Management
Salarios: rige la "temporada alta" de aumentos y varios perfiles cotizan en alza
26-04-2010 Abril es clave. Porque es el mes elegido por la mayoría de las empresas para otorgar mejoras. Y el número "mágico" ya está definido. Además, el actual contexto inflacionario hizo que recobren protagonismo algunas posiciones. ¿Cuál es el escenario y qué puestos son los más demandados?
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Si a usted su jefe aún no le comunicó un aumento salarial, no desespere. Todavía está a tiempo de hacerlo. Es que, desde marzo y hasta mayo, el 70% de las empresas locales se encuentran en plena tarea de ajustar los sueldos de sus ejecutivos y profesionales.

Claro que los incrementos que, por estos días, las compañías anuncian a su personal fuera de convenio (profesionales, analistas, jefes, supervisores, gerentes y directores), están lejos de empatar -y ni que hablar de superar- la inflación real, la del supermercado.

Y a sólo cuatro meses de iniciarse el año, todos los analistas consultados por iProfesional.com anticiparon que en 2010, quienes no estén bajo los paraguas sindicales volverán a ver como se diluye su poder adquisitivo, en un contexto de aceleración de precios que no muestra señales de apaciguarse.

Arrancó la temporada alta
En promedio, los ajustes -sondeados recientemente por la consultora Towers Watson, entre 150 empresas líderes representativas de las distintas industrias de la economía- rondan el 16 por ciento.

"Las subas que se están anunciando van a quedar muy por debajo del costo de vida real previsto para este año, por lo que se seguirá perdiendo poder adquisitivo. Y nuevamente se profundizará el solapamiento salarial entre el personal sindicalizado y aquellos que no lo están. Así, la pirámide se achata cada vez más", advirtió Marcela Angeli, directora del área de Capital Humano y Data Services de Towers Watson.

Desde Hewitt, Florencia Deverill, senior manager del área de Talent & Total Rewards Consulting, coincidió: "En 2010 la gente fuera de convenio no va a tener los mismos incrementos que los sindicalizados".

Consultada acerca de cuáles serán las variables que este año direccionarán las subas de los ejecutivos y profesionales, Angeli citó dos: el mérito y el mercado.

Y Deverill confirmó que "esta época es la más fuerte para los ajustes porque, además de verse obligadas a reconocer el incremento del costo de vida, las empresas ya tienen los resultados de las evaluaciones de desempeño de cada empleado, una variable que pesa mucho a la hora de dar los incrementos".

El ajuste por inflación no entra a la cancha
Según el consultor Bernardo Hidalgo, director del grupo de Recursos Humanos homónimo, "las empresas actualmente no recomponen tomando como referencia la inflación para el personal fuera de convenio y éste es uno de los motivos por el que siempre los salarios quedan tan rezagados".

En diálogo con iProfesional.com, Hidalgo descartó en el corto plazo la posibilidad de ajustes por inflación para los ejecutivos y profesionales. Además de un tema de costos, las compañías no recurren a este mecanismo porque, si así lo hicieran, le estarían dando una señal al personal fuera de convenio que son los sindicatos los que manejan los salarios y no la méritocracia.

"De darse este escenario, un gerente de finanzas va a estar más pendiente de la negociación de Moyano que de su propio desempeño", ejemplificó el especialista en compensaciones.

De acuerdo a los últimos datos de Towers Watson, por estos días los empresarios están utilizando entre el 90 y el 95% del presupuesto que tienen aprobado por sus directorios o casas matrices.

De cara a los próximos meses y en base a la evolución que tengan los precios, las compañías evaluarán el otorgamiento de algunos puntos adicionales sobre el último cuatrimestre del año.

El siguiente cuadro -elaborado por Mercer- permite apreciar cómo las empresas distribuirán las mejoras, según los meses:

Tal como puede apreciarse, abril concentra el mayor incremento de los primeros seis meses del 2010.

"En el segundo semestre, octubre será el mes más fuerte. Si, por ejemplo, las subsidiarias locales consiguen que sus casas matrices les aprueben un alza del presupuesto de un 3 o 5% más, podrán dar un segundo ajuste que, en algunos casos, será general", señaló Angeli.

Es que, ante la fuerte avanzada inflacionaria del primer trimestre del 2010, a las compañías no les queda otro camino que conceder la totalidad de lo presupuestado ya que necesitan producir el mayor impacto posible en los desactualizados sueldos de sus empleados.

La remuneración variable, a examen
Ante este escenario, una solución intermedia, que también están encontrando muchas firmas del mercado, es la redefinición del esquema de remuneración variable.

En la actualidad, varias gerencias de Recursos Humanos están trabajando codo a codo con consultoras especializadas en compensaciones tratando de hacer el pago variable más agresivo y más alineado a los resultados de ventas. De esta manera, no tocan los básicos y evitan así el incremento en los costos fijos.

En tanto, según datos que manejan en Hewitt, los sectores en los cuales los ejecutivos lograrán mejores subas son el petrolero, los bancos, consumo masivo y los laboratorios.

Las paritarias, en el centro de la escena
Si bien la recomposición salarial de los empleados fuera de convenio se logra de manera individual, hoy en la Argentina no existe ejecutivo que no siga con atención las negociaciones paritarias entre los sindicatos, los empresarios y el Gobierno.

Sucede que, los porcentajes que consiguen los gremios suelen empatar con la inflación real. Y aunque para 2010 los techos inicialmente pensados por los sindicatos se encontraban en el orden del 25% -con expectativas de acordar aumentos reales en el orden del 20%- la disparada de los precios hizo que los reclamos se corrieran y sobrepasen, en algunos casos, el 30 por ciento.

Y este dato funciona como una especie de "termómetro" con el que los ejecutivos y profesionales suelen medir cuán rezagados están sus salarios.

En este contexto, Ernesto Kritz, economista experto en temas laborales y director de SEL Consultores, destacó a iProfesional.com que "producto de la aceleración que tuvieron los precios en los últimos meses, este año es la primera vez que las paritarias se negocian sobre la base de la inflación esperada y no de la pasada".

Según Kritz, si en 2010 los convenios colectivos terminan cerrando en alrededor del 25%, no habrá ganancia de salario real sino que, en el mejor de los casos, se dará un mantenimiento.

"Es claro que el piso inflacionario es del 20% y no debemos esperar muchos menos del 25%. Ante este escenario, los sindicatos van a dejar abierta la posibilidad de volver a sentarse a negociar, o sea, recurrirán a la famosa cláusula gatillo", anticipó el director de SEL Consultores.

Y agregó: "Los empresarios van a aceptar firmar convenios con aumentos de hasta 25%, en algunos casos será menos, pero dando por descontado que lo van a trasladar en parte a precios."

Las razones -de acuerdo con Kritz- son dos: por un lado las compañías ya no tienen margen y, por otro, no existe capacidad de control por parte del Gobierno. Sin embargo, Kritz está seguro de que este escenario no es lo que más devela al matrimonio Kirchner.

"Lo que más le preocupa al Poder Ejecutivo es que no se frenen los aumentos nominales, es decir, que no haya caída del salario real y, por lo tanto, del consumo y de la recaudación del impuesto inflacionario. Desde este punto de vista, el Gobierno es demandante de inflación", disparó el economista.

Qué perfiles revaloriza la inflación
Consultado acerca de qué puestos cobran relevancia en un contexto inflacionario, el director general de la consultora HuCap, Miguel Terlizzi, no dudó en su respuesta. "Hoy las posiciones administrativas, financieras y comerciales -ventas y operaciones- tienen un rol más preponderante", dijo.

Y a continuación, Terlizzi fundamentó:

  • Las dos primeras porque contribuyen de manera muy marcada a mejorar la rentabilidad final del negocio, haciendo rendir de manera más productiva y eficiente los recursos económicos y financieros.

  • En el caso particular del encargado de compras, porque la mejora en las condiciones de pago a un proveedor, o bien los descuentos obtenidos ante un contexto inflacionario como el actual, hacen que se potencie el beneficio para la firma. Y cuanto mayor es la escala, mayor es el impacto. 

  • En el caso de los comerciales (ventas y operaciones), porque la optimización de los procesos del negocio y gestión de ventas, contribuye a lograr una mayor demanda por parte de los consumidores que, ante la inflación, tienden a refugiarse en la compra de bienes durables.

Y en esta línea, César Contino, socio gerente de CONA Consultores en Recursos Humanos, añadió: "Hay un movimiento interesante en posiciones de control de gestión y seguimiento de costos (pricing) ya que se nota un especial interés en mantener la rentabilidad, sin castigar exageradamente los precios".

Además de las posiciones mencionadas -aclaró el director de HuCap- cobran importancia los perfiles de finanzas y compras que cuenten con la experiencia suficiente de haber gerenciado un negocio en contextos inflacionarios.

Así, al igual que el mayor nivel de conflictividad gremial sirvió años atrás para revalorizar las posiciones de Relaciones Laborales, hoy -con niveles de inflación de dos dígitos-, vuelven al centro de la escena los profesionales y ejecutivos mayores de 40 años quienes -por haber vivido la experiencia de fines de la década de los '80- pueden aportar mayor valor agregado a los negocios.

"Claro que las empresas que apelen al mayor seniority en cuanto a edad y experiencia, se van a ver forzadas a pagar más por una simple cuestión de oferta y demanda del mercado salarial, como pasa en las áreas de sistemas", manifestó Terlizzi.

Los más buscados
Aunque la inflación y los reclamos en paritarias son una barrera al incremento de las dotaciones, todas las consultoras de RRHH sondeadas por este medio coincidieron en que ya desde fines del año pasado se nota una reactivación del mercado laboral, sobre todo de perfiles comerciales. Y también tecnológicos.

De hecho, la demanda de ejecutivos aumentó un 80% en el primer trimestre de este año, en comparación al mismo período de 2009, y un 38% respecto del último trimestre del año pasado, según el índice que elabora mensualmente Portal RH.

Y, de acuerdo al indicador que elabora Federación Argentina de Empresas de Trabajo Temporario (FAETT), los pedidos de personal medidos por los avisos clasificados de los diarios, treparon en marzo casi un 30% interanual.

La gerente general de Bumeran.com, Inés Rodríguez Navas, contó a iProfesional.com que en los últimos cuatro meses el portal de empleos está teniendo un movimiento que no esperaban. Además, aseguró que están con un nivel "altísimo" de contrataciones.

"Ya en diciembre vimos una reactivación. Y entre enero y marzo una gran cantidad de empresas que en 2009 no habían trabajado con nosotros ahora están con un alto nivel de búsquedas. Muchas son para el área de consultoría y centros se asistencia compartidos que operan desde la Argentina, mientras que IT también sigue muy activa", detalló la gerente general de Bumeran.com.

"Tras la recesión de 2009, este año las compañías comenzaron a armarse nuevamente y fue la industria la que primero activó sus procesos de búsqueda por sobre las empresas de servicios", manifestó el director de la consultora Centras RH, Diego De Bella.

Pero en la actualidad -aseguró el consultor- las posiciones más solicitadas están vinculadas a las áreas comerciales (como marketing, ventas y producto) y al sector IT. Asimismo, destacó que también se está solicitando gente para áreas administrativas-contables, financieras y de ingeniería.

"Además de perfiles comerciales, estamos teniendo muchas búsquedas para las áreas de sistemas, que es un sector que, producto del crecimiento tecnológico, nunca afloja en el nivel de "pases" y necesidades", hizo hincapié Terlizzi.

Al respecto, Fernando Racca, presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI) y número uno de la firma Intersoft, confirmó a este medio que en el sector "hay mucho movimiento", aunque hizo la salvedad que aún no se llegó al recalentamiento que hubo en 2007 y 2008.

"Como la gran demanda de tercerización viene del exterior, se están buscando sobre todo desarrolladores y perfiles de soporte de infraestructura", comentó.

En cuanto a los salarios, el presidente de la CESSI, señaló que si bien vienen de una espiral muy fuerte, producto de la marcada actividad que vivió el sector hasta el 2008, ahora se están tranquilizando.

"En algunos casos -continuó Racca- ya empieza a jugar y a tener peso la variable dólar, ya que la industria local compite internacionalmente con otras locaciones. Y esto algunos grandes empleadores ya lo están mirando con atención, sobre todo para planes de inversión futuros".

Y Gloria Cassano, directora de la consultora que lleva su nombre, coincidió con el cambio de tendencia: "A partir de abril se incrementaron las búsquedas, en nuestro caso sobre todo, de perfiles de tecnología y comerciales".

El cambio de compañía tiene precio
No obstante, Cassano explicitó los inconvenientes que tienen con los salarios. "Las remuneraciones, en general, están igual en una empresa que en otra del mismo nivel o rubro, por lo cual nos genera dificultades al momento de la selección, ya que los profesionales están dispuestos a cambiar por un sueldo mejor. Y lo que ofrecemos es lo mismo que están ganando", contó.

En esta línea, De Bella hizo hincapié en que hoy los postulantes no sólo calculan su remuneración pretendida en base a su salario actual sino también teniendo en cuenta los índices de inflación que presenta el país.

"Aquellos candidatos que se encuentran trabajando, por lo general aspiran a percibir entre un 25 y 35% más de su salario actual", aseguró el director de Centras RH.

Y concluyó: "Existe, en muchos casos, un notable desfasaje entre los perfiles solicitados por las empresas y el presupuesto con el que cuentan para contratarlos. El hecho de interrumpir los procesos de búsqueda y selección, durante casi un año, hizo que muchas compañías queden desactualizadas en materia salarial".


Cecilia Novoa
© iProfesional.com

SECCIÓN Management