Más artículos
Cifra alarmante: el coronavirus podría provocar la muerte de 1,8 millones de personas en el mundo, según estudio

Cifra alarmante: el coronavirus podría provocar la muerte de 1,8 millones de personas en el mundo, según estudio

Cifra alarmante: el coronavirus podría provocar la muerte de 1,8 millones de personas en el mundo, según estudio
Si no se hubieran tomado ninguna medida contra la pandemia, esta acabaría afectando prácticamente a totalidad de la población mundial
Por iProfesional
26.03.2020 20.17hs Actualidad

La epidemia del coronavirus podría causar hasta 1,8 millones de muertos en el mundo, a pesar de las estrictas medidas para reducir su expansión, según un estudio divulgado el jueves por el Imperial College de Londres.

Esas hipótesis se basan en simulaciones matemáticas, a partir de los datos que se conocen del COVID-19 (contagiosidad, mortalidad, etc.) y no constituyen "predicciones", resaltaron los autores del estudio.

Un informe precedente del Imperial College a mediados de marzo evaluaba la cifra de defunciones en 510.000 en el Reino Unido, y una tasa de contagio del 81%, en el caso puramente hipotético que no se tomara ninguna medida.

Esa publicación fue criticada por la comunidad científica a causa de su metodología.

Ahora los autores aventuran que si no se hubiera tomado ninguna medida en especial contra la pandemia, esta acabaría afectando prácticamente a totalidad de la población mundial.

Pero introduciendo en el modelo matemático variables en función de las medidas que se están adoptando en los distintos países, así como las diferencias económicas, de edad, de cuidados sanitarios, etc, la cifra final es del orden de 1,82 millones de muertos en el planeta, para una base de contagiados de 470 millones de infectados.

El estudio "solo da pistas sobre las trayectorias posibles (de la epidemia) y el impacto de las medidas para ayudar a reducir la difusión del virus, basado en la experiencia de los países afectados al inicio de la epidemia", explican los autores.

Datos actuales

El coronavirus infectó a más de 500.000 personas en el mundo, con más de 23.000 muertos, y Estados Unidos -con 82.400 casos- superó en cantidad a China, el país desde el que se disparó la pandemia.

Los nuevos datos del centro de monitoreo la Universidad de Johns Hopkins difundidos este jueves parecen confirmar el pronóstico de la Organización Mundial de la Salud de que Estados Unidos se convirtió en el nuevo foco principal de la pandemia.

Mientras, los gobiernos de las 175 naciones afectadas hasta ahora reinventan estrategias, ven crujir sus sistemas de salud y modifican sus agendas para neutralizar el brote que, salvo excepciones, aún se encuentra en su fase ascendente.

La Universidad Johns Hopkins informó en su último balance que los casos ya son más de 510.000 y destacó que Italia, con 7.503 muertes -casi un tercio de los fallecimientos totales-, es el país donde el brote golpeó de manera más mortífera hasta ahora.

Luego se ubica España, donde los contagios se aceleran y ya son 4.089 los muertos, 56.188 los contagios y 7.015 los pacientes recuperados, mientras que China, con muchos más contagios (81.782), tiene menos muertos (3.291) y es una de las pocas naciones donde la curva ya pasó su punto de inflexión y la preocupación de las autoridades se desplazó a lograr controlar los contagios no nativos.Hoy el gigante asiático registró solo 67 nuevos casos en las últimas 24 horas, todos ellos importados.

A partir de esta nueva tendencia, China anunció el cierre de sus fronteras para todos los extranjeros, aún aquellos con visas y permisos de residencia, a partir de la medianoche del próximo sábado.

Más allá de cada caso en particular, la curva de contagios permanece aún en su pendiente positiva en la enorme mayoría de los países y sus gobiernos -con miles de millones de personas en cuarentena- barajan diversas políticas públicas para revertir esta tendencia, resolver la crisis sanitaria que implica y enfrentar la debacle económica que los especialistas anticipan.

Hoy, el Senado estadounidense aprobó un paquete de 2,2 billones de dólares para ayudar a comercios y trabajadores y reforzar el sistema de salud ante la epidemia. Solo en una semana, se acumularon 3,8 millones de peticiones de seguro de desempleo en ese país.

El paquete de ayuda es el mayor de la historia de Estados Unidos y fue aprobado por unanimidad pese a las dudas en ambos partidos sobre si será suficiente, luego de trabajosas negociaciones.

El gobierno británico, en tanto, pese a su reticencia inicial a aplicar medidas, anunció hoy un paquete financiero destinado a ayudar a los trabajadores autónomos, informó el ministro de Economía, Rishi Sunak.

El Estado les pagará, a aquellos que tengan ingresos de 50.000 libras o menos por año, el 80% de lo que facturaban, con un límite de 2.500 por mes (unos 3000 dólares).

La semana pasada, las autoridades habían establecido subsidios salariales del 80% o hasta 2.500 libras por mes para el personal contratado por los empleadores, como parte de un paquete de medidas "sin precedentes" para evitar el despido de trabajadores debido a la crisis.

Bélgica, por su parte, registró 1.298 nuevos contagios en un día, lo que duplicó el registro de ayer, y avivó temores de una pronta saturación en sus instalaciones sanitarias, mientras el número total de infectados trepó a 6.236 y los muertos 220, informó el el Servicio Federal de Salud.

Bruselas, la sede de la Unión Europea, anunció que no aceptará pacientes de coronavirus de otras naciones, pese a los pedidos de Italia y Países Bajos, hasta que no se supere el pico de la epidemia.

Los líderes del G20, que realizaron esta jornada una cumbre virtual para abordar la situación mundial por el brote, afirmaron que están inyectando más de 5 billones de dólares en la economía global.

"Nos comprometemos a hacer lo que haga falta y a usar todas las herramientas políticas disponibles para minimizar el daño económico y social de la pandemia", indicaron los países del G20 en un comunicado conjunto al término de una reunión virtual de líderes del organismo.

En Corea del Sur, donde la curva de contagios no es ascendente y donde no están limitados movimientos de sus ciudadanos y las fronteras se mantiene abiertas, la aparición de nuevos contagios importados preocupan a las autoridades sanitarias que decidieron intensificar sus medidas de contención en el área metropolitana de Seúl, la capital.En el plano regional, los gobernadores terminaron de tomar las riendas de la gestión de la pandemia en Brasil, ante la inacción del presidente Jair Bolsonaro.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, afirmó que analiza establecer un hospital de campaña en el estadio Maracaná, como parte de las medidas de emergencia para hacer frente al coronavirus.

"En los próximos 15 días vamos a tener 900 lugares para recibir pacientes en hospitales de campaña, hicimos compras de emergencia de materiales y respiradores, es muy probable que montemos un hospital de campaña en el Maracaná, tenemos que elegir el mejor lugar para hacerlo", declaró Witzel.

En San Pablo ya comenzó a instalarse un hospital de campaña en el estadio Pacaembú y los clubes San Pablo (Morumbí), Palmeiras (Allianz Arena) y Corinthians (Arena Corinthians) ofrecieron sus estadios, señaló la agencia de noticias ANSA.

Witzel defendió el "aislamiento" de los ciudadanos como la forma de contener el avance del virus y discrepó con Bolsonaro, que se opone a la cuarentena decretada en Río de Janeiro y San Pablo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ
Temas relacionados
Lo más leído
Más sobre Actualidad