% del bono EE.UU. a 10 años es un buen refugio en el actual contexto. Claro que esto también eleva la prima de riesgo de las acciones en Wall Street y perjudica su potencial de revalorización.

Por lo pronto, según las proyecciones de los principales organismos financieros internacionales la economía de EE.UU. registrará un sólido crecimiento este y el próximo año, por lo que en teoría no debería producirse una recesión ni una inversión de la curva de rendimientos.

Al respecto, el jefe de la Fed, Jerome Powell sostuvo a principios de abril pasado que la inflación iba a subir notablemente esta primavera debido al efecto estacional muy suave de la primavera pasada en el cálculo interanual. "La proyección de la Fed es que la inflación se mueva hacia el 1,9% este año y hacia el 2% en 2019", señaló.

Con relación a la política monetaria, Powell reiteró que mientras la recuperación siga su senda actual, un aumento gradual de los intereses será lo mejor para promover el máximo empleo y la baja inflación. Actualmente, subir las tasas demasiado despacio puede hacer que sea necesario subirlas abruptamente en el futuro y poner en riesgo la expansión económica. Pero subirlas demasiado rápido aumentará el riesgo de que la inflación se sitúa de forma persistente por debajo del 2%. Nuestra política monetaria pretende equilibrar estos riesgos.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR