Vinos
Jueves 25 de Marzo de 2010 06:43:00

¿Cómo elegir el vino tinto "ideal" según la ocasión?

25-03-2010 Frente a las góndolas repletas de botellas, siempre aparece la misma duda: ¿qué vino llevar? Desde el Centro de Enólogos de Buenos Aires brindan una serie de recomendaciones para tener en cuenta y lograr el maridaje ideal. Además, algunos tips para servirlo y disfrutarlo en toda su plenitud

Reciba noticias en su e-mail
Temas:
A la hora de ingresar al mundo del vino como consumidor y tratar de entender de qué se trata esta bebida de la que tantos hablan, a la que tantos le rinden culto, deberíamos primero tomar algunos recaudos para nuestro inicio.

Esta es la bebida que demora a la gente en las góndolas mirando una y otra botella, la que giran para leer la contretiqueta y luego toman otra y así durante un rato hasta encontrar una dentro de ese universo de opciones. Pero ¿qué buscan? se pregunta aquél que no conoce pero que le gustaría hacer su primera compra para empezar a probar a partir de una buena decisión.

Si esta es su hora para ingresar, entonces deberá tener en cuenta algunos consejos: el primero es que el vino no es para apagar la sed, es para disfrutarlo junto con la comida pero siempre con una copa de agua en la mesa.

El vino en su composición y más allá de la variedad que se elija es una bebida ácida por naturaleza, por lo tanto es muy probable que su paladar no esté acostumbrado a estos sabores y a sus aromas, para lo cual lo mejor sería que los primeros vinos que adquiera sean de buena calidad, porque de lo contrario estaría queriendo aprender algo de un producto que no tiene nada que enseñarle. Un mal comienzo lo puede llevar a tener impresiones no merecidas y declinar en su primer acercamiento.

Darle al paladar el tiempo necesario para que se acostumbre a estos nuevos sabores es la clave para poder entender al vino y esto no se logra en un día, ni tampoco tomando en cantidad. Degustar, saborear y tratar de reconocer que sabores nos está proponiendo, si son frutas, flores, especias, tabaco, chocolate… en fin. Algo que nos esté ofreciendo.

Dentro de los tintos hay un abanico que se abre y nos ofrece varietales, genéricos, blends, reserva, tintos jóvenes, tintos con madera y a su vez las diferentes zonas vitivinícolas con sus potenciales diferentes para lograr aún de una misma variedad matices distintos; más frutados, más herbáceos, más ácidos, con más graduación, etc. Además, hay que considerar que cada bodega diseña sus vinos para sus líneas de productos con perfiles que apuntan a consumidores diferentes.

Respecto de las variedades recomendadas para un comienzo, y dado que el asado es una de las prácticas gastronómicas más difundidas, lo mejor sería un Malbec... un Malbec joven con una buena temperatura de servicio –18 grados–.

Recuerde que cuando decimos que los tintos se toman a temperatura ambiente, hace falta aclarar que en invierno es una y en verano es otra. Un día de pleno verano con una temperatura de 28 grados si dejamos un tino en la mesa, ¿adivine a qué temperatura tomara la segunda copa?

Aproveche las bondades de un Malbec joven sin madera, que brinda una sensación de dulzura por las características de la variedad y vaya incorporándolo en la comida en forma paulatina y disfrute los sabores que le brinda.

Si sólo queremos disfrutar una copa de vino fuera de una comida con algún canapé o un tapeo liviano el Pinot Noir es una variedad que lo va a sublimar precisamente por su delicadeza en boca y sus perfumados aromas.

Para acompañar pastas hay que estar atento porque la salsa es lo que va a determinar qué vino acompañara mejor el plato: si hablamos de una salsa fileto o una salsa rosada podríamos pensar en un vino de corte joven frutado porque estamos ante una salsa que es liviana y este vino no opaca el plato.

En cambio, si se tratara de una salsa potente del tipo putanesca que lleva anchoas y aceitunas, va muy bien con un Tannat que es una variedad potente con mucho cuerpo que puede sostener y realzar el plato.

Si la pasta es rellena del tipo sorrentinos de muzzarella y jamón bien lo podría acompañar con un Merlot. Cualquier pasta con salsa de cuatro quesos estaría bien acompañada con un Tempranillo. Si su preferencia en salsa es el pesto entonces le recomendaría un Bonarda. Pero si tanto la pasta como la salsa tuvieran algo de ahumado, curry, champiñones, girgolas o panceta entonces el Syrah seria su mejor opción.

Le sugiero que cualquiera sea el vino lo tome en copa y no en vaso y notará la diferencia cuando su sabor se abra y los aromas lo abracen cada vez que la copa se lo acerque. El vino es un placer... descúbralo.

Alejandro de Oro
Sommelier
Centro de Enólogos de Buenos Aires
Aráoz 1195 – 4774-8002
www.centroenologos.com
info@centroenologos.com
(c) iProfesional.com

Reciba noticias en su e-mail