iProfesional

Australia decidió expulsar a Novak Djokovic: este fin de semana se define su futuro

Fuentes vinculadas a la causa informaron que Djokovic no sería detenido antes de la nueva cita con funcionarios de inmigración, que será este sábado
Por iProfesional
14/01/2022 - 11,17hs
Australia decidió expulsar a Novak Djokovic: este fin de semana se define su futuro

A ocho días de la primera cancelación de su visa, lo que impedía su participación en el Australian Open, el ministro de Inmigración Alex Hawke volvió a retirar el visado al número 1 del tenis mundial y parecía que su deportación era un hecho.

Pero tras una audiencia de emergencia entre los abogados del jugador y el juez Anthony Kelly, el tenista serbio ha ganado un par de horas más para definir su futuro: este sábado tendrá una cita con funcionarios de inmigración y el domingo se presentará ante el Tribunal Federal.

Tras la decisión de Hawke, los abogados del deportista apelaron la medida. Por el momento, Djokovic no será deportado ya que aguardarán que finalicen los procedimientos judiciales. El mejor tenista del mundo puede estar impedido de acceder a ese país por los próximos tres años.

El equipo jurídico de Djokovic pidió que la estrella serbia del tenis no sea detenida por los servicios de inmigración mientras se tramita el caso urgente ante el tribunal. Nicholas Wood, uno de los abogados del serbio, dijo que además de no detenerlo esta noche, a Djokovic se le debe permitir estar con sus abogados mañana después de que sea entrevistado por los oficiales de inmigración a las 8.00, y luego se le permita permanecer en las mismas "instalaciones residenciales" en las que se encuentra esta noche.

Pero el abogado del Ministro de Inmigración, Stephen Lloyd, dijo que los funcionarios de la Fuerza de Fronteras planean llevar a Djokovic de vuelta a la detención mañana. ¿Será entonces que se llegue a la resolución definitiva del tema o habrá más pasos?

El deportista serbio pretende participar en el Abierto de Australia. El torneo comenzará este lunes y el número 1 del ranking quiere defender la corona lograda en las últimas tres temporadas.

Los abogados de Djokovic afirman que el ministro Hawke basó su decisión de cancelar el visado de la estrella serbia en que su presencia en Australia avivaría el sentimiento antivacunas.

Wood argumentó que Hawke había optado por "eliminar a un hombre de buena reputación" de Australia y "perjudicar" su carrera por los comentarios que Djokovic había hecho en 2020. "No tiene ninguna base racional para decir que la decisión que toma es para generar una mayor cantidad de sentimiento anti-vacunas que está tratando de minimizar", dijo.

La primera determinación de Hawke, que como ministro de Inmigración tiene la potestad personal de revocar la permanencia de un visitante, tuvo lugar casi a las 18, hora local. El debut de Djokovic (frente a su compatriota Miomir Kecmanovic) podría aplazarse al martes, última jornada de la primera rueda, si es que la resolución se demora. La audiencia de esta noche australiana fue conducida por el juez Anthony Kelly, el mismo que ordenó el último lunes liberar al tenista por defectos en el proceso de rechazo de Migraciones a su ingreso al país.

Djokovic enfrenta otra complicación en su estadía en Australia.
Djokovic enfrenta otra complicación en su estadía en Australia.

Un caso de resonancia mundial

Hubo mucha presión a Hawke, tanto por parte de la prensa para que tomara la determinación pronto y avanzara en la situación que ya desgastaba la imagen internacional de Australia, como por parte de la oposición política para que expulsara al tenista, que había ingresado al país esgrimiendo una excepción médica dada su falta de vacunación contra el coronavirus.

El funcionario, abiertamente liberal, tiene publicado en su portal de internet un discurso en el que afirma: "Soy un gran creyente en las ideas que emanan de la gracia de Dios, el perdón, la redención y las segundas oportunidades".

Sin embargo, la conferencia de prensa del jueves ofrecida por el primer ministro Scott Morrison, líder político del país y amigo de Hawke, había dado a entender claramente que el gobierno pensaba expulsar al deportista.

En un primer reclamo a la justicia, Djokovic había tenido cuatro días atrás un fallo favorable por parte del juez Kelly, que había ordenado al gobierno australiano liberarlo del hotel de Melbourne para inmigrantes detenidos donde había sido ubicado.

Pero el abogado que representó al Ministerio de Interior, Christopher Tran, advirtió al finalizar la audiencia que el gobierno se reservaba el derecho a expulsar al deportista mediante la potestad de Hawke. Eso terminó ocurriendo.

En caso de que no prospere su último intento en la justicia, Novak Djokovic será echado de Australia, no podrá jugar el Abierto y quizás no pueda volver a ese país en los próximos tres años.

Pero no fue el final del entredicho judicial entre Djokovic y las autoridades australianas, porque los letrados del número 1 del ranking mundial siguieron la batalla de inmediato. Es el mismo magistrado, Anthony Kelly, titular de la Corte Federal y de Familia de Australia, quien tomó el caso.

En su primera decisión, al final de una audiencia que, con interrupciones, duró unas 7 horas, fundó la orden de liberación al jugador en cuestiones de forma en el proceso de ingreso del serbio al país. Ahora conoce el tema de primera mano.

En las jornadas posteriores a aquella decisión de Kelly se supo que Djokovic había esgrimido haber tenido un resultado positivo de coronavirus el 16 de diciembre, pero de inmediato trascendió que interactuó con personas en los dos días posteriores a ello. El tenista admitió eso en un comunicado reciente y perdió respaldo hasta del gobierno de su propia nación.

Y al parecer, también apoyo público en Australia. Una encuesta citada por el diario Herald Sun, de Melbourne, afirma que antes de la noticia de la cancelación de la visa 84% del total de los consultados quería que Djokovic fuera deportado.