El G20 aprobó un "histórico" impuesto global a las multinacionales

El G20 aprobó un "histórico" impuesto global a las multinacionales
El acuerdo se logró durante el encuentro de los ministros de Finanzas del bloque, en Venecia. Buscan una arquitectura tributaria internacional equitativa
Por iProfesional
10.07.2021 21.28hs Actualidad

Los ministros de Finanzas del G20 aprobaron en Venecia un acuerdo "histórico" para la imposición de un impuesto a las multinacionales, con el objetivo de poner fin a los paraísos fiscales y que deberá entrar en vigor en el 2023.

Se trata de un acuerdo para una arquitectura tributaria internacional "más estable y más justa", que establece un impuesto global de "al menos el 15%" sobre las ganancias de las multinacionales, consignó la agencia AFP.

Los países que representan el 85% del PIB mundial quieren gravar de forma justa a los gigantes digitales que evaden en gran medida los impuestos.

El impuesto mínimo global afectaría a menos de 10.000 grandes empresas, aquellas cuya facturación anual supere los 750 millones de euros.

La reforma se propone distribuir equitativamente entre países el derecho a gravar las ganancias de las multinacionales

Varios miembros del G20, como Francia, Estados Unidos y Alemania, hicieron campaña por una tasa superior a 15%, pero varios miembros del grupo de trabajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), como Irlanda o Hungría, siguen sin dar señales.

Irlanda aplica una tasa de 12,5% desde 2003, muy baja en comparación con otros países europeos, lo que le ha permitido albergar las sedes europeas de varios gigantes tecnológicos como Apple o Google.

Qué dice la reforma

Durante la jornada, las islas de San Vicente y Granadinas, en cambio firmó el acuerdo, según la página de OCDE, por lo que se llegaría a 132 países a favor.

En la declaración, los ministros lanzaron un llamamiento para que se obtenga la aprobación de todos los 139 miembros del grupo de trabajo de la OCDE que agrupa a países avanzados y emergentes.

La reforma se propone distribuir equitativamente entre países el derecho a gravar las ganancias de las multinacionales y apunta a las "100 empresas más rentables del mundo, que por sí solas realizan la mitad de las ganancias mundiales", explicó Pascal Saint-Amans, director del Centro de política y administración fiscal de la OCDE.

El impuesto mínimo global afectaría a menos de 10.000 grandes empresas, es decir aquellas cuya facturación anual supere los 750 millones de euros (u$s890 millones).

Una tasa mínima efectiva del 15% generaría ingresos adicionales de u$s150.000 millones al año, según la OCDE.

Guzmán quiere más del 15%

El ministro de Economía, Martín Guzmán, durante la cumbre del G20 que se celebra en Venecia desde el viernes, manifestó que está a favor de un impuesto mínimo global a las multinacionales superior al 15%.

Esta posición la comparte con su par francés, Bruno Le Maire, que batalla en la cumbre para que "la tasa mínima global sea superior del 15%", indicó a la AFP el ministro de Economía de Francia.

Durante la disertación en el Foro Global de Productividad organizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el ministro Guzmán aseguró que el principal problema de la economía mundial es la desigualdad.

El ministro compartió el panel, que fue moderado por el periodista del Financial Times, Martin Wolf, con la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde; el titular del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey; y el secretario de Hacienda y Crédito de México, Arturo Herrera.

"Un objetivo del multilateralismo debe ser evitar una evolución desigual de la economía global luego del impacto de Covid-19", aseguró el funcionario argentino y agregó que "hay grandes asimetrías en cuanto a las condiciones que tienen nuestros países a la hora de enfrentar los desafíos para la digitalización de la economía".

El ministro Guzmán aseguró que el principal problema de la economía mundial es la desigualdad

Sobre los impuesto globales, especificó: "celebramos los avances en el frente de la tributación internacional. Pensamos que la idea de un impuesto global mínimo de al menos 15 % es un paso positivo. Por supuesto, más sería mejor".

Guzmán además consideró que se necesita una adecuación, una modernización de las líneas de crédito de los bancos multilaterales de desarrollo, "de manera que podamos reducir las asimetrías que enfrentan las economías avanzadas y en desarrollo en el acceso al financiamiento en los términos que se requieren para abordar los problemas de la desigualdad, el cambio climático y la digitalización de la economía".

"El multilateralismo es un medio para encontrar soluciones", aseguró el ministro argentino.

Además enumeró que abordar el tema de la desigualdad incluye el acceso equitativo a la vacunación; una solución equitativa al problema de la elusión fiscal para las corporaciones, una solución equitativa a los problemas tributarios internacionales y finalmente, fuentes equitativas de financiamiento para enfrentar los desafíos de la acción climática y la crisis de salud.

También explicó que para Argentina, los temas del panel están en el centro de la agenda de políticas y lo que "pretendemos es crear una sociedad que logre desarrollar el conocimiento, una sociedad que logre un buen camino de desarrollo humano y social y que esto se dé de manera inclusiva".

En esa línea, puntualizó que la inclusión digital es un objetivo clave que quiere alcanzar el Gobierno.

Sobre el ámbito internacional, consideró que el principal problema de la economía mundial es la desigualdad y el otro es el cambio climático, "y las soluciones para estos dos problemas están interrelacionadas".

"El Estado juega un papel importante en lo que respecta a inversiones en educación e investigación y desarrollo y programas especializados, pero también en lo que respecta a infraestructura digital", refirió Guzmán y por eso completó: "creemos que este año los acuerdos multilaterales tienen más contenido. Celebramos los avances en el frente de la tributación internacional".

Asimismo, planteó una serie de inquietudes como las reglas específicas para la revolución fiscal global: "pensamos que la idea de un impuesto global mínimo de al menos 15 % es un paso positivo. Por supuesto, más sería mejor, pero sin duda este es un paso muy importante".

El segundo punto tuvo que ver con el financiamiento, con el acceso al crédito.

"En nuestra opinión, necesitamos una adecuación, una modernización de las líneas de crédito de los bancos multilaterales de desarrollo, de manera que podamos reducir las asimetrías que enfrentan las economías avanzadas y en desarrollo en el acceso al financiamiento, en los términos que se requieren para abordar los problemas de la desigualdad, el cambio climático y la digitalización de la economía", planteó Guzmán.