NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Recreo

El increí­ble caso de los trillizos a los que separaron al nacer para usarlos en un experimento cientí­fico

El increí­ble caso de los trillizos a los que separaron al nacer para usarlos en un experimento

Cuando estaban en la universidad se encontraron por casualidad y comenzaron a rearmar su historia. Uno de ellos se suicidó en la década del 90

18.07.2018 08.37hs Recreo

Los trillizos Robert, David y Eddy nacieron en los suburbios de Nueva York en julio de 1961. Fueron separados al nacer y entregados en adopción a tres familias distintas para ser objeto de un experimento cientí­fico.

Los tres niños crecieron sin saber que tení­an hermanos idénticos, hasta que casualmente un dí­a, se enteraron de la verdad.

A los 19 años, Robert Shafran fue a su primer dí­a de clases en la universidad, cuando se dio cuenta que lo confundí­an con otro estudiante llamado Eddy Galland. Decidió contactarlo para saber qué estaba pasando.

"Sus ojos eran mis ojos y mis ojos eran los suyos. Era verdad", contó luego según la BBC. Y mientras descubrí­an que eran gemelos, una fotografí­a de los dos estudiantes en un periódico llegó a las manos del tercer hermano, David Kellman, y el rompecabezas comenzó a tomar la forma real de su historia que luego fue retratada en el documental Three Identical Strangers (Tres desconocidos idénticos), de Tim Wardle, actualmente en cartelera en Estados Unidos.

Cuando los jóvenes se vieron en persona por primera vez estaban profundamente emocionados.

"Todo era nuevo, todo era celebración. Por primera vez nadábamos juntos en el océano o nos subí­amos a una montaña rusa", explicó David Kellman a la BBC. "Nos sentí­amos como niños, porque no habí­amos tenido una infancia juntos. Fue muy divertido", contó.

Los trillizos se convirtieron en un fenómeno mediático, luego de aparecer en varios programas de televisión y en una pelí­cula en la que actuaba Madonna. Llegaron incluso a abrir un restaurante juntos.

Un experimento secreto

Todo parecí­a ser una historia de desencuentros, hasta que salió a la luz pública que la separación de los trillizos no fue casual. Muy por el contrario, los niños formaron parte de un oscuro experimento social tramado secretamente.

La ahora extinta agencia de adopciones Louise Wise, asignó una familia distinta a cada recién nacido, para que formaran parte de un estudio desarrollado por el Child Development Center, organismo que más tarde se fusionó con la organización Jewish Board.

La investigación era un proyecto del psicoanalista de origen austrí­aco, Peter Neubauer, quien en esos años estaba a cargo del Child Development Center.

Su plan era investigar de qué manera influye la genética y la crianza en el desarrollo de las personas cuando crecen en ambientes socioeconómicos distintos.

Para eso, Neubauer y su equipo, llevaron a cabo un periódico seguimiento de los niños a través de los años y nunca revelaron a las familias el verdadero objetivo de la investigación.

Cuando finalmente los trillizos se enteraron del secreto plan del psicoanalista, lo criticaron duramente, catalogando el estudio como "cruel" y comparándolo con los experimentos sociales llevados a cabo por los nazis.

"Me siguieron cuando era bebé, cuando era niño, y un dí­a le dije a mi madre que no me gustaba que esas personas fueran a hacerme preguntas", dice Shafran.

"No sé por qué decidieron hacer esto, no puedo verlo como algo humano. No podés jugar con las vidas humanas. Tení­amos que estar juntos y nos separaron por motivos cientí­ficos", agrega.

Antes de morir en 2008, Neubauer dejó la información del estudio guardada en los archivos de la Universidad de Yale, con el acceso restringido hasta el año 2065.

El director del documental cuenta que el experimento fue inicialmente mantenido en secreto para asegurar la efectividad de los resultados de la investigación.

Pero cuando los hechos salieron a la luz pública, "hubo mucha vergí¼enza entre los que participaron e intentaron esconderlo", dice Wardle.

Aunque se desconocen las razones, uno de los trillizos, Eddy Galland, se suicidó en la década de los 90.

Sus hermanos, creen que este tipo de investigaciones con humanos no deberí­an volver a realizarse porque traspasan los lí­mites éticos de los estudios cientí­ficos y los derechos básicos de las personas.

El documental ganó un reconocimiento especial del jurado en el último Festival Sundance y está previsto que en los próximos meses sea estrenado fuera de Estados Unidos.

Te puede interesar
Zoom Recomendadas