RSD
Sexteá con la cabeza: cómo preservar la intimidad cuando se usa la tecnología
13-12-2016 La ONG Faro Digital lanzó una campaña de concientización sobre "sexting", con el objetivo de cuidar la identidad, privacidad e intimidad de chicos y chicas
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Faro Digital lanzó la campaña #SexteaConLaCabeza. El objetivo de la iniciativa es generar conciencia sobre lo importante de cuidar la identidad a la hora de mandar fotos íntimas o sexuales a través de dispositivos digitales, es decir, de sextear o realizar sexting.

La campaña parte de la idea de que quien desee mandar fotos sexuales mediante las tecnologías de la información y comunicación (TIC) tiene la libertad de hacerlo y disfrutarlo. Se entiende que Internet brinda nuevas posibilidades de sexualidad y de expresión que sirven para experimentar. De la misma manera, Faro comprende que el mundo digital es parte de la cotidianeidad de los jóvenes y que es propio de la adolescencia actual valerse de la tecnología para tener relaciones, comunicarse e incluso vivir las sexualidades. En ese sentido, la premisa de la campaña es disminuir los daños que puedan surgir como consecuencia del sexting.

Faro Digital trabajó en alianza con la agencia Cósmica (cosmicanet.com) para crear dos piezas que transmitan un mensaje que incluya libertad para transitar las sexualidades también en el mundo digital, pero haciéndolo con conciencia y utilizando herramientas que permitan cuidar la privadidad e intimidad. Para eso se muestran dos jóvenes, una mujer y un varón, en posiciones sensuales, pero con máscaras de animales que les tapan la cabeza.

Una parte fundamental de #SexteaConLaCabeza es plantear la cuestión de género en esta temática. Si bien son las mujeres las víctimas en la mayoría de los casos de divulgación de imágenes íntimas, son tanto ellas como ellos quienes deben tomar conciencia sobre los riesgos de exponerse o exponer a otro. Por ello se buscaron modelos de ambos sexos para no quedar encasillados en un sólo género.

Los posibles riesgos del sexting devienen de la divulgación de esas imágenes enviadas en forma privada. Se entiende que quien manda una foto o video sexual lo hace con el fin de que sea visto por una o varias personas específicas.

Sin embargo, la vorágine propia de las tecnologías digitales hace que sea imposible predecir el camino que ese material tendrá ahora o en un futuro. En ese sentido, una foto o video pueden llegar a manos de desconocidos o de conocidos que no eran destinatarios originales de ese mensaje. Algo tan íntimo como la imagen personal con connotación sexual o sensual tiene que ser motivo de cuidado y preocupación.

Por eso, es mejor evitar exponer la cara o partes de nuestro cuerpo que nos identifiquen específicamente (tatuajes, marcas de nacimiento, etc.) para impedir que esa imagen llegue a donde no queremos.

#SexteaConLaCabeza es una invitación a explorar las sexualidades a partir de la tecnología sin dejar de cuidar una de las cosas más valiosas que tenemos: nuestra identidad.

Para más info: Faro Digital

SECCIÓN RSD