Economía

La escala del dólar y la devaluación del peso le da un poco de aire a las exportaciones del vino argentino

14-06-2018 Tras dos vendimias escasas, la cosecha de este año fue más abundante y trajo cierto alivio. La suba del tipo de cambio le da más competitividad al sector afectado por la inflación local y el escaso margen para ajustar precios en mercados externos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La devaluación del peso da cierto respiro a la exportación de vino argentino, afectada por la inflación local y el escaso margen para ajustar precios en mercados externos.

Tras dos vendimias escasas, la cosecha de este año fue más abundante y trajo cierto alivio. Los precios de la uva, que se habían disparado en 2016 y 2017, no aumentaron este año. Pero los costos de insumos están en su mayoría dolarizados, en alza, y resta ver cómo quedarán en relación al tipo de cambio, señala El Cronista.

Por el momento las ventas no muestran signos de recuperación en ninguno de los dos frentes. El consumo interno sigue en baja. En abril, se redujo un 3,3% y acumula una caída de 1,6%, a 2,49 millones de hectolitros, según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Las botellas lograron revertir su pérdida y cerraron el cuatrimestre con un moderado pero alentador alza de 1%, mientras los tetra-brik cayeron 3,7 por ciento.

En tanto, las exportaciones no lograron levantar vuelo hasta abril, previo a la devaluación. Cayeron 7,6% ese mes y acumulan una baja de 3,5%, a 558.119 hl. En el caso de las botellas, el retroceso es incluso mayor, de 5,8%, según el INV.

Sin embargo, resta ver el impacto de la devaluación. "No necesariamente crecerán las exportaciones; si no se trabajó previamente bien con los mercados es difícil; el mundo está más cerrado, menos expansivo. La rentabilidad mejoró en el corto plazo por el tipo de cambio, afuera no se ajustaron precios. Pero es algo a analizar a largo plazo, ver cómo impacta en la inflación; la mayoría de nuestros costos están dolarizados. De todos modos, creo que no va a quedar atrasado", opinó al matutino Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina y director Comercial de Luigi Bosca.

"El segmento de u$s 26 a u$s 39 FOB (caja de 9 litros) no cae y ahí está el negocio de la Argentina, que perdió ventas en menos de u$s 26 FOB. Eso permitió posicionar al país por encima de Chile y Australia", agregó Arizu.

Hasta hoy, los costos de flete subieron 10%; las botellas de vidrio, más de 15%, y corchos, etiquetas y cajas, a la par del dólar. "Por eso no es posible mantener los precios del vino en el mercado interno; van a acompañar a la inflación", aclaró Arizu.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR