Politica

Carrió lo hizo de nuevo: se cruzó durísimo con la UCR, que la acusó de querer "destruir" Cambiemos

06-07-2018 La diputada dijo que a los radicales "los maneja desde afuera" y que ese es su "castigo por misóginos". La respuesta no fue menos ácida: "Lilita" a la alianza de Gobierno "le aporta menos que las propinas que deja", le dedicaron desde el partido. Le pidieron "seriedad" y "no un stand up permanente"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Elisa “Lilita” Carrió lo hizo de nuevo. La diputada de la Coalición Cívica y cofundadora de Cambiemos criticó a la UCR durante un encuentro que se realizó en la provincia de Entre Ríos y volvió a tensionar las relaciones en la alianza gobernante. Afirmó que a los radicales harán lo que ella diga porque "los maneja desde afuera" y que ése es su "castigo por misóginos". La respuesta no se hizo esperar. El cruce retórico, se descuenta, tendrá consecuencias internas.

Luego de que las palabras de Carrió se hicieran público, la UCR emitió una respuesta oficial en el que le reclamó que "respete a los socios de la coalición de Gobierno que ella pretende destruir". Doblando la apuesta, el partido que encabeza el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, le espetó que "hoy a Cambiemos (Carrió) le aporta menos que las propinas que deja".

"Somos un partido político nacional, soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro. No un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico", sostuvieron los correligionarios. Y agregaron: "Los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente".

En este sentido, los radicales le reclamaron a la diputada "respetar, de una buena vez, a los socios de la coalición de Gobierno que ella pretende destruir" y dispararon: "Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno nacional”.

Los socios radicales del PRO y la Coalición Cívica advirtieron además que "la frivolidad discursiva alimenta de manera peligrosa a la oposición".

Finalmente, le pidieron "que se abstenga de continuar con esta serie de declaraciones desafortunadas, que lamentablemente ya se han vuelto una costumbre suya". Y en referencia al Gobierno, resaltaron: "La respuesta no puede ser ya sabemos cómo es Carrió ".

 

El ataque de Carrió
El último jueves, en el Foro Anual Entre Ríos 2030, en la ciudad de Paraná, del que también participó el diputado nacional de la UCR por esa provincia Atilio Benedetti, Carrió aseguró: "Yo no quiero cargos. Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos, ¿no es así Benedetti?", lanzó Carrió mientras miraba a su par entrerriano, sentado en primera fila.

En medio de una risas tímidas y un aplauso que demoró algunos segundos en arrancar, la dirigente continuó: "Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro (del partido) que los maneja desde afuera ¡Es divino! ¡No saben!".

"Es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera", agregó la líder de la Coalición Cívica.

Benedetti pidió restarle "dramatismo" a los dichos de la dirigente de Cambiemos al ser consultado al respecto por el canal América, y sostuvo que la diputada hace un "monólogo" en el que "dice un montón de cosas, muchas importantes, y otras que están en la anécdota, incluso de broma".

"Son sus exabruptos a los que nos tiene acostumbrados", sostuvo Benedetti y agregó: "No es nuevo que la doctora Carrió tiene problemas con la Unión Cívica Radical. Me parece que responde a algún resentimiento o algún problema que haya tenido en su juventud, porque hizo referencia también a cuando ella en la organización partidaria se ocupaba de servir empanadas".

El diputado remarcó que Carrió "tiene un antiguo resentimiento con el radicalismo" porque "quizás a través de la estructura" de la UCR "no pudo llegar a proyectarse como ella quería" y, tras recordar que días atrás elogió al jefe del bloque radical de Diputados, Mario Negri, consideró que "esto forma parte de la personalidad contradictoria de ella".

Ante la escalada, Carrió pidió disculpas, pero a su manera. Lejos de calmar los ánimos, vía Twitter los agitó: “Mil disculpas Cornejo, es una vieja broma que hago hace 20 años, que hace reír a la gente, solo que quizás no la recordás porque en esa época estabas en el Kirchnerismo”.

 

SECCIÓN Politica