Quién era Lara Arreguiz, la joven de 22 años que murió por coronavirus y esperó acostada en el pasillo de un hospital

Quién era Lara Arreguiz, la joven de 22 años que murió por coronavirus y esperó acostada en el pasillo de un hospital
Lara Arreguiz, una joven insulinodependiente, pasó un día y medio acostada en los pasillos de un hospital y murió por coronavirus
Por iProfesional
25.05.2021 08.56hs Actualidad

La joven santafesina Lara Arreguiz, de 22 años, falleció por coronavirus y su foto recostada en el pasillo del Hospital Iturraspe de la capital de Santa Fe, en donde se la puede ver esperando a ser atendida, se volvió viral en las últimas horas.

Lara falleció luego de encontrarse hospitalizada por varios días en dicho Hospital. La joven murió después de esperar para ser internada por falta de camas en el marco de la grave situación sanitaria que atraviesa la provincia de Santa Fe por la pandemia del coronavirus.

La chica falleció finalmente en una sala de terapia intensiva tras sufrir tres paros cardiorrespiratorios, según contó su familia. La historia de la joven se viralizó liego de que se compartiera en las redes sociales una foto suya recostada en el pasillo del nosocomio, esperando ser atendida, apenas tapada por una campera para protegerse del frío.

La joven tenia un gran amor por los animales. Ella cuidaba una gata negra totalmente ciega llamada Salem y en sus tiempos libres se dedicaba a rescatar y cuidar caballos maltratados. Lucía y Micaela son dos amigas de Lara que la conocieron en la sede de SOS Caballos Santa Fe, una organización no gubernamental dedicada al cuidado de estos animales rescatados tras denuncias de maltratos.

Según Lucia le contó a TN, ella: "Era divina, muy buena amiga, siempre con una sonrisa y haciendo chistes. Nos hacía reír. Tenía ocurrencias únicas". Y aseguró que la joven siempre estaba dispuesta a ayudar y dar una mano. Colaboraba siempre y sin pedir nada a cambio.

En el caso de Micaela, ella dijo que: "La recuerdo con una sonrisa hermosa, con mucho amor. No nos dábamos cuenta pero era un ángel. No tenia maldad. Era la persona más buena y maravillosa que conocí en toda mi vida", también aseguró que para Lara, su vida era estudiar, rescatar, ayudar y salvar a los animales.

Lara Arreguiz se encontraba inscripta para poder recibir una de las docis de las vacunas contra el coronavirus, ya que por su condición de insulinodependiente integraba el grupo de riesgo. No obstante, la joven no logró ser vacunada a tiempo.

La joven tenia un gran amor por los animales
La joven tenia un gran amor por los animales

El drama de Lara por el colapso sanitario

La 

joven santafecina de 22 años falleció en las últimas horas tras sufrir una neumonía bilateral luego de contagiarse coronavirus y ser trasladada por sus padres de un hospital a otro en búsqueda de alguna cama disponible en medio del colapso sanitario por la segunda ola.

Se trata de Lara Arreguiz, quien estudiaba Ciencias Veterinarias en la localidad de Esperanza, el pasado 13 de mayo comenzó con el primer síntoma, una leve tos, y con el correr de los días su cuadro empeoró hasta llegar a la mencionada neumonía.

Claudia Sánchez, la mamá de Lara, relató que su hija le pidió que vaya al departamento donde la joven vivía porque tenía una creciente molestia en la garganta y el domingo 16 de mayo la llevó al hospital Protomédico.

"Nos dijeron que podía ser Covid, pero que en ese momento no tenían los medios para atenderla y nos mandaron a casa", señaló la mujer en declaraciones radiales en Santa Fe, tras lo cual contó que el lunes fue nuevamente al centro de salud con su hija donde la hisoparon, le hicieron placas y "la doctora le dio solo un antibiótico oral". 

Lara siguió con síntomas que iban empeorando, por lo cual la familia decidió llevarla al hospital nuevo Iturraspe de Santa Fe y la mama comentó: "Ingresamos, nos hicieron anotar, Lara ya estaba muy descompuesta, se ahogaba. Insistí tres veces en admisión para que por favor nos hagan pasar porque se desmayaba. Nos dejaron en un pasillo, donde pasaban pacientes con o sin Covid".

Después de un buen rato, una enfermera atendió a la joven en un pequeño consultorio y la mamá dijo: "Ingresó sola, le hicieron algunas preguntas y salió. Me dijo que quería acostarse y le pregunté al de Seguridad si podía recostarse en una camilla del pasillo, pero nos dijo que no".

 

Muy descompuesta, Lara no aguantó más y se tiró en el piso del pasillo del hospital y Claudia indicó: "Nos vio una señora que nos prestó su campera para taparla por el frío. Yo entiendo el colapso sanitario pero me duele haberla visto tirada en el piso sin respirar y que nadie haga nada".

A la joven le consiguieron una cama en el viejo hospital Iturraspe y su madre contó. "Yo misma la ayudé a caminar y el chofer de la ambulancia me preguntó por qué la tocaba si tenía Covid".

Por su parte, el padre de Lara, Alejandro Arreguiz, relató al sitio Infomercury: "Era insulino dependiente. Vivía sola en Esperanza, en un departamento que le alquilamos para que curse sus estudios en la Facultad de Veterinaria".

El hombre comentó que en el Protomédico Manuel Rodríguez a la joven "la sentaron en una silla de ruedas como cuatro horas porque no había camas, le hicieron placas y dieron turno para el domingo hisoparla".

Las placas que le hicieron a Lara permitieron detectar que la enfermedad le había provocado una neumonía bilateral en solo dos días y la recomendación de los médicos fue que continuaran realizándole nebulizaciones y que intentaran llevarla a otro hospital, el nuevo Iturraspe, y preguntar si allí había camas disponibles. 

El cuadro de Lara siguió empeorando, sus padres la llevaron al Iturraspe, en donde dada la gran cantidad de personas que esperaban ser atendidas no fue hasta que la joven se descompensó que la trasladaron a la guardia, en donde le administraron oxígeno

Lara tuvo que dormir en el piso de un hospital por la falta de camas de terapia
Lara tuvo que dormir en el piso de un hospital por la falta de camas de terapia

Si bien lograron estabilizarla, la situación en ese centro de salud era igual a la que se vive en otros hospitales por la ocupación total de camas y terminaron internándola en el Iturraspe viejo en una sala común para pacientes con Covid-19.

 Al día siguiente, la joven fue derivada a una sala intermedia en donde mediante una bomba de hidratación le controlaban la insulina y los niveles de azúcar en sangre.

"Las enfermeras nos decían que nos tranquilicemos, que ella era una chica joven y fuerte. Yo la iba a visitar todos los días, solo 15 minutos mediante una ventana, muy duro verla ahí sola sin poder hacer nada. La mamá estaba aislada con Covid y no podía visitarla", señaló el papá de Lara.

La situación empeoró y desde el hospital le avisaron a la madre de Lara que habían tenido que pasarla a terapia intensiva para entubarla y allí permaneció durante algunas horas hasta que, finalmente, falleció.

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído