¿Cómo saber qué terapia médica financiar?

¿Cómo saber qué terapia médica financiar?
Los sistemas de salud emplean diversas herramientas para tomar las mejores decisiones de cobertura posibles, muchas relacionadas a la economía de la salud
Por Daniela Paredes, de Medtronic
03.06.2021 10.34hs Actualidad

La respuesta no es fácil, y los sistemas de salud emplean diversas herramientas para tomar las mejores decisiones de cobertura posibles. Varias de esas herramientas vienen de la mano de la economía de la salud. 

El sistema de salud basa su funcionamiento en la generación de atenciones requeridas por las personas, y es por ello, que hoy en día se abre el diálogo sobre quién está en el centro de la práctica sanitaria: ¿es el paciente? ¿es la población? ¿es el equipo clínico? Y también se debate, con base en qué principios queremos orientar la provisión de atenciones. De esta manera, surgen modelos como la atención de salud basada en el valor y el acceso oportuno a la innovación. 

Puntualmente, parte del día a día sanitario consiste en tomar decisiones de priorización de cobertura. Para esto, la economía de la salud pone a disposición de la sociedad un conjunto de herramientas que ayudan a los tomadores de decisión a elegir los mejores cursos de acción para evaluar si los beneficios de una tecnología médica valen los esfuerzos financieros, es decir, para responder ¿cuál es el valor económico de invertir en una terapia? 

Los estudios económicos, como las evaluaciones de costo-efectividad, son análisis que permiten organizar la información conocida entorno a un problema de salud y tecnología específica, y también contemplan los costos, beneficios, voluntad de gasto de los gobiernos, preferencias de la sociedad, entre otros, permitiendo organizar parte del problema de evaluación y acceso a tecnologías sanitarias. 

¿Cómo saber qué terapia médica financiar?
¿Cómo saber qué terapia médica financiar?

Una de las premisas más relevantes es que la innovación no necesariamente significa mayor inversión. Existen tecnologías innovadoras que pueden generar ahorros en los sistemas de salud y en el presupuesto familiar, debido a que su implementación previene secuelas, frena la exacerbación de patologías y mejora la salud de las personas. Es decir, la innovación tecnológica no es necesariamente sinónimo de mayor gasto, sino que significa la exploración de formas sustentables de financiar la salud a través del acceso priorizado y organizado de las atenciones. 

En Argentina, por ejemplo, esto ocurre con el acceso a trombectomía mecánica con stent retracto, que es un sistema de retiro mecánico de un trombo alojado en el lecho cerebral, en el caso de pacientes afectados por accidente cerebrovascular. Un reciente estudio de economía de la salud hecho sobre estadísticas argentinas demostró que el proveer acceso a esta terapia innovadora, si bien implica un gasto en el corto plazo, también representa para los seguros de salud un ahorro en el mediano plazo. Es decir, la discapacidad evitada con el acceso a la terapia compensa los costos del corto plazo, y hace que sea recomendable que las obras sociales y empresas de medicina prepaga avancen en generar acceso a esta valiosa terapia. Este es un gran ejemplo de acceso a innovación con sustentabilidad para el sistema de salud, y beneficio para los pacientes y sus familias. 

Para lograr el acceso a terapias innovadoras, es necesario el trabajo en conjunto con todos los beneficiados: gobierno, seguros de salud o pagadores, médicos, enfermeras, industria y pacientes. Sin esa mirada colectiva, es complejo avanzar hacia una innovación sostenible. Todos son bienvenidos a la hora de evaluar qué tecnologías queremos poner a disposición de la sociedad. 

Daniela Paredes, especialista de Economía de la Salud y Reembolso para Latinoamérica Sur de Medtronic
Daniela Paredes, especialista de Economía de la Salud y Reembolso para Latinoamérica Sur de Medtronic

Indudablemente, la innovación viene de la mano de las necesidades de las personas, es decir, se debe tener en cuenta lo que requieren los pacientes y principalmente discernir cuándo lo necesitan.

Precisamente, dada la pandemia de SARS-CoV-2 los sistemas de salud debieron innovar en respuestas aceleradas y sustentables que permitieran a los pacientes crónicos no desatender su salud. La telemedicina y herramientas de monitoreo remoto fueron soluciones impulsadas activamente por los gobiernos y por la industria de tecnología médica como respuestas costo-efectivas, costo-ahorradoras y responsivas a las necesidades de personas. 

(*) Daniela Paredes. Licencia en Obstetricia, Matrona, y Magíster en Salud Pública, Mención Políticas y Economía de la Salud. Especialista de Economía de la Salud y Reembolso para Latinoamérica Sur de Medtronic.

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído