iProfesional

EE.UU. afirma que Rusia prepara operaciones encubiertas para justificar la invasión de Ucrania

Estados Unidos sostiene que Rusia tiene un plan de operaciones de inteligencia que buscaría establecer pretextos para el inicio de una acción militar
Por iProfesional
14/01/2022 - 20,15hs
EE.UU. afirma que Rusia prepara operaciones encubiertas para justificar la invasión de Ucrania

Estados Unidos acusó este viernes a Rusia de haber "preposicionado" agentes en Ucrania para llevar a cabo una operación que podría servir de "pretexto para una invasión".

"Rusia sienta las bases para tener la posibilidad de fabricar un pretexto para una invasión, incluso a través de actos de sabotaje y operaciones de información, acusando a Ucrania de planear un ataque inminente contra las fuerzas rusas en el este de Ucrania", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, detallando a la prensa información que Washington afirma disponer.

"El ejército ruso prevé iniciar estas actividades varias semanas antes de una invasión militar, que podría comenzar entre mediados de enero y mediados de febrero", advirtió, y estimó que un ataque de este tipo podría ir acompañado de "violaciones generalizadas de los derechos humanos y de crímenes de guerra", si fracasa la diplomacia.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, opinó que la información era "muy creíble".

Kirby explicó que estos agentes podrían provenir de "servicios de inteligencia, servicios de seguridad e incluso del ejército" rusos.

Sus fuerzas son a menudo "híbridas" hasta el punto de que "los límites no son necesariamente muy claros sobre a quién responden específicamente en estas operaciones más encubiertas", argumentó.

Moscú rechazó de plano estas acusaciones: "Hasta ahora, todas esas declaraciones han sido infundadas y no hay nada que las confirme", declaró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskiv, citado por la agencia TASS.

Una serie de reuniones de alto nivel esta semana entre Occidente y los rusos no ha evitado, por el momento, el riesgo de una nueva guerra en Ucrania.

Estadounidenses, europeos y ucranianos acusan a Rusia de haber desplegado cerca de 100.000 soldados en la frontera con vistas a una posible invasión del país vecino. Moscú niega tener intención de hacerlo y afirma que quiere defenderse de la política de ampliación hacia el este de la OTAN, que considera amenazante a sus puertas.

Psaki también se refirió a la ola de ataques cibernéticos sufridos el viernes por Ucrania, que dejaron fuera de servicio a varios sitios web del gobierno, y señaló que Estados Unidos está "preocupado por el ciberataque a gran escala".

"No hemos determinado quién es el responsable en esta etapa", señaló, sin embargo. Añadió que "los líderes de opinión rusos ya han comenzado a crear provocaciones ucranianas en los medios públicos y las redes sociales para justificar la intervención rusa y sembrar la división en Ucrania".

El gobierno de Kiev calificó el ataque del viernes de "masivo" y sostuvo que diversas agencias y oficinas estatales "están temporalmente fuera de servicio", aunque aseguró que no se han producido daños importantes. La autoría del ataque no fue reivindicada.

Una de las hipótesis que se barajan es que como prolegómeno de una ofensiva militar, se lanzara un gran ataque informático contra las infraestructuras estratégicas ucranianas para desorientar a las autoridades. Ucrania ha sido objeto de varios ciberataques en los últimos años atribuidos a Rusia.

Tropas rusas han sido detectadas en la cercanía de la frontera con Ucrania.
Tropas rusas han sido detectadas en la cercanía de la frontera con Ucrania.

Europa lanza una dura advertencia a Rusia

Los ministros europeos de Relaciones Exteriores advirtieron este viernes con una respuesta robusta a Rusia, ante sospechas de que el reciente ataque cibernético contra Ucrania pueda ser el prólogo de una acción militar.

El escenario es "más grave que cualquier cosa que hayamos visto en los últimos años", dijo a la prensa el ministro austríaco de Relaciones Exteriores, Alexander Schallenberg.

Los gobiernos europeos mantienen viva la esperanza de convencer al presidente ruso Vladimir Putin de abandonar un supuesto plan para invadir Ucrania, pero comenzaron a preparar respuestas a Moscú.

"Tenemos la voluntad de disuadir a Rusia, y una convergencia de análisis, una determinación colectiva de actuar, y el deseo de hacer oír a la Unión Europea" (UE), dijo el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, durante una reunión informal de cancilleres de la UE en Brest.

Por su parte, un ministro europeo dijo a la agencia AFP que "las sanciones están sobre la mesa. La convicción es que el riesgo de una intervención rusa en Ucrania es real y debemos estar preparados para reaccionar".

"No debemos tardar semanas en llegar a un acuerdo, como ocurrió con la anexión de Crimea en 2014", añadió esa fuente.

Ese funcionario agregó que se planea una discusión adicional en la reunión formal de ministros prevista para el 24 de enero en Bruselas.

La UE, en auxilio de Ucrania

Rusia ha concentrado cerca de 100.000 tropas, además de tanques, drones y artillería en las fronteras con Ucrania, y pese a que el gobierno en Moscú niega preparar una intervención militar, hasta ahora no logra convencer a los europeos.

"Putin es un jugador de ajedrez", señaló un dirigente europeo. "Es impredecible, pero [sabe que] ahora es el momento adecuado para actuar, porque si espera, Ucrania será más fuerte".

Ucrania sufrió el viernes un gran ataque cibernético contra sitios web gubernamentales, un episodio que reforzó las preocupaciones de los europeos.

La canciller de Suecia, Ann Linde, dijo: "Este es exactamente el tipo de cosas sobre las que habíamos advertido, y lo que temíamos".

Este mismo viernes, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo que la UE movilizaba "todos sus recursos" para auxiliar a Ucrania ante este ataque".

Según un alto funcionario estadounidense, Rusia ha "preposicionado" agentes en Ucrania para llevar a cabo una operación de sabotaje que podría servir de "pretexto para una invasión". El gobierno ruso rechazó estas acusaciones.

De todos modos, los europeos mantienen viva la esperanza de una vía al diálogo y la diplomacia.

La ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, viajará a Moscú la próxima semana para mantener conversaciones "a todos los niveles".

"La diplomacia, especialmente en tiempos de crisis, se caracteriza por una gran perseverancia, gran paciencia y nervios fuertes", comentó.

Europa teme que la crisis entre Ucrania y Rusia derive en un conflicto bélico a gran escala.
Europa teme que la crisis entre Ucrania y Rusia derive en un conflicto bélico a gran escala.

Búsqueda de unidad

En tanto, el gobierno ruso no parece muy entusiasmado del diálogo.

"No veo ninguna razón para venir a la mesa [de negociaciones] en los próximos días, para reunirnos nuevamente y comenzar las mismas discusiones nuevamente", dijo el vicecanciller Sergéi Riabkov.

El alto funcionario se refería a las profundas diferencias observadas durante las conversaciones que mantuvo en Ginebra con una enviada estadounidense, y durante una reunión del Consejo OTAN-Rusia en Bruselas.

Rusia exige que la OTAN se comprometa de forma legal y vinculante a no sumar a Ucrania y Georgia, cuyas candidaturas han sido aceptadas por la alianza militar.

Además, exige que la Alianza Atlántica retire su personal militar de los países que desde entonces se han convertido en miembros de esa alianza desde el colapso de la Unión Soviética.

En ese escenario, los europeos quieren evitar lo que llaman un "nuevo acuerdo de Yalta", o un entendimiento entre Moscú y Washington sobre la seguridad europea.

Así, la credibilidad europea está en juego.

Dependientes del gas ruso y de sus relaciones económicas con Rusia, los países europeos han sido reacios a seguir ciegamente a Estados Unidos en la confrontación con Moscú.

En la reunión de Brest, funcionarios europeos elogiaron la coordinación "absolutamente perfecta" con Estados Unidos.

"Los rusos han tratado de dividirnos, hacer como si la Unión Europea no existe. Pero los estadounidenses no se sumaron a ese juego", dijo Borrell.

Por ello, la presión estadounidense por sanciones generalizadas, divide a la UE.

"La credibilidad de los europeos depende de su capacidad para adoptar fuertes sanciones", admitió el ministro consultado por AFP.

"Lo que importa es la disuasión, es ser creíble sobre lo que se decidiría si Rusia se involucra en una nueva intervención en Ucrania", apuntó.