Real Estate

Polémica en San Isidro por proyecto inmobiliario que incluye torres, shopping y salas de cine

18-08-2017 Lo impulsa la supermercadista Cencosud, en un predio de 20 hectáreas en Centenario y Tomkinson. Los vecinos creen que el desarrollo impactará negativamente en el ambiente                                                          
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cencosud planea un megaemprendimiento inmobiliario en Beccar que ya genera polémica entre los vecinos de San Isidro.

La empresa chilena dueña de Unicenter compró un predio de 20 hectáreas en Centenario y Tomkinson, que otrora pertenecieron a la estatal Obras Sanitarias, y quiere contruir allí un shoppingsalas de cine, un supermercado Jumbo, un Easy y once edificios de entre 4 y 13 pisos.

Así lo difundió el propio gobierno municipal en el Boletín Oficial el 13 de mayo pasado, según La Nación.

Y algunos vecinos ya iniciaron campañas para frenar por completo el proyecto que aún no tiene la aprobación de la Municipalidad.

Según detalló el gobierno comunal, la empresa planea resolver el impacto ambiental que produciría el emprendimiento.

El informe detalla que Cencosud se compromete a abrir calles para favorecer la conectividad entre el Norte y Sur, ensanchar Tomkinson y anexarle un bulevar central, crear un reservorio de agua para evitar inundaciones en el barrio, alojar una subestación de Edenor para no desabastecer la zona, ceder dos espacios para crear plazas y garantizar 4.449 cocheras.

Pero ese plan no convence a muchos. La Asociación de Vecinos de Beccar por la Calidad de Vida presentó junto con otras asociaciones 800 firmas de vecinos que piden frenar el proyecto.

Alegan que el emprendimiento es de una magnitud que desvirtuaría la condición de barrio de casas bajas que caracteriza a Beccar, desencadenaría inundaciones por la pérdida de superficie absorbente, provocaría problemas de tránsito y quitaría clientes al comercio local.

Además, señalan que por el impacto ambiental que provocaría debió haberse convocado a una audiencia pública. Las objeciones se basan esencialmente en las características y dimensiones del proyecto presentado por la empresa.

La empresa chilena prevé levantar tres torres de departamentos de 13 pisos sobre Centenario y, detrás de ellas, seis edificios de cuatro pisos.

A continuación construiría el centro comercial, de 81.900 m2, poco más de un tercio de lo que ocupa actualmente Unicenter, informó el matutino.

En esa superficie funcionarían el shopping con al menos 90 locales, cinco salas de cines, un centro médico, un gimnasio, un patio de comidas, un supermercado Jumbo y un Easy.

Frente a las torres, del otro lado de Centenario, harían dos edificios de nueve niveles, con locales en la planta baja, oficinas en los dos primeros pisos y seis plantas superiores con departamentos.

En total proponen hacer un complejo para que vivan 1.560 personas y puedan pasear por el área comercial hasta 5.534 simultáneamente.

Así lo confirmaron voceros de la empresa, pero prefirieron no ahondar en más detalles hasta que el municipio se expida sobre la viabilidad del proyecto.

"Es una inversión millonaria", dijeron a La Nación en referencia a la versión publicada en diarios chilenos que señala que desembolsarán u$s600 millones.

"Producirá un colapso de servicios y del tránsito. Va a alterar el barrio", opinó Elda Cedro, psiquiatra, vecina de Beccar desde hace 40 años y referente de la asociación Para Todos Porque es de Todos.

Paradójicamente, quienes no están tan convencidos de cuál será el impacto que podría tener en su economía el desembarco de un shopping son los comerciantes.

Entre los que están sobre Centenario y los que pueblan el breve centro comercial de Juan B. Justo, a cinco cuadras del predio, hay unos 100 locales con un perfil barrial.

Se les suman los de San Isidro, que son alrededor de 400 e incluyen marcas de renombre y franquicias

"No sé si voy a vender más o menos. Pero como hace 30 años que vivo de mi autoservicio, diría que dejen las cosas como están", señaló Carlos González, dueño del Supermercado Beccar, en Centenario al 1800.

Melisa Salas, de la pizzería Vicky, en Centenario al 1200, cree que el proyecto puede traer mejoras: "Más que nada por la seguridad, porque ahora en ese lugar no hay nada. Y por ahí algún cliente que quiere comer barato, sale del shopping y viene a acá".

Los comerciantes de la Cámara de Comercio e Industria de San Isidro tienen una opinión más formada.

"Un proyecto así es progreso y está en el contexto de un mundo moderno donde existe competencia", afirmó su presidente, Alberto Vittorelli.

Sin embargo, la entidad condiciona este primer respaldo a obras que mejoren los centros comerciales del partido: "El municipio nos tiene que dar condiciones de igualdad para poder competir con un shopping".

Por eso, y con la firma de 180 comerciantes, le pediremos al municipio que avance en la renovación del centro de San Isidro, luego en el de Martínez y siga por Acassuso. Queremos que pongan en un mismo nivel las veredas y calles, sumen iluminación, ensanchen las bocacalles y relocalicen los espacios para estacionar en las calles comerciales", dijo a La Nación.

 

 

SECCIÓN Real Estate