24.09.2014 Buenos Aires, Argentina.
Negocios
Lunes 19 de Octubre de 2014 07:12:00
Campos argentinos: cuánto cuesta la hectárea y qué negocios afloran para 2010
19-10-2009 El retorno de las lluvias potencia las principales zonas agrícolas y ganaderas. Y ese factor ya se siente en el valor de las tierras, que dejaron de abaratarse. También se recupera el arrendamiento, cuyos precios cayeron 30% este año. La cotización de los campos, en las principales áreas del país
Reciba noticias en su e-mail
Temas:

Lo copioso y recurrente de las últimas lluvias vuelve a llenar de brotes verdes las principales zonas agrícolas y ganaderas de la Argentina. Y es a partir de ese panorama que hasta los siempre escépticos productores ya modificaron sus perspectivas de producción: prevén que la cosecha aumentará, durante 2009, hasta un 30% respecto del año pasado.

Así, la campaña 2009-2010 totalizará entre 80 y 83 millones de toneladas en contraposición a las 60 millones que, sequía mediante, dejó como resultado el lapso anterior.

Este cambio en la tendencia climática, que hizo de la mayor parte del país un área sembrada de pastos secos y vacas muertas, también comenzó a hacerse sentir en el mismo valor de la tierra, que hasta hace unos meses venía en declive y ahora aparece congelado.

Este es el caso de los campos de la denominada "zona núcleo", el tramo geográfico comprendido entre el sur de Santa Fe y el norte de la provincia de Buenos Aires, que el año pasado se cotizaban por encima de los u$s16.000 la hectárea y a principios de 2009 pasaron a valer alrededor de u$s13.000. Hoy –a poco de finalizar el año– se mantien en esos niveles.

Como contrapartida, según comentó a iProfesional.com Pedro Nordheimer, director de la comercializadora de tierras homónima, "el precio del arrendamiento cayó un 30% desde que comenzó 2009". Por su parte, para la Compañía Argentina de Tierras (CAT) el descenso fue menos brusco y orilló el 15 por ciento. 

"Eso se debe, en gran medida, a que no hay tanto interés por arrendar. Los insumos están caros, y fue mucha la gente que dejó los campos que tenían alquilados", aseguró Nordheimer.

Según el entrevistado, en lo que va de 2009 también se dieron diversos "retoques" en los contratos de alquiler ya rubricados. "Obviamente, los retoques son hacia abajo. Se nota mucho tanto en la zona más fértil (denominada "núcleo", entre el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires) como en el resto del país", aseguró.

Para graficar, el especialista sostuvo que en esta zona núcleo "un campo para producción agraria que valía 20 quintales (2.000 kilos de producción por hectárea) con el correr de los meses pasó a ofrecerse a un precio de 16". Y dijo que "esta rebaja se nota de una manera más amplia en los campos destinados a la actividad ganadera".

El arrendamiento aparece, entonces, como una de las grandes oportunidades que se les abre a los inversores que apuestan a la producción agropecuaria.

A pesar de esto, un consultor que prefirió mantenerse en el anonimato aseguró que "el alquiler no ha dejado de ser una opción interesante. Además, se prevé un 2010 mejor encaminado en cuanto a operaciones y, también, producción", argumentó un consultor que prefirió mantener el anonimato.

La tierra como oportunidad
A la par del arrendamiento, la adquisición de la tierra ofrece –a los ojos de los analistas– "un seguro similar al que en la ciudad otorgan los ladrillos".

"Son inversiones seguras. Si bien los precios bajaron hasta un 10% este año, lo cierto es que hay tierras que en 1991 costaban u$s240 la hectárea y ahora ese mismo espacio se cotiza a u$s3.000", indicó Nordheimer.

"Hay campos que en diez años subieron su valor hasta en un 200 por ciento. Basta ver los que están distribuidos en la zona núcleo. Hoy en la zona de Firmat, por ejemplo, la hectárea está muy cerca de los 15.000 dólares", expresó.

Respecto de los precios en las áreas geográficas más importantes de la Argentina, este es el detalle:


"La baja que tuvieron los campos este año no revirtió la falta de operaciones compraventa. En comparación con el año pasado, la venta disminuyó un 40 por ciento. Esto sucede en casi todo el país, aunque la menor comercialización se siente todavía en las zonas con menos lluvia, como pasa en Bahía Blanca", ejemplificó Nordheimer.

¿El retorno de las lluvias elevará el valor de los campos? Otro especialista consultado por iProfesional.com descartó la incidencia directa de este factor.

"No tiene nada que ver. Sí modificará en el corto plazo el valor de los cereales y la soja. Y probablemente mantenga frenada la caída en los precios de la tierra, pero es poco probable que de acá a 2010 suba el precio de los campos. En todo caso, beneficiará a quienes arriendan", dijo.

La suerte de alquilar
El alquiler de la tierra vuelve a ser negocio a partir de la profunda recaída que tuvo la demanda en el primer tramo de 2009. El surgimiento de nuevas pautas a nivel contrato, la posibilidad de pago a porcentaje, y el cobro del alquiler en cuotas y no por adelantado que implementó el grueso de los propietarios, forjó un terreno fértil que ahora suma competitividad a partir de la disminución de la sequía.

En esa dirección, Luis Cañete, ejecutivo de Agro Inmobiliaria, firma ubicada en la ciudad Concordia, explicó que "el arrendamiento se achicó de tal manera que hoy los campos de 7 quintales cuestan como si produjeran 5".

El ejecutivo aseguró que ahora son comunes los contratos del tipo "precios más bajos, a menores rindes y, por supuesto, con convenios menos duraderos". "Incluso los alquileres se han rebajado dentro de contratos ya firmados", dijo.

Con el retorno de la lluvia como paraguas protector, la comercialización de campos busca reactivarse tras afrontar uno de los períodos económicos más complicados. Los brotes verdes, sostienen las voces del segmento, están. Resta esperar que el agua que ahora vuelve a caer no sea sólo una efímera tormenta de verano.


Patricio Eleisegui
© iProfesional.com

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter