Vinos & Bodegas

Los enólogos evalúan la vendimia 2018: ¿qué estilo de vinos blancos y tintos hay que esperar?

04-06-2018 iProfesional reunió a un destacado grupo de enólogos, quienes analizaron en profundidad las características de esta última cosecha
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Por los problemas climáticos, principalmente en las zonas productivas de Mendoza, las vendimias 2016 y 2017 fueron dos de las más complicadas de los últimos cincuenta años, especialmente en términos de volúmenes.

Tras este revés que sufrieron desde pequeños productores hasta grandes bodegas, la cosecha que acaba de finalizar sin dudas marcó un punto de inflexión.

En parte, por la mayor cantidad: según datos del INV, la producción de uvas creció un 30% respecto de la del año pasado.

Además, los expertos destacaron la buena calidad generalizada que se ha logrado en los principales terruños de la Argentina.

"Inolvidable". Así resumió la última añada Silvio Alberto, jefe de Enología de Bodegas Bianchi.

En este contexto, iProfesional convocó a un grupo de reconocidos enólogos para que detallen qué estilos de vinos cosecha 2018 se verán próximamente en el mercado.

Silvio Alberto, jefe de Enología de Bodegas Bianchi (viñedos en San Rafael y Vista Flores)


Según el experto, la cosecha 2018 "va a pasar a la historia como una de las más recordadas por su calidad excepcional en los diferentes oasis del país. Destacándose en general los vinos por su frescura, de colores atractivos y profundos en los vinos tintos, muy buena acidez y concentración de fruta en los vinos blancos".

Alberto destacó el equilibrio en cuanto a la temperatura y las precipitaciones, si bien afirmó que hubo zonas puntuales del Valle de Uco y Luján de Cuyo que sufrieron un poco las heladas.

A la hora de proyectar los futuros vinos que disfrutarán los consumidores, el enólogo destacó que los tintos que están vinificando de Vista Flores y San Rafael se están luciendo por su gran concentración de color, fruta y estructura, gracias a su muy buena maduración polifenólica. "Son vinos golosos y con un gran futuro", resumió.

En cuanto a los blancos y a las bases de espumantes, resaltó que son "vinos frescos, de gran intensidad aromática y una frescura increíble, dada por la acidez alucinante".

"Cerramos una cosecha más, pero no una más. Desde mi punto de vista será una añada inolvidable, no sólo para Bodegas Bianchi, sino también, para el país en general", concluyó.

Pablo Cúneo, jefe de Enología de Bodega Luigi Bosca (viñedos en Luján de Cuyo y Valle de Uco)


A la hora de definir la vendimia 2018, Cúneo no dudó al afirmar que fue "excelente en términos de calidad y sanidad. Pienso que es una de las más sorprendentes de las que he vivido en mis años de trabajo en enología".

Respecto de la evolución del clima, aseguró que la temporada fue "muy favorable".

"La baja humedad y escasas precipitaciones aseguraron una sanidad perfecta de las uvas". Esto, sumado a temperaturas en general moderadas y buena amplitud térmica, permitió contar con un proceso de madurez muy activo, gracias al cual "las uvas lograron gran concentración de color, aromas y sabores".

En cuanto a la calidad de vinos cosecha 2018 que se podrán lograr, destacó -como factor común- sus colores muy concentrados y vivos, aromas frutales muy precisos y con buena madurez, que respetan las características varietales de cada cepaje. Al paladar, en tanto, son ejemplares potentes y untuosos, con taninos dulces y buena frescura.

"Pienso que va a ser un año recordado por la calidad, personalidad y equilibrio de los vinos", apuntó el jefe de Enología de Luigi Bosca.

En cuanto al comportamiento de las cepas blancas, resaltó un perfil un poco más maduro que el logrado en 2018, con un muy buen rendimiento.

"La madurez se dio de manera más anticipada, por lo que la decisión de fecha de cosecha fue determinante para lograr perfiles aromáticos, frescos y precisos. Los vinos blancos obtenidos son muy expresivos, de perfil frutal y equilibrio jugoso en boca", completó Cúneo.

Germán Di Césare - jefe de Enología de Bodega Trivento (viñedos en Luján de Cuyo, Maipú y Valle de Uco)


El expertó destacó de la última vendimia su sanidad y cantidad, especialmente en uvas tintas. En el caso de la bodega, finalizaron la cosecha con 35 millones de kilos de uva, un 18% más que lo proyectado inicialmente.

En cuanto al clima, resaltó que la vendimia 2018 "fue típicamente mendocina y más corta que años anteriores, con una excelente sanidad y volúmenes que superaron nuestras las expectativas".

A la hora de adelantar qué estilo de ejemplares llegarán a los consumidores, Di Césare afirmó que "veremos vinos tintos con mayor estructura, color y concentración en boca.

En el caso de Trivento, para mantener el estilo fresco y jugoso de nuestros vinos, realizamos cosechas tempranas que resguardan la acidez natural de las uvas y no fueron necesarias maceraciones prologadas".

En cuanto al Malbec, resaltó la calidad lograda en Agrelo: "Nos sorprendió por potenciar la elegancia y complejidad de Luján de Cuyo con energía y brío".

En cuanto a las variedades blancas, hizo hincapié en la calidad lograda especialmente en el Valle de Uco, donde tuvieron buena amplitud térmica y noches frías.

"De esta manera, conservamos el ácido málico de la fruta que articulará como centro nervioso en los futuros vinos blancos", concluyó.

Manuel González, jefe de Enología de Bodega Andeluna (viñedos en Gualtallary, Valle de Uco)


González afirmó que, para la bodega, "la cosecha fue excepcional en términos de calidad", mientras que en cantidad fue superior al año anterior. De modo que será recordada como una de las mejores de los últimos años.

El enólogo aseguró que "la sanidad de los frutos fue extraordinaria", gracias al comportamiento del clima y que la madurez se completó, a diferencia de otros años, en pocos días y adelantada. "A pesar de esto, las uvas se cosecharon con muy buen nivel de ácido málico, lo que se traduce en frescura", apuntó.

"Si tuviera que colocar un nombre a los vinos tintos 2018 sería: 'Textura elegante'. Este fue un año donde la expresión de la cordillera está totalmente plasmada en los vinos", apuntó, para luego agregar que fue una vendimia que "dio para el juego enológico y el disfrute", con maceraciones frías, fermentaciones con levaduras indígenas o comerciales y otras técnicas en bodega.

"Sin dudas, entre las variedades tintas, las estrellas son Malbec y Cabernet Franc. Logramos vinos auténticos, puros, de intenso color y aromas netos de cada variedad. Taninos de muy buena calidad sensorial, de gran volumen y estructura. Suaves y amables", sostuvo.

En cuanto a los blancos, resaltó su frescura aromática y sus buenos niveles de acidez. Este año elaboraron Chardonnay, Sauvignon Blanc y Torrontés.

"Estamos logrando vinos muy puros y varietales con expresión profunda y neta; son frescos, ligeros, angulosos, directos, francos, precisos y auténticos", apuntó González, quien definió la escencia de los blancos como frescura vibrante".

Fernando Piottante, enólogo de Bodega Dante Robino (viñedos en Valle de Uco, Maipú y Luján de Cuyo)


Según el experto, "el balance enológico para esta nueva cosecha es muy positivo por la calidad, sanidad y abundancia de las uvas recibidas que junto al trabajo mancomunado de todos los sectores involucrados, augura la obtención de excelentes vinos".

Desde la bodega destacaron que se obtuvieron excelentes uvas de Malbec, Bonarda y Cabernet Sauvignon, "con vinos de intenso color, matiz vivaz, concentración óptima y precursores varietales bien marcados".

En cuanto al Malbec de Perdriel, destinado a su línea tope de gama, Piottante afirmó que "se logró una excelente madurez en azúcar y acidez encerrada en granos con muy buena relación entre la pulpa y su hollejo, lo que permitió obtener un vino fresco y frutado en nariz".

En cuanto a las cepas blancas, el enólogo resaltó que se destacan por sus "aromas frescos y delicados, con marcados perfiles cítricos y minerales".

Francisco "Paco" Puga, enólogo de El Porvenir de Cafayate (viñedos en Cafayate, Salta)

En diálogo con iProfesional, Puga afirmó que "la cosecha 2018 va a ser recordada como una de las mejores añadas del Valle Calchaquí".

"El clima fue muy bueno ya que pudimos contar con algunas lluvias, unos 250 mm. Fue importante porque hacía unos cinco años que el régimen de precipitaciones no superaba los 100 mm", apuntó.

En cuanto a los vinos blancos que están logrando, el enólogo destacó su perfil aromático, que es bastante delicado, con presencias florales, algunas notas herbales y cítricas y buena frescura en boca.

Respecto de los tintos, afirmó que "hay una linda variedad de perfiles aromáticos y bocas.

Dependiendo del terroir, se acentuaron los taninos. Algunos resultaron más frescos y lineales y otros, provenientes de suelos más arenosos, se muestran más golosos.

Marcelo Miras, propietario y enólogo de Bodega Miras (viñedos en el Alto Valle de Río Negro)


Según el experto, que es un referente de los vinos patagónicos, la cosecha 2018 para la zona del Alto Valle de Río Negro "se presentó con un volumen menor y una excelente calidad de uvas, dándonos vinos muy interesantes".

"En la región patagónica, para el ciclo de esta vendimia tuvimos un invierno frío, una primavera normal, con algunas heladas y un verano con días más calurosos que la media. Todas estas condiciones, hicieron tener un rendimiento menor en los viñedos, respecto a los dos años anteriores", apuntó.

Respecto a las uvas tintas, afirmó que "lograron una excelente madurez, dando vinos muy frutados, de intenso color y muy buena estructura tanto para beber jóvenes como para los destinados a la crianza".

Las uvas blancas, en tanto, "tuvieron una muy buena acidez natural, otorgando vinos muy frescos, vivaces, con carácter varietal, típicos para la zona patagónica".

Nicolás Navio, enólogo de Bodega Patritti (viñedos en San Patricio del Chañar, Neuquén)


Según Navio, "esta cosecha fue muy buena, tuvimos un incremento del 30% y una mayor calidad que el año pasado, lo que es mucho decir, ya que el 2017 fue excelente.

Sobre la evolución del clima, destacó que este año fue "típico de la Patagonia Norte: seco, con vientos y verano corto, con una o dos semanas de mucho calor pero después días cálidos y noches muy frescas. Esto nos dio buena cantidad y calidad".
De los vinos tintos que están logrando resaltó "la fruta que expresan, la delicadeza y fineza en boca".

"Creo que para el estilo de vinos que se están consumiendo es genial esta condición. Esto nos da un indicio de la buena adaptación de los viñedos en nuestra zona, sobre todo para plantaciones del 2003", apuntó.

En cuanto a los blancos, afirmó que "encontramos muy buenos Chardonnay, con excelente acidez natural y aromas frescos del varietal. Esto es muy importante ya que en la Argentina se están tomando más vinos blancos y hay una tendencia de vinos rosados muy fuerte que tenemos que aprovechar".

SECCIÓN Vinos & Bodegas