Es argentina y se fue a probar suerte en Broadway: hoy triunfa en esa industria gracias a esta idea

Es argentina y se fue a probar suerte en Broadway: hoy triunfa en esa industria gracias a esta idea
Valentina Berger dejó el país para estudiar en la cuna mundial del teatro musical. Con 30 años, creó Go Broadway y su nombre es referente de la industria
Por Rocío Bravo
06.06.2021 08.26hs Actualidad

En 2008, Valentina Berger hizo un curso de verano en Nueva York que la impulsó a instalarse definitivamente en la gran manzana para hacer la facultad. "Fui a un colegio donde nos motivaban para hacer intercambios, vivir afuera, hablar en inglés. Me parecía muy piola aprovechar que era joven y estudiar teatro musical en la mejor ciudad del mundo asi que fue una decisión bastante fácil de tomar", cuenta a iProfesional

"Había venido a Nueva York varias veces a ver obras de teatro, a hacer tours de universidades, no de arte sino universidades de economía y administración de empresas porque en eso era buena en el colegio", sigue. "Y me enamoré de Broadway, la cuna del teatro musical". 

Según comenta, al principio su foco estuvo puesto en el estudio. Algo que se simplifica porque la ciudad, mientras estudias, te da la oportunidad de "hacer pasantías, asi que desde el día uno que empecé a estudiar estuve trabajando en paralelo y cuando me recibí ya tenía cuatro años de experiencia". 

Valentina Berger es la CEO de "GO Broadway" el programa de formación de estudiantes latinoamericanos en teatro musical que lidera el mercado. Allí, cientos de alumnos de toda la región se conectan con los mejores maestros y creadores de la industria del teatro, a través de experiencias de aprendizaje presenciales y partir de la pandemia de manera online. 

La trayectoria de Valentona incluye la producción de más de 30 alfombras rojas y la dirección de las campañas de marketing, publicidad y relaciones públicas de más de 50 obras de Broadway y Off Broadway incluyendo: Once, Matilda, Rock of Ages, Les Misérables, Kinky Boots, Evita, Mamma Mia, Rocky, Sleep No More, Fuerza Bruta y más.

Cómo nació GO Broadway

En 2008, dejó el país para estudiar en la cuna mundial del teatro musical.

"Mi emprendimiento surgió porque la gente me veía en Nueva York y me preguntaba cómo estudiar acá y cuando les pasaba la data de las universidades y de los cursos que había eran carísimos o muy largos", explica. "No había nada para alumnos latinoamericanos entonces lo armé. Surgió desde la necesidad de compartir algo muy lindo que estaba viviendo para que más argentinos y latinoamericanos puedan tener una experiencia parecida en Broadway". 

Según cuenta, el proceso se dio de manera bastante natural. "Hice un evento en Facebook describiendo el programa y la gente empezó a poner ‘¿cómo voy?’, ‘¿cómo hago?’. Fue muy rápido. Armé un LLC que es como una mini empresa, abrí una cuenta de banco y fui aprendiendo de a poco", detalla.

"El desafío tuvo que ver con que acá las cosas se hacen diferentes y tuve que aprender a manejar una empresa, tema impuestos, la contabilidad, a revisar contratos y todas cosas que no sabía hacer. Lo que pude identificar es que uno tiene que ser muy prolijo, eso pasa en cualquier lado del mundo, pero acá si te mandas un moco con los impuestos te puede costar la empresa entera entonces hay que ser super organizado con todo", advierte. 

"Otro desafío tiene que ver con traer menores a Estados Unidos", agrega. "Uno piensa que es muy fácil irte con un grupo de amigos a Nueva York y la verdad que todo está muy bien en Estados Unidos hasta que pasa algo".

Y otra barrera es la edad. "Yo era menor cuando arranqué esto, recién a mis 21 pude empezar a traer adolescentes por lo que el programa ‘teens0 surgió más adelante", añade.

Valentina armó un equipo sólido. "Hace años que trabajamos con persona de marketing, de prensa, gente que da las charlas informativas en Argentina por lo que la virtualidad y acostumbrarme a organizar muchas cosas desde otro país lo vengo haciendo hace años", dice. 

"A mí me encantaría estar en todas las reuniones informativas y conocer a los chicos antes de que viajen, pero no tengo ese lujo, lo tiene mi hermana que es la que me acompaña con esas cosas y yo recibo a los chicos cuando están acá. La verdad que me encantaría poder entrenarlos todo el año porque uno se encariña mucho con los alumnos". 

Valentina Berger es la CEO de "GO Broadway"

Ser argentina: los pro y los contra 

"Los argentinos estamos acostumbrados a hacer mucho con muy poco y el americano viene con el chip de que abre la empresa cuando puede pagar al contador, al abogado, cuando tiene el business plan", plantea Berger.

"A veces planean demasiado y el argentino es más del hacer y después vemos. Obviamente llegó un momento en Go donde tuve que frenar y armar un plan de negocios y ver hacia dónde quería ir. Creo que somos más mandados y eso sirve muchísimo",advierte. 

"Como emprendedora a veces me mueve el proyecto y no la plata, entonces le puedo poner mucha energía y tiempo a algo en lo que creo sin pensar en la plata", agrega.

"En cambio, el americano viene con el chip de time is money y a veces los limitan en algunas cosas, deja de ayudar a alguien porque no les pagan. Yo descubrí que mis mejores vínculos y relaciones se han hecho en oportunidades donde era voluntaria o estaba ayudando a alguien en un evento, lo que sea, y ahí es donde hice las mejores conexiones en mi carrera", afirma. 

Balance positivo 

La trayectoria de Valentona incluye la producción de más de 30 alfombras rojas

"Fue la mejor decisión de mi vida porque este país me dio a mi marido y a mi familia, eso no lo cambio por nada", expresa la empresaria y emprendedora. "Sí sacrifique a mi familia. Yo soy una de seis hermanos, tengo un grupo re grande de amigos y durante los últimos años he podido volver una o dos veces por año a Argentina, me perdí muchos eventos familiares, de amigos".

Además, sigue, "crecí un poco de golpe, me hice responsable muy rápido. A los 18 o 19 años ya vivía sola, me mantenía, laburaba todo el día y por ahí veía a mis amigas en Argentina que estaban disfrutando la facultad, saliendo, vacaciones y demás. Acá el ritmo de laburo es super heavy, cuando estaba en la productora tenía un lunes off cada dos semanas y yo tenía 22 años. Está buenísimo, aprendí un montón. En Estados Unidos al trabajo lo ponen por encima de todo y cuando estas acá te enganchas en esa movida. Gracias a Dios tuve hijos y me hicieron poner todo eso en perspectiva. Los hijos hacen que tu tiempo valga mucho más porque para dejarlos por ir a hacer algo más, tiene que ser algo que realmente valga la pena".

Valentina extraña los vínculos, la espontaneidad de tomar un café, el té con su abuela. "Acá eso no existe, es todo planeado, incluso con los argentinos que están acá. Uno vive como calendarizado", dice. "En Argentina está el disfrute y las cosas son más relajadas, la gente es más gamba y eso lo extraño mucho porque en Nueva York la gente es un poco egoísta con sus tiempos o piensan mucho en conveniencia, todo es cronometrado y calculado". 

Si bien no piensa en volver, al menos hasta que sus hijos tengan 18 años, esta joven y exitosa empresaria quiere proyectos en Argentina. Y los genera. "Producir obras de teatro, porque amo mi país y quiero mantener ese vínculo, aunque esté muchos años acá".

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído