01.11.2014 Buenos Aires, Argentina.
Finanzas
Jueves 03 de Mayo de 2007 11:01:00
Se puede invertir en tasas y ganar 10% en dólares, con bajo riesgo
03-05-2007 La tendencia en el sistema financiero indica que las tasas seguirán en baja o estables. Los analistas sugieren tasas fijas, que se mantienen altas. De combinar el rendimiento de un bono del Central a tasa fija con un futuro del dólar que se exhibe estable otorga fuertes rendimientos en dólares
Reciba noticias en su e-mail
Temas:

No en muchos mercados del mundo se puede ganar un 10% en dólares en apenas nueve meses y con un riesgo prácticamente nulo. La Argentina es uno de esos mercados, aún cuando las tasas de su sistema financiero estén recortándose sensiblemente.

Si hoy un inversor compra por ejemplo una Letra del Banco Central (LEBAC) a 260 días, y aplica ese monto, con más el rendimiento que paga el título, de 10%, a un futuro del dólar, en la medida en que los futuros de la divisa no muestran casi variación, estará obteniendo esa misma rentabilidad en "verdes".

La operación es una de las estrategias para sacar provecho de las tasas fijas que recomiendan los analistas de Itaú Asset Management.

En una reunión con grandes inversores, los especialistas expusieron su punto de vista sobre la evolución de las principales variables del sistema financiero y de la macroeconomía.

Escenario financiero
Luciano Maria, head de carteras de inversión, subrayó el proceso de caída en las tasas de interés que se está dando en el sistema.

Comparativamente, recordó, en los últimos meses los títulos del Banco Central pasaron de pagar tasa Badlar más 400 puntos (cuando la Baldar estaba en 9%) a Baldar más 150 puntos (con la tasa a 7,75%). O sea: cuando antes pagaban 13%, ahora pagan 9%.

¿Por qué? "Porque sobran los pesos", dijo Maria. Hasta los últimos meses del año pasado, préstamos y depósitos crecían por igual. Lo que ahora se está viendo es una "avalancha de depósitos", de casi $10.000 millones, contra préstamos por $5.000 millones. Los bancos no necesitan pesos, y por eso pagan menos por ellos.

"A pesar de que el Central pueda decidir una suba de los encajes (la plata que los bancos deben mantener inmovilizada), no prevemos que esta sea demasiado agresiva. Por eso no vemos a las tasas subiendo. Y en un escenario de tasas variables estables o reduciéndose, hoy recomendamos aprovechar el nivel de las tasas fijas", señaló.

La combinación de este factor con las previsiones de un dólar estable a lo largo de lo que resta del año, por imperativos políticos, por las elecciones, es lo que habilita la primera recomendación de los analistas.

Los bonos
La segunda tiene que ver con los bonos. Con las tasas del sistema en baja y el nivel de inflación en equilibrio, la tasa de interés real ha vuelto a ser negativa. "Unicamente encontramos protección contra la inflación real en el tramo medio de la curva de títulos públicos con CER, que están rindiendo entre 13% y 14%", señaló Maria. Entre los papeles señalados: el PRE9 y el PR12.

En cuanto al escenario macro económico, Marcelo Nicoletti, economista jefe de Itaú Asset Mgt., advirtió que el gran desafío que se enfrenta es cómo llevar el crecimiento a un ritmo sostenible en el mediano plazo, del orden del 4%/5%,  sin desencadenar un comportamiento de crisis. "Creemos que la construcción podría ser el sector que más podría contribuir a ese desaceleramiento", dijo.

Nicoletti exhibió gráficos que desmienten que la economía no esté recibiendo inversiones. "Estamos muy cerca de alcanzar los niveles de inversión que había en los mejores momentos de la convertibilidad", constató.

"La Argentina no va a tener problemas de inversión para sostener un crecimiento de mediano plazo del orden del 4%/5%", agregó.

"Un peso o un dólar valen lo mismo si vienen de un inversor de afuera o de un inversor local. Digo esto porque lo que está pasando es que hoy la Argentina se está financiando con ahorro interno, y todavía le queda margen. Esto es muy importante porque significa que el financiamiento no es apalancado, lo que se traduce en una mayor protección ante un eventual shock externo", se explayó Nicoletti.

Pleno empleo
Otro de los factores que se indicaron como los posibles "motorizadores" de una desaceleración de la economía, que empezaría a registrarse en el 2008, es el mercado laboral.  En dos años, estiman en el Itaú, podría alcanzarse un nivel de pleno empleo, esto es: una tasa de desempleo del orden del 6% al 8 %. Este escenario daría pie a una más intensa puja salarial, lo que a su vez se traduciría en menores márgenes de ganancia para las empresas. "La caída de la rentabilidad corporativa va a ajustar la economía", aseguró Nicoletti.

Coincidentemente, en los últimos trimestres se está registrando un aceleración en el ritmo de incremento de los salarios informales.

Sobre el final, Maria sintetizó el view macro de la administradora de fondos: "no creemos que vaya a haber una desaceleración por falta de inversiones en fierros, porque esas inversiones están; lo que creemos es que la desaceleración va a venir por la falta de gente y por la puja salarial en el mercado de trabajo".
 

Ezequiel Alemian
ealemian@infobae.com

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter