04.12.2021

Declaran "Urgencia Manifiesta" para continuar con el dragado en el canal de acceso al puerto de Barranquilla

Declaran "Urgencia Manifiesta" para continuar con el dragado en el canal de acceso al puerto de Barranquilla
Cormagdalena explicó que la medida se debe a las condiciones atípicas del río Magdalena. El dragado constante permite mantener las operaciones
Por iProfesional
19.11.2021 20.38hs Actualidad

Las labores de dragado en el canal que da acceso a la Zona Portuaria de Barranquilla, Colombia, deberán proseguir para garantizar las normales operaciones portuarias. Así lo determinó Cormagdalena (Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena), debido a una atípica situación de alta sedimentación que podría dificultar la navegación.

"Declaramos la Urgencia Manifiesta para darle continuidad a las operaciones de dragado y a la competitividad portuaria, afrontando el desafío de la alta sedimentación que actualmente nos presenta el río Magdalena. Desde Cormagdalena y el Gobierno Nacional estamos comprometidos para garantizar la operatividad de los puertos de Barranquilla y por eso ya estamos finalizando detalles con Findeter para el nuevo contrato, el cual ya cuenta con oferentes", señaló el director de Cormagdalena, Pedro Pablo Jurado.

No obstante, gracias a la nueva resolución, y hasta que se resuelva un nuevo contrato, las urgentes tareas de dragado en Barranquilla seguirán siendo realizadas por la compañía belga Jan de Nul, que ya opera en el lugar la draga Barolomeu Dias. El trabajo de esta nave ha permitido mantener el calado operativo necesario para el paso del tránsito fluvial hasta el momento.

En lo que va de 2021, los trabajos de dragado han permitido la movilización de 10.095.431 toneladas de carga en el río Magdalena.

El problema de la sedimentación

La Urgencia Manifiesta fue emitida en el marco de la declaratoria de Calamidad Pública decretada por la Alcaldía de Barranquilla el pasado 12 de julio mediante decreto 0135 que tiene como fin gestionar y coordinar con las autoridades competentes del orden nacional, las acciones necesarias para garantizar la prestación del servicio público esencial de transporte marítimo y fluvial que tiene como destino el puerto de Barranquilla.

De acuerdo con información del Centro de Investigaciones e Ingeniería de Cormagdalena – CIIC – los incrementos de los niveles de los caudales han aumentado las tasas de sedimentación de 7000 m3/día hasta 23.000 m3/día. Vale la pena destacar que se ha pasado de un promedio de mantenimiento anual de las últimas dos vigencias de 1.800.000 m3 a casi 2,800,000 m3, por lo que la imprevisibilidad de los eventos hidrológicos hace que las intervenciones cada vez sean más mayores.

Precisamente la Dirección General Marítima ha emitido diversos mensajes de seguridad debido a la alta sedimentación y cambios en los niveles del Río Magdalena, especialmente sobre los sectores Km 0, Km 05, Km 11 y Km 21.

El buen calado del río Magdalena, vital para la actividad económica de Barranquilla.
El buen calado del río Magdalena, vital para la actividad económica de Barranquilla.

Preocupación por el río Magdalena

De acuerdo con el último reporte de alertas hidrológicas del IDEAM, se mantiene alerta amarilla para la parte media del río Magdalena que tiene niveles altos en los municipios de Barrancabermeja y Puerto Wilches, del departamento de Santander, una zona donde continúan presentándose lluvias que afectan el nivel del río.

No obstante, aguas arriba hacia el norte del país, la situación es todavía más preocupante. El IDEAM emitió alerta roja desde el pasado 30 de octubre debido a la erosión fluvial del río Magdalena sobre la banca lateral al sur del casco urbano de Puerto Wilches. "Inminente desbordamiento en el río Magdalena en el sector de Puerto Perico y potencial conexión con la ciénaga de Yariri", aseguró la entidad en esa alerta que se mantiene.

El afluente también presenta altos niveles en Gamarra, del departamento de Cesar, donde los niveles superan la cota de afectación, donde también se mantiene una alerta roja de inminencia en el desbordamiento. Una situación que ya se presentó hace pocos días en el departamento de Bolívar.