Finanzas

Después de 18, años, la familia Stuart Milne se va del Banco Patagonia

18-06-2018 De esta forma, el gigante financiero estatal del país vecino pasa a controlar el 80,38% del capital del Banco Patagonia, al que había ingresado en 2011 con la compra de un 58,97% en casi u$s500 millones. El resto del capital cotiza en la Bolsa de Comercio local
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La familia Stuart Minle dejó de ser accionista del Banco Patagonia al vender sus tenencias a los dueños del Banco do Brasil por un poco más de u$s200 millones.

Con esta operación, la entidad financiera del país vecino incrementa su participación en el capital de la institución bancaria local del actual 58,97% al 80,38 %, mientras que el resto seguirá cotizando en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Si bien no hubo información sobre las razones de la salida de los fundadores del Banco Patagonia, fuentes de la entidad descartaron cualquier vinculación con el actual escenario de volatilidad que sufre la economía argentina y las finanzas y aclararon que la operación había sido prevista en el contrato de compra firmado en 2010 por los ahora ex miembros minoritarios de la entidad y el Banco do Brasil. De hecho, en el acuerdo de accionistas del 12 de abril del 2011 se había rubricado esta posibilidad que ahora se concreta.

Se trata además de un buen negocio para los Stuart Minle si se tiene en cuenta que en ese momento se desprendieron del 51% del Patagonia por u$s479,6 millones y ahora dejan en manos de sus socios brasileños otro 21,42% del capital en u$s202,3 millones.

En concreto, el precio de ejercicio de la opción de venta es de u$s1,314 por cada acción hasta ahora en poder de Jorge Guillermo Stuart Milne; Ricardo Alberto Stuart Milne y Emilio Carlos González Moreno, quienes formaban parte del grupo de accionistas minoritarios y controlaban en conjunto 154 millones de títulos.

En forma particular, de esa cantidad de acciones Jorge G. Stuart Milne controlaba en 9,03%; Ricardo Stuart Milne otra cantidad similar, mientras que Emilio González Moreno llegaba al 3,3% De todos modos, la transacción debe ser aprobada por el directorio del Banco Central, cuyo presidente es Luis Caputo y que deberá analizar el deal en las próximas semanas.

En febrero pasado, circularon versiones sobre la posible venta del Patagonia a inversores extranjeros o locales. Incluso el Banco Macro confirmó haber realizado una propuesta económica que finalmente se cayó, sin embargo la entidad bancaria no había transparentado sus intenciones. Además, hubo cambio de presidente en la entidad brasileña, hecho que también ayudó a no cerrar la venta al banco de Jorge Brito. Es más, en el acuerdo con la familia Stuart Minle existía una clásula que le permitía a los accionistas locales la posibildad de ejercer opciones de compra y venta en forma conjunta con los brasileños.

Luego, las versiones fueron descartadas por las autoridades del gigante bancario estatal brasileño, desde donde se aseguró que el objetivo era mantenerse como dueños de la entidad local y seguir creciendo en la Argentina.

En la actualidad, el Patagonia figura entre los principales bancos del sistema financiero local y el ingreso del del Banco do Brasil le dio la posibilidad de sumar relaciones con empresas del mayor mercado del Mercosur y del resto de América latina que operan en ese país.

El banco nació de la continuación de una serie de entidades bancarias locales como el Banco de Río Negro, el Mercantil Argentino, Banco Caja de Ahorro y Lloyds Bank. Fue creado en el 2000, cuando la entidad financiera provincial de Río Negro cambió su denominación por la de Banco Patagonia.

Por su parte, la familia Stuart Milne figura en la lista de millonarios que todos los años elabora la revista Forbes con una fortuna de u$s760 millones. Además de sus negocios en el sistema financiero, participan en Degasa, un fondo inversor que posee marcas como Kentucky Fried Chicken (KFC), China Wok y Wendy´s, entre otras.

 

 


SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR