Actualidad

Nicky Harrison y Uptown: los bares que subieron la vara a la noche porteña cumplen años y revelan sus secretos

15-06-2018 Se trata de dos espacios ubicados en Palermo que permiten dos "viajes" en tiempo y espacio a Nueva York: uno, a la época de la Ley Seca, con el jazz como música de fondo; y el otro, a la escena urbana actual. Pero, además, ofrecen platos y tragos de nivel internacional
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Dos bares que marcaron a fuego a la noche palermitana cumplieron años: Nicky Harrison y UpTown, dos elegidos de los porteños que quieren escapar de la rutina diaria y "viajar" en tiempo y espacio a la Gran Manzana, sin pagar pasajes ni salir de Buenos Aires.

Nicky Harrison –o simplemente, "Nicky"– fue el primero en nacer hace cinco años. Andrés Rolando, uno de sus creadores, explicó a iProfesional que el objetivo de este bar "fue dar un salto de calidad en coctelería" en la noche porteña.

Y lo lograron. Ofrece la posibilidad de "beber diferente", con bebidas premium, ya que su carta incluye tragos con Absolute Elyx, Chivas 18 y otros destilados de primer nivel a precios accesibles en comparación con otros locales.

El nombre está inspirado en Nicky Harrison, un joven  rebelde estadounidense que con ayuda de la mafia crea un bar secreto detrás del negocio familiar para vender alcohol en la época de la Ley Seca sin que lo descubran las autoridades. "Surgió con la idea de llevar la experiencia de un bar oculto al 100%", recordó Rolando.

We were all found guilty. Prohibition created Nicky Harrison. Nicky Harrison gave us Speakeasies. Celebrating 5 years of prohibition... and all the good moments shared. . . . Todos declarados culpables. La prohibición creo a Nicky Harrison. Nicky Harrison nos dio los Speakeasies. Celebrando 5 años de prohibición... y de grandes momentos compartidos.

Una publicación compartida por The Harrison Speakeasy (@theharrisonspeakeasy) el 11 de Jun de 2018 a las 1:32 PDT

"Al principio, no teníamos ni redes sociales y aún hoy las fotos están prohibidas. No hacíamos publicidad ni prensa. La idea era que el 'boca a boca' tuviera la magia de que haya que buscar el modo de acceder a ese lugar. Creo que fue un boom porque fue un antimarketing que hizo que toda la gente tuviera ganas de venir", completó.

Es así como en el frente de Malabia 1764 funciona un restaurante descontracturado y elegante, con detalles japoneses que hacen honor su cocina: una fusión peruano-japonesa de sushi, ceviches, tiraditos y sabores que combinan elementos clásicos con sabores occidentales y novedosos. Y detrás, escondido, un bar con la mejor coctelería de autor, ambientado en la Nueva York de 1920.

Pero Rolando no se "quedó en el tiempo". Hace un año, en Arévalo 2030, abrió UpTown, inspirado esta vez en la escena neoyorkina actual. "La idea fue hacer un bar que esté en Buenos Aires y que la gente no pueda creer que está acá. Tenemos turistas que vienen y dicen: 'Esto no lo veo ni en mi propio país'", reconoció.

Partying like Uptown all year round! Celebrating our #1 anniversary in style.

Una publicación compartida por UPTOWN (@uptown.ba) el 9 de Jun de 2018 a las 2:08 PDT

En este caso, la idea era recrear un verdadero club de Nueva York". "Ese ambiente con música negra, hip-hop, también se creó y la gente lo adoptó muy bien. Es una opción donde no hay que pagar una entrada, podés pagar un cóctel a un precio más barato que un boliche y pasar la noche ahí", señaló el empresario.

Distintos e imperdibles
Nicky y UpTown son distintos. No sólo entre sí, sino también con respecto a otros bares de la ciudad de Buenos Aires. Y hasta de la región.

"En Nicky, el diferencial es que es 'experiencia total'. Es no saber que detrás del restaurante de sushi y encontrarse con un bar de los años '20, con música jazz, el aroma propio del lugar que es algo que la gente rescata, todos los muebles son de época, la madera, la boiserie", definió Rolando, quien sintetiza: "Es un viaje en tiempo y espacio".

En cambio, para el empresario, UpTown tiene como toque distintivo que ofrece un viaje a la Gran Manzana sin dejar Buenos Aires. "Se ingresa directamente desde la calle, se baja por las escaleras y te deja en una estación de subte de Nueva York", explicó Rolando. Y remató: "Por más que uno haya viajado o no, las ha visto en películas y documentales. Es una experiencia. Y estar en un segundo subsuelo, con música, DJ tocando. Es único".

"El diferencial de UpTown es que hay como un 360 entre comida, bebida y clima que es muy fuerte. Y Nicky lo que tiene es que es vanguardia en coctelería. Más allá de la comida, del sushi, que está entre los mejores de Buenos Aires y nos han visitado los mejores bartenders del mundo. Es un bar que, en tragos, es punta de lanza en Latinoamérica", agregó.

En efecto, Nicky Harrison fue elegido como uno de los mejores bares de la Argentina50 mejores bares del mundo por la revista Lonely Planet.

Además, el empresario se animó a recomendar los "imperdibles" de cada lugar, esos platos y tragos de la carta que uno no puede dejar de probar en ambos locales.

"En Nicky, como para acceder al bar primero hay que cenar en el restaurant. El imperdible ahí es una degustación de niguiris, hay uno sellado con manteca japonesa y toragayi que es lo más rico del mundo", comenta Rolando, quien recomienda "tragos clásicos que nunca fallan": un Old Fashioned o un Manhattan.

En cambio, en UpTown, el plato que sí o sí hay que probar es el lomo especiado. "Se asa durante mucho tiempo con especias y viene con papas caseras, huevo frito y morrón", comenta el empresario.

No es para menos: el chef ejecutivo es Dante Liporace, quien también lidera la cocina de la Casa Rosada, diseñó una amplia carta para degustar: chop suei en Chinatown, tagliatelle para Little Italy y las clásicas American ribs para Meatpacking district.

La coctelería no se queda atrás: el jefe de barra Luis Miranda guía un tour de tragos por el Central Park; con cocktails frescos y herbáceos; el Soho, con cocktails modernos y de vanguardia; y el Rockefeller Center, con cocktails con bebidas premium.

En este caso, Rolando recomienda: "Yo pediría el Paid Vacation Time, que es un trago muy fresco a base de vodka y jugo de piña".

SECCIÓN Actualidad