Economía

La dura fórmula de Arriazu para resolver los problemas de la economía argentina

16-05-2018 El economista compartió su visión sobre lo que debe hacer el Gobierno para reducir el déficit fiscal, en sintonía con el discurso del Presidente
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
El economista Ricardo Arriazu dio este miércoles una dura receta para corregir el déficit fiscal, factor que fue señalado por el presidente Mauricio Macri como el principal problema de la Argentina.

En coincidencia con el mandatario, el analista abogó por llevar el país por un rumbo poco complaciente, "políticamente incorrecto" (Macri uso la misma frase en su conferencia de prensa), al hablar en el ciclo “Cómo veo a la Argentina” organizado por el Rotary Club de Buenos Aires. 

El economista comenzó su discurso muy duro: declaró que somos un “país hermoso, rico pero decadente, ineficiente y corrupto”. Aseguró que estamos peor que en 1870, lo cual implica “un tremendo fracaso de la sociedad argentina”. “Argentina tenía un 50% más ingresos por habitante que el resto del mundo. Crecía a un 6% anual y el mundo a menos del 2%”. 

Arriazu destacó principalmente que “en Argentina el contrato social no es mutuo, es siempre que me das”,  que hay una diferencia entre la productividad del sector agropecuario y el sector industrial y que tenemos un tipo de cambio más bajo que el necesario para el sector industrial.

Con respecto a la distribución del ingreso entre la mano de obra y el capital, indicó que “estamos por fuera del punto de equilibrio” y que “tenemos esta crisis cada 10 años en Argentina”. Por otro lado, remarcó que “la política se convirtió en una forma de ascenso social y el Estado en un botín de guerra”.

Aseguró que el país necesita crecer un 5% y que “es fácil: copiemos a los que lo hicieron”.

“Lo que hay que hacer es  bajar el gasto público, bajar el empleo público, desregular la actividad laboral, abrir la economía, aumentar la tasa de ahorro para aumentar la tasa de inversión, o sea, todo lo que en Argentina es considerado políticamente incorrecto", lanzó.


Con respecto a la gestión del Gobierno, remarcó que “heredó una cantidad de problemas” y algunos los corrigió.

“Uno de los principales problemas argentinos es el famoso déficit gemelo, déficit del sector público y de cuenta corriente de la balanza de pago”. Sobre el segundo refirió que es un “exceso de gasto”, el cual “no es bueno ni malo, depende en que lo gasto”, si es una inversión es bueno, si es consumo es malo, ejemplificó.

Por otra parte, destacó que “todas las crisis argentinas estuvieron relacionadas con problemas de divisas”.

“Los dólares son la unidad de cuenta corriente de la Argentina”, “no por antipatriotas, sino porque el peso cambia de valor”, “pierde valor, no es confiable”. Y explicó que “un país que piensa en dólares, su política y economía en pesos funcionan distintos”.

Con respecto a la gestión económica de estos últimos días, resaltó que “los analistas hicieron un análisis de simplitud calamitosa" y que “finalmente hicieron lo que tenían que hacer”. Pero que, a diferencia del 2001, “el sistema financiero y el BCRA aguantan” e “ir al fondo es aumentar el nivel de juego”.

Referido a los ministros de economía, resaltó que “este Ministro es mucho más duro que el anterior” y, frente a la pregunta de a quién recomendaría para el puesto, señaló los siguientes nombres: Llach padre, Mario Teijeiro, Avila y Fernández.

Por último, afirmó que “el que hizo el ajuste es la falta de financiamiento, no el Fondo”.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR