iProfesional

La temperatura llegará a los 38 grados mientras cerca de 40.000 usuarios siguen sin luz

Desde el ENRE confirmaron que se trata por problemas en el servicio de media o baja tensión; se esperan picos de consumo por el calor agobiante
Por iProfesional
15/01/2022 - 09,12hs
La temperatura llegará a los 38 grados mientras cerca de 40.000 usuarios siguen sin luz

Un total de 38.152 usuarios de las empresas Edesur y Edenor continúan sin suministro de energía eléctrica en diferentes barrios de la ciudad de Buenos Aires y localidades del conurbano bonaerense, informó el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

Durante la mañana del sábado, unos 28.128 usuarios del área de concesión de Edesur permanecían sin luz en los barrios de Caballito, Flores, Villa Crespo y Villa del Parques, y localidades del sur del conurbano como Lanús, Almirante Brown y Presidente Perón, entre otras, por interrupciones en el servicio de media o baja tensión.

En el caso del área de Edenor, los usuarios sin suministro eléctrico llegaban a 10.886 en los barrios porteños del Belgrano, Palermo y Núñez; y en los partidos bonaerenses de San Martín, Morón, Tigre y Vicente López, entre otros.

Siguen las tareas para restituir la luz a todos los domicilios.
Siguen las tareas para restituir la luz a todos los domicilios.

En varios puntos tanto de la Ciudad como del conurbano, vecinos salieron a protestar por la falta de servicio, en medio de la ola de calor que afecta en todo el país y que ayer en el área de Edenor y Edesur llevó al termómetro a superar los 40 grados y la máxima llegará a los 38 grados. El cielo estará algo nublado y se esperan tormentas aisladas por la tarde o noche.

De todos modos, las autoridades del Servicio Meteorológico Nacional confirmaron que sigue la alerta naranja que advierte sobre los riesgos que las temperaturas extremas pueden tener sobre la salud de las personas, especialmente para los grupos de riesgo como bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

En tanto, la empresa distribuidora de energía Cammesa registraba pasadas las 7 de esta mañana un consumo de 19.786 MW en todo el país.

Se esperan mejoras

Mientras algunos usuarios siguen sin luz, tras una semana caótica, el Gobierno cree que lo peor ya pasó y descarta cualquier tipo de estatización del servicio.

De hecho, en la Casa Rosada, respiraban con alivio después de una semana de graves fallas en el endeble sistema de electricidad por la ola de calor, que en el peor momento llegó a dejar sin energía a más de 700.000 personas y provocó un fuerte malestar social. A pesar de la restitución de las fallas del viernes, aún había aún miles de personas sin luz y con problemas en el suministro de agua. Pero en el Gobierno decían a última hora del viernes que los cortes eran "puntuales" e "intermitentes". "Lo peor ya pasó", dijeron en Balcarce 50.

Ruegan que vuelva la luz ante la ola de calor.
Ruegan que vuelva la luz ante la ola de calor.

El factor climático y estacional fue el principal dato que manejaban en el Gobierno. Abrazaban con expectativa la baja de las temperaturas en los próximos días, previstas para el sábado y el domingo según el Servicio Meteorológico Nacional. También esperan que se relajara el tensionado sistema por el freno de la actividad industrial durante el fin de semana, que implica siempre una disminución en el consumo energético.

Sin embargo, en las redes sociales, muchos vecinos del AMBA insistían sobre la persistencia de los cortes de luz y agua. En el Gobierno admitieron que seguían los problemas, pero señalaron que la envergadura era menor que en los picos de calor y uso de energía más fuertes de la semana y aseguraron que se trata de cortes "habituales" para esta época. Al cierre de esta edición, no había respuesta de parte del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) sobre la cantidad de hogares que permanecían sin servicio.

En el oficialismo atribuyeron los graves problemas energéticos de la semana a dos factores. Por un lado, a la generación de energía, que según los cálculos de los primeros días de la semana no alcanzaría para abastecer la demanda de las viviendas particulares y la industria. Es por ese motivo que el Gobierno le pidió, el jueves, a los dirigentes empresariales de las principales industrias que disminuyeran el consumo. Aunque se trató de una recomendación y no de una obligación, las compañías respondieron "bastante bien", dijeron en la Casa Rosada de acuerdo a los gráficos sobre el consumo energético que proveía la Secretaría del área y que observaban en tiempo real.

Para paliar la crisis, también se le dio asueto a los empleados estatales, una medida insólita e inédita que generó dardos entre los propios. 

El otro factor problemático en la ola de calor era la distribución, y en el Ejecutivo atribuyeron a ese motivo los cortes de mayor alcance. En particular, aquellos desatados, según el ENRE, por los incendios y cortocircuitos registrados en torres de alta tensión, tanto el miércoles como el viernes, por el pico en la curva de la demanda e irregularidades en las conexiones.

Temas relacionados