Más artículos

Conflicto aeronáutico

El presidente de Aerolíneas Argentinas reveló beneficios de los empleados y sugirió que podrían eliminarse

El presidente de Aerolíneas reveló beneficios de los empleados y sugirió que podrían eliminarse
Tras la extensa medida de fuerza del jueves, que paralizó las operaciones de la línea de bandera por 10 horas, continúan las tensiones
10.11.2018 00.16hs Actualidad

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido consideró que “fue política” y que “sólo buscó hacer daño” la medida de fuerza llevada adelante este jueves por cinco de los seis gremios que componen la compañía y que obligó a cancelar 258 vuelos, afectando a más de 30.000 pasajeros.

Malvido dijo que “ésta es una medida política en contra de la política aerocomercial del Gobierno nacional, no es una discusión por una cláusula paritaria. Somos la empresa del sector que más ha aumentado los sueldos y aun así nos paran a nosotros. Es una medida manifiestamente contra el Gobierno, pero que usa como rehenes a los pasajeros”.

“Lo grave -agregó- es que estas medidas terminan afectando a Aerolíneas, que es la fuente de trabajo de más de 12.000 empleados. La gente que trabaja acá ama su empresa, ama servir a los pasajeros, pero hay un grupo de personas que presiona al resto para que no trabajen, que paraliza a la compañía. Es un grupo de personas, no es toda la gente que trabaja acá. Van a presionar a las oficinas, por los pasillos, llaman a los pilotos para que no vayan a volar y exponen a los empleados a sanciones”.

Malvido destacó que venían “trabajando para llegar a subsidio cero el año próximo. El impacto de la suba de combustibles y la caída de ingresos por el impacto de la devaluación cambió las cuentas”.

En este marco, en diálogo con Radio Mitre, hizo públicos ciertos beneficios de los que gozan los empleados de Aerolíneas Argentinas -que no tienen aeronáuticos de otras compañías- y que podrían suprimirse para equilibrar las cuentas de la empresa.

El llamado "asiento de descanso en business" es uno de los privilegios. Se trata de una plaza a disponibilidad de la tripulación, para comer o ceder a otra persona. Su eliminación conllevaría un ahorro de u$s1,5 millones por año.

"Todos los pilotos tienen un pasaje en business para él y su familia por año, algo que implica un beneficio de $700.000 pesos o 5 pasajes en business a Roma. Podemos hacer que lo tengan en economy o en clase turista. O que nos permitan vender esas localidades hasta quince días antes". A veces ocurre que el piloto no lleva a ningún familiar pero el asiento directamente no se puede usar para la venta al público.

Además, Malvido explicó que "la ley establece 75 horas y ellos vuelan en promedio cuarenta y algo de horas, dependiendo de las situaciones". Es decir que vuelan menos de la mitad de las horas que autoriza la norma.

"Cuando un piloto de Aerolíneas y Austral viene a un simulador es considerado como un día de vuelo, entonces le corresponden los mismos días de descanso", explicó el ejecutivo. Lo mismo pasa con la licencia por cumpleaños. Hoy los pilotos tienen libre el día de su cumpleaños y el día posterior también.

Menos subsidios

Este año esperábamos cerrar con subsidios de u$s90 millones, pero ya vamos por u$s180 millones. Es mucho menos que los u$s678 millones promedio de la última década, pero sigue siendo mucho dinero. Y no vamos a poder cerrar en cero el año próximo. Estamos trabajando muy duro. Pero ese trabajo se ve golpeado por medidas como estas, que hace que los pasajeros pongan en duda a la empresa. Estas medidas hipotecan el futuro de la empresa”, señaló.

Luego añadió que vienen “haciendo un esfuerzo muy fuerte en los últimos tres años para mejorar en la puntualidad. Logramos ser una de las tres mejores a nivel mundial, y ese trabajo, todo ese compromiso de la gente se cae por una cuestión política que excede largamente a los 12000 empleados de la empresa. Buscamos ser una empresa confiable, predecible, es un esfuerzo de largo plazo, y en un día de paro perdemos la confianza de al menos los 30.000 pasajeros a los que dejamos sin volar”.

“Los sindicatos nunca informaron la razón de la medida de fuerza, tampoco por qué la levantaron. Nunca hubo un planteo a la empresa de por qué pararon. Pero terminamos con más de 250 vuelos cancelados y 30.000 pasajeros afectados”, insistió.

Admitió no obstante que “el diálogo con los gremios está abierto, no tenemos problemas en dialogar, los hemos convocado reiteradamente, pero ellos se retiraron de la mesa y no han vuelto. Ellos tienen una interpretación diferente del acuerdo paritario, pero en lugar de sentarse a conversar sobre esas diferencias, fueron a una medida de fuerza”.

“Nosotros entendemos que la paritaria pasada terminó en setiembre, y que la inflación posterior es parte de lo que tenemos que conversar de acá para adelante. La paritaria tenía una cláusula gatillo que se pagó mes a mes y que terminó con el sueldo de setiembre”, sostuvo el directivo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar