Más artículos

Plan "verano naftero": anticipan que el precio del litro no subirá por dólar estable y baja del crudo

Plan "verano naftero": anticipan que el precio del litro no subirá por dólar estable y baja del crudo
La demanda de combustibles cayó fuerte en las estaciones tras la seguidilla de aumentos de fin de año. Ahora, los analistas prevén una fase de estabilidad
Por Patricio Eleisegui
09.01.2019 11.01hs Economía

Habrá calma en los surtidores para lo que resta del verano.

Petroleras, propietarios de estaciones de servicio e, incluso, cuadros técnicos cercanos a la Secretaría de Energía coinciden en que, por primera vez en mucho tiempo, las variables que impactan en el precio del combustible se mantendrán quietas al menos hasta mediados de marzo.

Incluso, señalan que, de darse algún movimiento durante la temporada estival en la cotización de las naftas, sería a la baja, tal como sucedió en días previos. 

Cabe recordar que acaba de tener lugar una rebaja de los precios de los productos comercializadas por YPF y Shell, de hasta el 3,2 y 1 por ciento, respectivamente. 

La quietud que exhiben hoy por hoy los valores en los surtidores responde a un combo que conjuga un tipo de cambio más estable y la cotización del barril más baja en casi dos años.

Al mismo tiempo, el reciente desembarco de Gustavo Lopetegui en Energía implicó que se abriera un período de transición hasta que se defina una nueva estrategia para la cartera, lo que refuerza la visión que prima en el sector respecto de que el "congelamiento" se extenderá durante el verano. 

Hasta finales de febrero, todo hace prever que se activará una suerte de piloto automático. No se tomarán decisiones relevantes para el mercado de los combustibles a no ser que se registre algún cambio brusco en el valor del petróleo a nivel internacional o con el dólar. Pero todo indica que no habrá sobresaltos”, sostuvo ante iProfesional Guillermo Lego, gerente de CECHA, la confederación que nuclea a los expendedores.

“Si se sigue profundizando la merma en el precio del crudo internacional, entonces puede ocurrir que alguna empresa avance con alguna que otra rebaja. Para nosotros, pensar en subas durante el verano no tiene mucho sustento", agregó el directivo. 

En el interior del país esta visión también es compartida por organizaciones como la CECC, de Córdoba. En ese sentido, su referente, Raúl Castellano, enfatizó que “enero y febrero serán meses en los que no deberían registrarse cambios significativos en los precios. Esperamos dos meses tranquilos".

“El crudo cayó de 81 dólares a los 55 dólares actuales. Semejante baja funciona como un colchón que amortigua la suba de cualquier otra variable, señaló.

Muy cerca del Gobierno, Emilio Apud, ex secretario de Energía y experto de consulta permanente por parte de Cambiemos, observó que los valores en los surtidores –más allá de las pequeñas bajas de las últimas horas– ya están “en un punto de equilibrio”, por lo que no hay presión de las petroleras por avanzar con nuevos ajustes. 

Incluso, coincidió con otros referentes del sector al afirmar que "si el precio del petróleo y el del dólar se mantienen, entonces es probable que la nafta pueda llegar a bajar otra vez", un escenario que claramente contrasta con lo que dejó el 2018, año en el que se acumularon 13 incrementos. 

Marzo, a preparar la calculadora 

Pese a la quietud que esperan empresarios y expertos para esta temporada estival, hay un consenso y es que las subas volverán seguramente hacia fines de marzo. 

Básicamente por la incidencia de las paritarias del sector y, por supuesto, la espiral inflacionaria que no aflojaría al punto que pretende el Gobierno. A esto se sumarían variables como el precio de los biocombustibles, que se utilizan para cortar el gasoil. 

De modo que, el panorama que rija durante el verano no necesariamente se mantendrá a lo largo del año. 

"Hay que ver todo el 2019 y tener en cuenta que si bien el petróleo ha bajado, no se espera que caiga mucho más que ahora. El dólar, además, está más estable pero se espera que suba un poco a medida que se acerquen los comicios. Si a esto le sumamos una inflación que no se desacelerará tanto como se esperaba, es difícil pensar en un congelamiento a más largo plazo", planteó. 

Para el directivo, como suele suceder en este tipo de escenario, se da una paradoja: si el precio no sube y no acompaña la suba de costos, el sector entonces perderá rentabilidad.

Pero si los valores se ajustan y superan a los salarios, entonces se espera una nueva caída de la demanda, como ya ocurrió en el último tramo de 2018, que mostró una merma preocupante, en sintonía con la caída del ritmo de actividad. 

Respecto de esto último, desde CECHA precisaron a este medio que sólo en noviembre del año pasado, la venta de nafta súper se desmoronó más del 8 por ciento, un número similar al que habría mostrado diciembre. 

“Para que una estación de servicio estándar funcione de manera equilibrada en términos financieros, debe comercializar un promedio de 380.000 litros mensuales. En los últimos meses, los puntos de venta que operan en torno a esa cifra dejaron de despachar más de 30.000 litros, también en promedio. Todo esto, por efecto de los precios de los combustibles, que aumentaron mucho y el contexto económico en general", planteó Lego. 

Por eso, advirtió que si este escenario se profundiza, "muchas estaciones entrarán en una crisis grave”.

El directivo sostuvo que las rebajas de esta semana “al menos desacelerarán un poco la caída de la demanda”, aunque aclaró que en estos momentos la mejora la notan principalmente la estaciones ubicadas en los centros turísticos y no tanto las que están en Capital y Gran Buenos Aires. 

Baja y ranking

El lunes, YPF rebajó 3,2 por ciento los precios de sus combustibles en distintas regiones del país. El movimiento de la estatal fue imitado luego por Shell, que también a principios de semana decidió reducir el valor de sus combustibles un 1 por ciento.

YPF y Shell dominan más del 75 por ciento del mercado de combustibles, y no se descartaba en el sector que en las próximas horas la marca Axion, de la petrolera Pan American Energy, adopte una política de precios similar, para ponerse en línea con el mercado y no perder market share. 

Con esta baja de la estatal, y de acuerdo a los valores de referencia del portal especializado Global Petrol Prices, los combustibles en Argentina quedaron entre los más baratos de la región.

En el caso de las naftas, la cotización en dólares en el país pasó a ser de u$s1,04 por litro, en tanto que en Perú es de u$s1,08; en Brasil, u$s1,12; en Chile, u$s1,26; y en Uruguay, 1,70 dólares.

Pero hay países de Sudamérica con valores mucho más competitivos: con excepción de la Venezuela de Maduro, que no se rige por valores de mercado, en Ecuador el litro cotiza a u$s0,49; mientras que en Bolivia se consigue a u$s0,54, en tanto que en Colombia se vende a 0,74 dólares.

Para el diesel, la cotización en dólares en Argentina es de u$s0,94 por litro. Esto ubica al precio local por encima del de Brasil (u$s0,89) y en sintonía con el de Chile (u$s0,95). En tanto, es más bajo que en Perú (u$s1,01) y Uruguay (u$s1,25, siempre de acuerdo a Global Petrol Prices.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Más sobre Economía
Te puede interesar
Zoom Recomendadas