Economía

Regresa una misión oficial argentina al FMI: en Wall Street creen que no pedirán ninguna reforma estructural y prevén un rápido acuerdo

23-05-2018 Comienzan en Washington las reuniones técnicas entre los emisarios de Nicolás Dujovne y el jefe del Fondo para el país, que se extenderían hasta el viernes. En los bancos de inversión interpretan el apoyo explícito de varias naciones como un mensaje de que las condicionalidades no serán severas
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Una delegación argentina llegará este miércoles a Washington para volver a reunirse con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La intención será acelerar las condiciones del acuerdo stand by que ambos negocian.

Serán reuniones técnicas con el equipo de Ricardo Cardarelli, el economista italiano que sigue al país para el Fondo. Para continuar puliendo los números fiscales que necesita la Argentina para recibir la "bendición" del FMI, estará liderando la comitiva el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena.

También participarán de las distintas reuniones el jefe de asesores de esa cartera, Guido Sandleris y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili

El equipo económico tiene previsto quedarse en DC hasta el viernes, pero dependerá de cómo sigan las negociaciones. Tanto el país como el Fondo quieren cerrar cuanto antes el rescate que le permitiría al gobierno de Mauricio Macri prescindir del mercado financiero hasta el final de su mandato.

El monto del rescate no está definido pero según trascendió el Gobierno buscaría en torno a los u$s40.000 millones como piso. De ahí que la Argentina solicitó un acuerdo stand by de acceso excepcional para poder recibir bastante más que su cuota normal como país miembro del FMI.

Hay varios antecedentes en donde como forma "extraordinaria" precisamente, el organismo de crédito terminó aprobando hasta el 3.000% de la cuota (como fue el caso de Grecia). 

No es casual el apoyo que está recibiendo el país por parte del Tesoro de Estados Unidos y de la misma presidencia de Donald Trump.

Además se conoció el guiño de otras naciones claves en el directorio del Fondo, como Alemania y Japón: los cancilleres de ambas potencias le habrían manifestado recientemente a Jorge Faurie que estaban conformes con las políticas que está llevando adelante Macri.

En el mercado financiero interpretan estas señales como un claro mensaje de que el paquete de rescate será rápido y sin demasiados condicionamientos que pongan en peligro la gobernabilidad.

El temor es que el Fondo pida a la Argentina las denominadas "reformas estructurales", que podrían dinamitar aún más la imagen presidencial y agitar el malestar social, dos variables que no están pasando por su mejor momento.

Alberto Bernal, jefe de estrategia de XP Securities, una boutique financiera con sede en Nueva York, dice que no hay incertidumbre alguna con respecto a si saldrá o no el rescate del Fondo.

"Si (Christine) Lagarde, (Donald) Trump, o (Angela) Merkel no apoyan al Gobierno de Macri, que además ocupa la presidencia del G20, van a mandar el mensaje de que ellos prefieren lidiar con un gobierno similar al de Cristina Kirchner", dijo el especialista que tiene casi 20 años cubriendo al país desde distintos bancos de inversión.

¿Habrá un trato especial del FMI con el Gobierno? El ascenso de Nicolás Dujovne como "coordinador" en lo económico es una clara señal de que el oficialismo se atrinchera detrás del hombre con mejores contactos dentro del organismo de crédito. 

"Estoy seguro de que el ala política del FMI va a mirar la situación de la Argentina y dirá que si bien el staff puede querer demandar algunas cuestiones de fondo como la reforma jubilatoria o laboral, no van tener ninguna condicionalidad de reforma estructural. Va a primar la visión política por sobre la técnica en el Fondo", vaticina Bernal.

El banquero agrega que lo que sí va a suceder es que le pedirán al Gobierno una aceleración de la baja del déficit de 0,5% del PBI, algo que de cualquier manera ya había propuesto el mismo Dujovne.

"Va a ser un paquete por entre u$s50.000 millones o u$s60.000 millones el que obtenga la Argentina. Y lo van a hacer así porque el mundo está interesado en que a un tipo como Macri le vaya bien", remató el jefe de XP Securities.

Una mirada similar tienen en el fondo inglés Ashmore Group. "El FMI elogió especialmente el enfoque del gobierno en el ajuste fiscal. Estamos de acuerdo con el FMI en este punto, porque la falta de ajuste de la política fiscal en los últimos años ha sido el principal motivo del intento fallido de lograr estabilidad de precios", señalan.

"La buena noticia de hoy es que Argentina ya anunció la mayoría de las medidas que probablemente el FMI proponga como parte de un acuerdo", remarca Ashmore y acota que por eso creen que "el programa del FMI puede no implicar un costo político tan grande para la administración de Macri como los mercados actualmente parecen temer".

Según este fondo que maneja activos por u$s60.000 millones (más que las reservas del Banco Central argentino) la economía podría desacelerarse, si bien esa baja en el crecimiento puede mejorarse a través de una mayor confianza de los inversores debido a "importantes mejoras en la calidad general de las políticas económicas".

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR