Más artículos

Paradoja: El combustible deja de ser el atractivo de las estaciones de servicio

Paradoja: El combustible deja de ser el atractivo de las estaciones de servicio
Las petroleras están implementando cambios en sus estaciones a fin de ofrecer a sus clientes una gama mucho más amplia de productos y servicios
18.04.2019 09.35hs Actualidad

La primera estación de servicio fue construida en 1907 por la empresa Standard Oil of California, hoy llamada Chevron Texaco, en la ciudad estadounidense de Seattle, en el estado de Washington.

Su historia nación cuando las técnicas de producción masiva de automóviles implementadas por Henry Ford permitieron que los consumidores pudieran acceder a autos a un precio módico. En consecuencia, el aumento de propietarios de autos derivó en la necesidad de expendedoras públicas.

Esta compañía fue la que comenzó a poner avisos con logos en las rutas, haciendo publicidad.

En Argentina, siete años después, una subsidiaria, la West India Oil Company (WIOC), conocida como "la WICO", instaló la primera estación en Plaza Lorea, Ciudad de Buenos Aires.

Durante más de un siglo la actividad fue mutando muchas veces. Se desarrollaron distintos productos, se modificaron los hábitos de atención y se instalaron tiendas de conveniencia para brindar un servicio adicional a la molécula del negocio, que era la venta de combustibles.

Sin embargo el paso del tiempo alteró esa ecuación, al punto que en los países más avanzados hoy el 70% de los ingresos lo genera este segmento. Así al menos sucede en Estados Unidos y casi toda Europa, a excepción de Inglaterra, donde el índice trepa al 80 por ciento.

La implantación de supermercados en las Estaciones ha sido un elemento clave en la transformación de estos espacios como plataformas que ofrecen múltiples servicios a los consumidores, según Surtidores.com.

En España, por ejemplo, hay 7.700 tiendas de conveniencia vinculadas, según cifras aportadas por el Observatorio Sectorial DBK. La facturación obtenida por estos establecimientos registró subas del 4,2 por ciento en 2016 y 3,6 en 2017, hasta situarse en el último año en 1.145 millones de euros.

De acuerdo a un informe difundido por el medio ABC de ese país, el éxito de las tiendas de proximidad radica en que las familias cada vez tienen menos hijos y a la proliferación de los solteros que viven solos. Estas además han mejorado en surtido y precio, aunque el criterio de la localización es primordial a la hora de ser elegidas por los consumidores.

En Argentina es a la inversa, ya que la comercialización de naftas, gasoil o GNC siguen siendo la principal entrada de cualquier estación de servicio. De ahí, que a diferencia de los que ocurre en el "primer mundo", los márgenes de rentabilidad están atados al volumen de hidrocarburos despachado.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas