Economía

Por la devaluación, la nueva fórmula jubilatoria se dispara y acentúa el déficit de las cuentas públicas

27-05-2018 Resistido por el kirchnerismo, el nuevo cálculo indexado por el costo de vida afectará a las cuentas fiscales de un modo no esperado por el Gobierno
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La reforma previsional que se sancionó a fines del año pasado generó un fuerte costo político para el Gobierno, pues se debatió en medio de un gran escándalo, pero también económico: la nueva fórmula para calcular las jubilaciones se disparará por efecto inflacionario y terminará agravando el déficit fiscal.

Los expertos aseguran que el gasto previsional está creciendo a una tasa que cuadriplica el aumento del resto de las erogaciones, debido a que se ajusta según la inflación, que este año su ubicará muy por encima del 15% proyectado por el Gobierno.

Cambiemos había apostado a que el cálculo trimestral y con una inflación descendiente derivarían en un mayor ahorro fiscal. Pero como la variación de los precios minoristas está avanzando más allá de lo esperado, no se lograrían los resultados esperados.

La fórmula anterior, que el kirchnerismo quiere reestablecer, estaba basada en el crecimiento del PBI, ya que se ajustaba según la recaudación impositiva. Como en la primera parte del año el Producto creció, las jubilaciones hubieran mostrado un mayor aumento.

Pero la devaluación, sumado a que el PBI crece muy poco, derivará en que en el segundo semestre los haberes previsionales tendrán un mayor incremento con el cálculo actual que con el anterior.

"Con la nueva fórmula, el Gobierno va a tener un costo fiscal que no previó en absoluto", aseguraron especialistas a La Política Online. Además, añadieron: "La fórmula anterior, con la movilidad en marzo se tomaban las variables del año anterior. Y para la de septiembre se tomaba de enero a junio. En eso, como hay recesión, seguramente la recaudación se caiga. En septiembre se hubiera tenido una movilidad muy mala". 

El martes, el kirchnerismo mostrará las firmas que juntó para derogar la reforma previsional, porque creen que el tema no está cerrado todavía. Pero, según el peronismo "dialoguista", es algo que no tiene sentido tratar este año.

"En la nueva fórmula, el primer aumento se dio con la inflación de julio a septiembre, pero ahora se termina el año con una, inflación del segundo trimestre que es por lo menos de 25, con las paritarias que están cerrando en 15%. La inflación aproximada anualizada terminará en 27% aproximadamente. O sea que con el aumento anualizado del 27%, más el bono que se llevaron, terminan ganando más", señalaron desde este sector.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR