Más artículos

Adefa y la mesa chica

Por qué se enfrentaron las automotrices por el cambio de autoridades en el día de la peor noticia: no habrá Salón del Automóvil

Por qué se enfrentaron las automotrices por el cambio de autoridades el día que se informó que no habrá Salón del Automóvil
Toyota mostró su disconformidad por la elección de la nueva presidencia en la entidad que reúne a los productores de vehículos en el país. El trasfondo
Por Guillermina Fossati
18.10.2018 10.02hs Autos

La Asociación de Fábrica de Automotores de la Argentina es una entidad que reúne a las 12 terminales que producen en el país, con más de 50 años de historia.
Las marcas que la integran son FCA (Fiat-Chrysler), Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, PSA Peugeot Citroën, Renault., Scania, Toyota, Volkswagen, y la última incorporada, Nissan.

Con un perfil muy bajo, y por eso quizás mucho no lo saben, allí se reúnen periódicamente las empresas para debatir cuestiones que tienen que ver con la industria, y hasta hace poco tiempo fueron fuente de muy buenas noticias de manera frecuente, por ejemplo, por ser parte del Plan 1 Millón que propuso el Gobierno, con quien trabajaron codo a codo para producir esa cantidad de unidades en 2023.

Como modo de organización, todos los años la entidad renueva sus autoridades, integrada por un Presidente, Vicepresidente y Secretario, que corresponde a la máxima autoridad de las marcas mencionadas.

Esta elección, según el artículo 42 del Estatuto, se hace mediante una presentación de listas que pueden proponer entre tres marcas, y posteriormente se elige la ganadora en un debate interno que se realiza en la misma comisión.

Sin embargo, hace más de una década, con una industria que en los últimos años se multiplicó y creció exponencialmente, la elección derivó, por un acuerdo de palabra consensuado entre todos los representantes, en que podría realizarse siguiendo el orden alfabético en la rotación de los cargos.

También hay excepciones, como por ejemplo en un período que fue reelecta Isela Costantini, en ese entonces era número uno de General Motors. Pero se seguían ciertos "códigos internos".

Sin embargo el recambio de este año trajo aparejado un escándalo poco esperado, especialmente porque se juntó con un día de trascendidos donde, aún sin confirmación oficial de ADEFA, se supo que no habrá Salón del Automóvil 2019, lo cual es una mala señal para el sector que atraviesa un momento de caída en ventas inesperado (después de esperar un año récord).

El problema surgió cuando, por orden alfabético, era Scania quien debía suceder a Renault en la presidencia. Pero Volkswagen presentó una lista y fueron ganadores. El artículo 42 sigue vigente y permite la presentación de listas.

De no ser Scania, quien en este momento no sería la marca más representativa del sector para pasar la tormenta (tienen una fábrica de partes en Tucumán y se especializan en camiones, un segmento con poca participación en los patentamientos totales), seguía por “diccionario” Toyota, pero al presentar la alemana su listado y ser elegida, quedaron con el cargo.

El nombramiento se realizó durante la Asamblea General Ordinaria de socios, donde quedaron Hernán Vázquez como sucesor de Luis Fernando Peláez Gamboa
(presidente de Renault Argentina S.A.) quien asumirá el rol de vicepresidente, y César Luis Ramírez Rojas (presidente de Scania Argentina S.A.), que pasa de vicepresidente a secretario general.

De la reunión no participó Toyota, quien demostró su malestar con las siguientes palabras: "Toyota tiene una filosofía de hacer negocios diferente a la mayoría de las automotrices en la Argentina. Por esta razón, entendemos que no somos los más indicados para representar los intereses de esta mayoría. Mantendremos nuestro foco en nuestra estrategia de largo plazo, concentrada en:

- Incremento de la producción y localización de partes,

- Aumento de las exportaciones y búsqueda de nuevos mercados,

- Creación de más y mejores empleos de calidad.

Qué se murmura por dentro

Internamente las voces cruzadas tienen diferentes percepciones de lo que sucedió. El poder de presentar listas existe y para ello una votación define quienes podrían ser los ganadores. Como no hubo oposición, fue la presidida por Volkswagen la que quedó al frente de la Asociación.

Por otro lado, alfabeticamente le correspondía a Scania, pero si bien es cierto que no es representativa en este momento, Toyota estaba en el siguiente orden y es un gran referente para representar a las automotrices, una de las más exitosas, pero tampoco estuvo presente en la toma de decisiones.

El mismo día donde se generó este enfrentamiento, que no es el primero, porque son muchas las empresas del sector que en voz baja muestran su malestar con la japonesa, trasciende (porque no hay comunicado oficial), que en el encuentro se decidió no hacer el Salón del Automóvil 2019.

La noticia es “un baldazo de agua fría” para el sector y para el Gobierno, ya que los salones, si bien están perdiendo peso en el mundo y en muchos países se evalúa dejarlos de realizar, son un guiño a la sociedad, una señal de posicionamiento del país como referente de la industria y especialmente una "palmada" al político de turno, porque allí hay marcas importadas pero las “locales” son las protagonistas.

De hecho, en esta decisión, una marca de gran prestigio internacional, pero que hoy atraviesa su peor momento, fue una de las que más desacuerdo mostró con la suspensión del Salón.

Otras, sin embargo, desde la edición pasada ya expresaban públicamente su desinterés por este tipo de eventos, como es el caso de PSA, que de hecho no estará presente en el Salón de San Pablo que arrancará con sus jornadas de prensa el 5 de noviembre.

Por otro parte, la decisión también tiene que ver con los gastos que implica. “Hoy tener un stand de una terminal grande, entre autos, concepts y personal, no baja de u$s1,5 millones”, dijeron desde una terminal miembro de ADEFA.

Esto, llevado al escenario económico actual, donde la industria esperaba terminar el año con un millón de unidades y se estima que no superarán las 700 mil unidades, “es un despropósito”, agregó.

Otro directivo sumó esta frase: “Hoy en la industria automotriz están pasando cosas mucho más dramáticas. Hay terminales que despiden gente. Y yo me pregunto ¿Voy a invertir en un salón? ¿Cuál, es el mensaje que estamos dando? Creo que hay que quitar cierto dramatismo”, finalizó.

Por otro lado, en el mundo, los salones están perdiendo peso. Por ejemplo en el realizado recientemente en París, Francia, no fueron las marcas alemanas -además de otras tantas-, que se guardan para Frankfurt. Y lo mismo pasa cuando la sede es Alemania.

Parece que la gran inversión que hay que realizar exede a las marcas, y el público ya encuentra otros canales más interesantes para saber qué pasa y qué novedades hay en el sector.

Palabras más, palabras menos, las noticias que trascendieron del comité que reúne a las automotrices no han sido las mejores, especialmente en un momento donde las marcas tienen que mostrarse más unidas que nunca.

Pero los egos existen como en todo “ambiente” y los rumores y disconformidades de la mayoría de las automotrices con la japonesa no tiene que ver con los “celos o envidia” por su éxito indiscutido, sino por tomar muchas veces decisiones y hacer su propio camino. Por ejemplo cuando el Gobierno dio a conocer que disminuía el reintegro a las exportaciones, hicieron pública su visión de que a ellos no los perjudicaba.

Lo cierto es que hoy ADEFA no vive el mejor clima porque no es un momento de tironeos sino de acuerdos para surfear la crisis. El Gobierno, por su parte, habrá que ver como reacciona ante la noticia de que no habrá Salón en 2019.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar