Autos iPro

Automotrices bajan las previsiones de venta a 850.000 autos y reclaman por la reforma fiscal para mantener inversiones

10-07-2018 Los patentamientos cayeron 18% en junio, un cimbronazo para una industria que hace dos años viene creciendo. En una entrevista con iProfesional, Federico Ovejero, vicepresidente de GM, analiza el mercado y resalta la importancia de cumplir con los cambios impositivos para concretar los proyectos
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los patentamientos de autos cayeron 18% en junio, un cimbronazo para una industria que hace dos años venía creciendo y que cerró el mejor semestre de la historia, con más de 500.500 autos.

Los problemas que se sumaron fueron variados y eso es lo que puso en estado de alerta al sector.

Por un lado, el incremento de precios tras la devaluación, que fue los primero en detener las operaciones.

Pero no es solo eso lo que preocupa a las terminales, sino que también juega en contra la recuperación más lenta de Brasil; la necesidad de ser más competitivos para ganar mercados; y la importancia de que se cumpla con la reforma fiscal (que algunos rumores indicaron que podría ser postergada) para que se concreten las inversiones que fueron anunciadas y que tuvieron en cuenta esos cambios tributarios.

En este contexto, y en medio del lanzamiento del Chevrolet Spin con las Cataratas del Iguazú de fondo, Federico Ovejero, vicepresidente de Chevrolet Argentina, explicó cómo vive el sector estos momento de cambios.

- Para comenzar, ¿cómo impactó esta modificación que se dio en el mercado en el último mes?
- Esto es algo que se venía dando hace bastante tiempo pero ahora se reflejó más. Hubo un gran stock de los concesionarios que se fue liquidando, en algunos casos se hizo con las nuevas listas de precios y en otros con las desactualizadas. Ahora, lo que está pasando, es que se están sintiendo más las subas en las nuevas listas de precios porque todas las terminales tuvimos que adoptarlas por lo que pasa en el mercado.

- ¿Previeron este cambio, con un dólar a casi $30?
Esto es algo que nadie podía prever. Las empresas hacen su plan un año antes y en ninguna se contempló un dólar al valor actual. Entonces, si pensamos que los autos argentinos tienen un 70% de insumos importados, es difícil mantener los precios a los valores que se venían aumentando y hubo que trasladar los mayores costos producto de la devaluación.

En Chevrolet fuimos los primeros que intentamos bajar el precio de los autos a principio de 2016. Muchos se quejaban porque decían que tirábamos abajo los valores, pero entendimos que había una posibilidad para que los consumidores accedan a más variedad de vehículos a precios competitivos. Pero también somos una empresa privada y como tal tenemos que ser rentables y tenemos que poder seguir funcionando con costos operativos que nos hagan competitivos. Por eso se fue trasladando a precio una parte importante de la devaluación.

- Si bien el dólar a $30 parece impensado, sucede que cuando pasa un tiempo el mercado y los consumidores se terminan acostumbrando a estas cosas. ¿Ven esta cambio como pasajero, incluida la caída en las ventas de junio, o creen que llevará un tiempo volver a los ritmos que tenían?
- La ultima previsión de Adefa fue de 850.000 vehículos para este año, cuando al arranque de 2018 se pensó que estaríamos arañando el millón de autos.

Acá hay muchas variables que dependen de nuestro país y del mundo. Hay una situación a nivel internacional que nos afectó más que a otros y que llevó a todas esta situación; pero también hay un Gobierno con determinación y voluntad de cambiar el temporal y esperamos que así sea.

En cuanto a la recuperación, tengamos en cuenta que estamos muy por encima de los 650.000 de 2015. En el caso de Chevrolet apuntamos a mejorar las ventas. En cuanto a sector esperamos unos 850.000 autos.

Impuestos en la mira
Además de la situación actual donde el dólar copa todos los titulares, un tema que siempre preocupa a las automotrices son los impuestos, ya que con una carga de 56%, uno de cada dos autos se van en tributos.

Pero ahora no es solo eso, sino que hay una necesidad de que se sancione rápidamente la Reforma Fiscal, de la cual algunos rumores indicaron que podría postergarse.

Para las automotrices no sería una buena decisión, ya que en base a los futuros cambios es que se definieron muchas inversiones en el sector.

En este sentido, Ovejero explicó que "del Gobierno tomó una decisión muy importante que fue impulsar la ley de reforma fiscal y con eso mejorar la situación impositiva del sector automotriz. Hay algunas voces, algunas provincias, que hablan de postergarla, lo que sería perjudicial para las automotrices y los proyectos de inversión que se están analizando en este momento", comentó.

Luego confió en la intención del Gobierno de seguir trabajando en la misma dirección. "En nuestro caso, la reforma ha sido muy bien recibida en la casa matriz pero necesitamos que se aplique. Sabemos que Macri está determinado a no postergarla y esperamos que así sea, por el bien del país también porque hay muchas inversiones atadas a la reforma fiscal".

Chevrolet fue una de las últimas automotrices en anunciar una gran inversión en la planta de Rosario para fabricar un nuevo modelo, de u$s500 millones. Allí también se produce el Cruze, un sedán y hatch mediano que se convirtió en uno de los más vendidos de la industria.

Después de la marca del moño, fue el turno de Volkswagen, que destinará u$s650 millones a la planta de Pacheco para producir un nuevo SUV y otros u$s150 millones a Córdoba para cajas de cambio.

Nissan, por su parte, junto con Renault y Mercedes Benz, están finalizando un desembolso de u$s600 millones en Córdoba para fabricar tres nuevas pick ups, mientras que Fiat, según se anunció a nivel global el grupo FCA, también podría tener un nuevo desembolso para el país.

Según Ovejero, es clave seguir adelante con los planes para que todas las inversiones se concreten.

"La última inversión estaba planificada para Brasil y logramos traerla a la Argentina con mucho esfuerzo y con el liderazgo de Carlos Zarlenga de mostrarle que era negocio una planta en la Argentina. Además estamos peleando nuevas inversiones, y todas contemplan la reforma fiscal", comentó el directivo.

En cuanto al futuro de la marca, explicó que hay una previsión de menos ventas que se analiza mes a mes pero siguen con metas muy altas y por eso apuestan a nuevos lanzamientos. Entre ellos están la nueva Spin y Equinox, que llegará en septiembre.

El objetivo es seguir siendo competitivos para mantener los niveles que tenían previstos, pero en un contexto más desafiante tanto en la Argentina como en Brasil, donde también hubo una devaluación importante y creen que la recuperación puede tardar un poco más.

Otro de los temas que respondió Ovejero fue sobre producción y exportación, teniendo en cuenta que los cambios de contexto no solo influyen en las ventas locales.

En este sentido dijo: "Por ahora mantenemos los mismos niveles de producción que teníamos previstos y Brasil está traccionando lo que se esperaba, lo cual es muy importante. Diría que en ese sentido mantenemos las mismas proyecciones y seguimos invirtiendo en producir vehículos para exportar.

Consultado sobre la posibilidad de exportar a nuevos mercados, aclaró que "en la medida que sigaos siendo más competitivos lo vamos a ir logrando, de hecho nosotros cuando integramos las operaciones de Brasil y la Argentina en una sola unidad de negocio se buscó ser más competitivos, tomar decisiones más rápidas en asignación de recursos, decisiones burocráticas que antes tenían que acordar el presidente de un país con el del otro en un mercado que está totalmente integrado", explicó.

También el tema integración es tratado con los Gobiernos de ambos países. "Es importante que el Mercosur se comporte como una verdadera unidad aduanera. Brasil ya operaba con el sistema del operador económicamente autorizado, una figura que permite a las empresas evitar controles fronterizos y que se hagan en las plantas de las empresas. Eso reduce los costos de logística por sobre stock, optimiza tiempos, no hay que estar atado a temas como por ejemplo que haya un paro en aduana y se demore la mercadería", comentó Ovejero.

Por otro lado, explicó que eso Argentina ya lo está implementando con algunas empresas, una de ellas Chevrolet.

El otro planteo que se realizó en conjunto con Adefa es un principio que es la armonización de normas técnicas entre Brasil y argentina. "Hoy somos un mercado común y tenemos regulaciones técnicas en materia de seguridad y emisiones diferentes, entonces eso provoca que un mismo vehículo que se fabrica para la Argentina y Brasil tenga que tener más de 200 piezas diferentes, con lo cual se genera un sobrecosto importante. Esas cosas las estamos trabajando para llegar a un acuerdo", comentó el directivo.
  
"Esas medidas, además de la reforma tributaria y mejorar la logística también van a ayudar al sector a convertirnos en un país exportador a más destinos del actual y ganar competitividad", finalizó Ovejero.

SECCIÓN Autos iPro