NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

Experto del MIT: "Es bastante shockeante ver el crecimiento de la deuda pública estadounidense y no hay mira que eso vaya a parar"

Experto del MIT: "Es bastante shockeante ver el crecimiento de la deuda pública estadounidense"

Estuvo de paso en Argentina el experto en Economía del MIT (Massachusetts Institute of Technology), Chester Spatt, que fue economista jefe de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.Además de abordar la situación de las Fintech, dialogó con iProfesional sobre la situación financiera mundial

Por Mariano Jaimovich
04.06.2018 05.48hs Finanzas

Las Fintech están generando un nuevo formato, y también desafí­o, para las transacciones financieras del futuro.

Al respecto, dí­as atrás estuvo en la Argentina, invitado por IDEA, el experto del MIT (Massachusetts Institute of Technology), Chester Spatt, Doctor en Economí­a de la Universidad de Pensilvania y economista por la Universidad de Princeton.

Además de tratar el tema de las plataformas financieras virtuales, Spatt lidera la investigación del Centro Golub de Finanzas y Polí­ticas sobre la regulación de los mercados financieros y las instituciones.

Incluso, este experto fue economista jefe de la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC), y hoy dicta clases de posgrado sobre regulación financiera, por lo que también dialogó con iProfesional sobre la compleja situación de los mercados mundiales.

-¿Cómo ve el sector de las Fintech a nivel mundial y qué desarrollo pueden tener?
Los desarrollos están creciendo y tienen mucho potencial. Pienso que hoy lo fundamental en este sector es el Blockchain, una plataforma que permite registrar los datos bajo una secuencia verificable y permanente, asegurada por criptografí­a, sin una autoridad central que controle, algo que posibilita la desintermediación y una mayor competencia. De esta forma, va a aumentar la capacidad de los participantes en el mercado de conectarse entre sí­ y trabajar.

-¿Piensa que los bancos tradicionales, tal como se conocen ahora, pueden llegar a desaparecer?
Yo no irí­a tan lejos, pero sí­ van a tener que cambiar lo que hacen o alterarlo. Es importante que aprendan las nuevas técnicas. De hecho, creo que los bancos van a ser los principales participantes que se involucren con el Blockchain.

-¿Cómo ve el desarrollo actual en base a nuevas tecnologí­as para fomentar la bancarización?
Creo que hay muchos bancos que están tratando de insertar estas nuevas tecnologí­as, y están intentando aprender del tema porque saben que realmente tienen mucha implicancia en sus modelos de negocio. A la larga va a haber un uso y dependerá también lo que quieran los clientes.

-¿Qué busca hoy un cliente en una Fintech?
Atraen en que ofrecen distintas formas de contratarlas, como por ejemplo pueden facilitar los pagos transfronterizos o de mantener los registros de las operaciones, aunque hay que tener mucho cuidado con el fraude, porque estamos recién en los comienzos, en especial, de las aplicaciones.

-Al respecto, ¿cuán vulnerables son estas nuevas tecnologí­as que implican el manejo de dinero?
Creo que como todo, al principio todo es vulnerable. Seguimos aprendiendo, tanto los reguladores como los innovadores. Es difí­cil predecir cuándo serán seguras porque es un proceso, que puede durar tranquilamente más de dos años. Por ejemplo, el desarrollo de Internet llevó más de una década en ciertos aspectos.

Al principio nadie querí­a comprar online, o tení­a miedo que le roben el número de la tarjeta de crédito en una transacción de este tipo. De hecho, un área que se hizo muy importante para Internet fue la venta de pasajes y reservas de hoteles. Y hoy prácticamente todo se puede comprar online.

En resumen, hay espacios o áreas que están más desarrolladas que otras, y no necesariamente son las Fintech, como es el caso de los autos que se conducen solos. Está la tecnologí­a lista para aplicarlo, pero lo que no está resuelto es el marco de las reglas para utilizarlo.

-¿Qué desafí­os tienen estas nuevas plataformas?
Hay que ser cuidadosos y ver los desafí­os regulatorios que habrá para conocer al cliente. Sí­ se deberá asegurar que estos medios no sirvan para apoyar actividades terroristas, o que no se tomen como un motor para evadir impuestos.

Otro tema fundamental es que muchas fintech fomentan el anonimato, ¿es bueno o es malo? Creo que es un poco las dos cosas. La gente quiere ser anónima, sobre todo ante el Estado, pero no quiere que las otras personas sean anónimas.

-¿Y cuál es el rol de los reguladores en este contexto?
Ante ello, los reguladores van a tener que tomar decisiones. El problema es que las autoridades siempre corren por detrás de los innovadores. Aunque estos últimos, al romper todos los esquemas, tampoco saben cómo reaccionará y evolucionará el mercado con estas tecnologí­as. Hay que ver el contexto.

-Hay muchas Fintech operando en el mercado, ¿qué aspectos de ellas considera que tienen mejor nivel de desarrollo?
Hay algunos modelos de negocios, como el global investing (asesores mundiales) y los del ví­nculo persona a persona, o entre pares, que son los que tienen mayor grado de avance. Hay ideas que están listas para implementarse y otras que van a llevar más tiempo.

-¿Cómo ve la separación que hay entre las fuertes regulaciones que tienen los bancos y la libertad que poseen las Fintech?
Es difí­cil determinarlo, va a depender de los modelos de negocios de cada uno, como ocurre en los préstamos entre pares, que es un esquema de fintech más similar al que emplea un banco, por más que no tome depósitos. Mientras que las inversiones automátizadas por determinada plataforma se parecen menos a un banco. El tema es ver hasta dónde se deben modificar las reglas.

-Ya que lo tenemos aquí­, y fue una alta autoridad de la SEC, ¿cómo ve la situación actual de los mercados a nivel mundial?
El contexto ha mejorado respecto a hace una década, en el que respondimos muy bien a ese desafí­o pero siguen habiendo otros en el campo de la estabilidad financiera, como que sigue alentando mucho la toma de riesgos y puede ser un problema también ahora. ¿Si un banco quiebra ahora tenemos manera de cerrarlo/liquidarlo de buena manera? Es un tema muy complicado de saber. En Estados Unidos se intentó abordar esta temática luego de la crisis, pero no se sabe si va a funcionar hasta que haya una nueva crisis.

Además las autoridades van a intentar confiar en los mecanismos y dejar que los bancos colapsen sin rescatarlos, pero el problema con la posibilidad de rescate es que alienta a los bancos a tomar demasiados riesgos porque confí­an en que los van a salvar.

El problema es que los inversores privados y los que tienen deuda piensan que el Estado los va a rescatar, prestan dinero a bajas tasas porque creen que van a estar protegidos. Entonces, los bajos intereses de los bancos son los que generan que se tome mas riesgo. Serí­a bueno que sea creible que los bancos no van a ser rescatados, pero no parece muy creible que ocurra.

-¿Piensa que puede volver a ocurrir algo similar a la crisis generada por los prestamos hipotacarios subprime?
Probablemente ocurra lo mismo, pero bajo otro formato. Quizás a través de deuda soberana, incluso afectando a paí­ses más grandes del mundo, como en Estados Unidos. Es bastante shockeante ver el crecimiento de la deuda pública estadounidense y no hay miras que eso vaya a parar. Lo importante no es el crecimiento absoluto, sino el aumento de la deuda respecto al tamaño de la economí­a.

-¿Ve una crisis cercana con este panorama?
Dificil saberlo. Ese es el problema de las crisis, que son difí­ciles de predecir. En 2006 nadie pensaba que iba a haber una crisis. De hecho se hablaba de una gran moderación en esa época. Exactamente lo opuesto de lo que ocurrió. Por el momento, en los últimos dos años, la volatilidad del valor de los activos ha sido bastante estable, y baja.

-¿Cómo evalúa la suba de las tasas de la FED?
Creo que es necesario el aumento de las tasas de interés porque fueron artificialmente bajas durante un perí­odo muy largo. Los fondos eran casi gratis. ¿Puede haber problemas en la transición? Sí­. Es decir, las polí­ticas de estí­mulos eran necesarias luego de las crisis, pero después hubo otras rondas de estí­mulos que tuvieron menos efectos del lado del beneficio y se hizo mucho más problemático sobre cómo resolver este tema.

-¿De qué forma puede afectar esta suba de tasas a los paí­ses emergentes como la Argentina?
Creo que sí­ los puede afectar. Creo que Estados Unidos no ha hecho un buen trabajo de internalizar algunas de estas consecuencias. La Fed se enfoca mucho en la economí­a local de EE.UU., pero sabemos que sus polí­ticas tienen importancia para todo el mundo, porque otros paí­ses tienen que adecuarse y responder ante eso. Este fue un problema histórico y Estados Unidos no lo ha podido resolver.

-¿Conoce la situación actual de la Argentina?
No lo suficiente para opinar, me siento más cómodo hablando del mundo.

-El argentino piensa y ahorra en dólares, ¿es tan seguro el dólar?
Probablemente. Hay un ejemplo interesante. En 2011, Standard And Poors bajó la calificación de la deuda estadounidense (cayó de AAA a AA). Entonces la gente pensó que los precios de los bonos del Tesoro iban a bajar, y que los rendimientos iban a aumentar. Eso pasó en los primeros minutos pero después, lo que realmente pasó, es que aumentó la deuda del Tesoro con esa caí­da en la nota. ¿Por qué pasó esto? Porque los mercados de capitales pensaron que el dólar era más riesgoso que antes y los inversores estaban interesados en invertir en activos más seguros, que eran los bonos del Tesoro. La ironí­a es que se debilitaron estos papeles y se hicieron más riesgosos pero, sin embargo, su precio subí­a, porque se seguí­a pensando que eran "seguros". Tal vez no estemos tan contentos con su seguridad, pero no hay otras alternativas.

-Con todo lo que ha mencionada, queda en el aire que puede haber una crisis económica en Estados Unidos y en el mundo...
Podrí­a, cuándo no lo sé. Yo me sentirí­a más seguro si la deuda estadounidense no estuviese creciendo más rápido que la economí­a. Por caso, hay muchas garantí­as de pensiones otorgadas, pero pocas están fondeadas. Está bien que los polí­ticos recompensen bien a los trabajadores del Estado, pero no quieren asumir el verdadero costo. Eso puede ser análogo a una crisis soberana. Algunos estados de EE.UU. son muy grandes y pueden tener problemas, como por ejemplo California o Nueva Jersey.

Son problemas verdaderos. Y ya es claro que el Gobierno Federal de EE.UU. no va a salir a rescatar a los estados, y ahí­ podrí­a ser una fuente de crisis. Ojo, hace diez años pensé que esto podí­a pasar y no pasó, pero de todos modos no veo que se estén tomando las medidas para frenarlo.-

Te puede interesar
Zoom Recomendadas