Cuánta plata podés ahorrar comprando productos de Precios Máximos en supermercados versus chinos y almacenes

Cuánta plata podés ahorrar comprando productos de Precios Máximos en supermercados versus chinos y almacenes
Un sondeo de la consultora Focus Market puso en evidencia las grandes diferencias de precios que existen en productos fundamentales de la canasta
Por iProfesional
08.04.2021 20.21hs Economía

El alto nivel que mostró la inflación durante los primeros meses de este año llevó al Gobierno a extender los programas Precios Máximos y Precios Cuidados, que buscan establecer precios de referencia. Sin embargo, la estrategia tiene un punto débil: según un relevamiento de Focus Market los anclajes oficiales se aplican sólo en los grandes supermercados, mientras los precios se disparan en los autoservicios chinos y almacenes de barrio.

Para los productos que siguen formando parte de Precios Máximos se ha generado diferencias de precio mismo producto y misma marca de hasta 48% entre las grandes cadenas de supermercados y el resto de las formas comerciales minoristas, señala un informe realizado por la consultora dirigida por el economista Damián Di Pace.

Además, el programa Precios Máximos fue reduciendo su nivel de presencia y congelamiento de precios para categorías básicas de alimentación como aceite, yerba mate, café, pan, huevos, entre otros y se espera que parte de esos productos se mantengan dentro del programa de Precios Cuidados a renovarse la semana que viene con ajuste trimestral de precios

"El sistema de la fijación de precios por fuera de la voluntad de los agentes económicos privados genera este tipo de diferencias por que no se pueden controlar todas las formas comerciales, ni sus actores ni cada uno de los productos en todo lugar y momento. En ese sentido se ha generado un desdoblamiento entre los Precios Máximos que el Estado otorga a las empresas por cada producto y el Precio Real de Mercado que se fija en relación a la voluntad privada de las diferentes formas comerciales en competencia", expresó Di Pace.

Precios: cuáles son las diferencias

El programa de Precios Máximos tiene mayor nivel de presencia y posibilidad de fiscalización en las grandes cadenas de supermercados pero no en otras formas comerciales minoristas como kioscos, almacenes, autoservicios chinos y supermercadistas independientes, donde hay diferencias de precios en mismo producto y marcas entre canales.

Precios Máximos versus otros canales minoristas. Fuente: Focus Market.
Precios Máximos versus otros canales minoristas. Fuente: Focus Market.

La diferencia de precios entre Precios Máximos en Grandes Cadenas de Supermercados y el resto de las formas comerciales para el caso de yogur es de hasta 26%, tomate perita hasta 24%, arroz fino largo de 1 Kg alcanza hasta el 48%, fideos mostacholes hasta 15%, atún al natural hasta 22%, manteca hasta 12%, leche larga vida 19% hasta , harina 000 hasta 1 %.

"La intervención sobre los precios no dificultad solo la preservación del empleo sino que detiene cualquier expectativa futura de inversión e innovación y procesos de mejora continua. El esfuerzo privado en coordinación de sus fuerzas productivas no obtienen ganancias por el mérito de la competencia sino por la igualación de la potencial ganancia de los factores entre todos los actores. La regulación directa reduce la oferta en ciertas categorías alterando su ritmo de producción e incluso líneas de productos en orden de la subsistencia de su utilidad que es la principal búsqueda de cualquier inversión. Cuando una ganancia inmediata es sustituida por una inversión a largo plazo eso implica un riesgo y cuando el retorno no llega eso implica desincentivo, desinversión y disminución de la oferta", detalla Damián Di Pace 

Precios Máximos versus otros canales minoristas. Fuente: Focus Market.
Precios Máximos versus otros canales minoristas. Fuente: Focus Market.

Respecto del listado de precios que recibe de la empresa proveedora de alimentos cada forma comercial minorista determina de diferentes niveles de precio final hacia el consumidor ampliándose las brechas y diferencias entre los puntos de venta.

Precios Máximos: las empresas, en pie de guerra

En contra de las expectativas de las principales empresas del país, a fines de marzo el Gobierno confirmó la extensión de "Precios Máximos" hasta mediados de mayo. Lo hizo sin habilitar ningún aumento y sin quitar del programa a ningún producto. La decisión, conocida en el atardecer del martes, promete una escalada en la indisimulable tensión entre los funcionarios de Comercio y las empresas alimenticias.

Ahora, la preocupación del Gobierno es que las góndolas no queden vacías. Desde los despachos oficiales vienen detectando que en las últimas semanas hubo faltantes en algunos rubros, como aceites, yerbas y arroz.

"Precios Máximos" es el principal programa de control de precios, y está vigente desde hace un año, cuando explotó la pandemia. Los empresarios vienen reclamando dos cosas: una, que el Gobierno les permita aumentos para hacer frente a los incrementos de sus costos. Y, dos, que se deslisten una serie de productos que hoy en día siguen bajo control oficial, de manera de poder aplicar subas en los precios.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, comandado por Matías Kulfas, confirmaron la prórroga del programa sin escuchar ninguno de los reclamos empresarios.

Según pudo saber iProfesional, los pedidos de la industria se produjeron ayer mismo. Fue durante el mediodía, en momentos que Kulfas y Paula Español -secretaría de Comercio- recibieron a los integrantes de la cadena del trigo.

Allí, las cámaras de la industria molinera (FAIM) y de los fideeros (UIFRA) reclamaron el fin de "Precios Máximos" argumentando que mientras sus costos se habían encarecido más de 40% en el último año, los precios de los productos bajo control estatal sólo habían subido 10%.

Para el Gobierno, en cambio, este es un momento para anclar la expectativa inflacionaria, en línea con lo que viene asegurando Martín Guzmán: que la inflación anual se ubicará en el 29%, por debajo de la pauta del año pasado.

El diagnóstico reside en que, después de un primer trimestre de inflación caliente, la dinámica debería aflojar, de la mano de un tipo de cambio menos movedizo. Que suba a un ritmo del 25%.

Después de varios meses con alzas muy fuertes en los alimentos, sobre todo en los frescos (carnes, lácteos, frutas y verduras), el Gobierno necesita de mostrar alzas moderadas, en línea con la expectativa de inflación anual. Y también acorde con las pautas salariales que se empezaron a discutir en el ámbito privado.

La extensión de "Precios Máximos" se produce, además, en un contexto de tensiones entre los funcionarios y las principales fábricas alimenticias del país.

Un capítulo de la escalada se produjo hace dos semanas, cuando Comercio Interior anunció el Sipre, un sistema informativo sobre precios y producción, que obliga a las compañías a compartir información con esa dependencia oficial.

De hecho, hoy mismo, justo antes del feriado de Semana Santa, la Copal -la cámara que agrupa a la industria alimenticia- recurrirá ante el Gobierno la puesta en marcha del Sipre.

"El miércoles haremos la protesta formal ante Comercio Interior y, si la rechazan, insistiremos ante la Justicia", promete el directivo de una de las empresas alimenticias líderes del país.

En el centro de la pelea está la última medida que tomó el Gobierno, con el objetivo de controlar los precios y los stocks en varios rubros claves de la economía. Entre ellos, el poderoso y sensible sector de la alimentación.

La pulseada comenzó la semana pasada, cuando el Gobierno lanzó un régimen informativo obligatorio para las compañías -el Sipre-, a través del cual las grandes empresas deberán informar mensualmente su producción, ventas, precios y stock.

Ante la consulta de iProfesional, desde los despachos oficiales son contundentes y no dan margen para ninguna negociación: "Vamos a rechazar el recurso de la Copal", la poderosa cámara que agrupa a las principales fábricas de la alimentación.

"No tomamos esta medida para sumar controles porque sí. Queremos observar en detalle a los fabricantes de insumos de la industria. ¡Ellos mismos denunciaron que tienen problemas con los proveedores! Que les aumentan sin fundamentos o que no les entregan productos para poder fabricar", se queja el funcionario consultado.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, comandado por Matías Kulfas, confirmaron la prórroga del programa

Empresarios, en pie de guerra

Desde el lado empresario también son concluyentes. Si no logran una respuesta positivas, las principales empresas alimenticias del país irán a la Justicia en lo Contencioso Administrativa para intentar que un juez les dé la razón: básicamente plantearán que varios datos que les pide el Gobierno son confidenciales y hacen a la competencia entre las compañías y que, por otra parte, les insume costos adicionales que no están dispuestas a aceptar.

La cuestión ya fue adelantada por el titular de la Copal, Daniel Funes de Rioja, al propio ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un encuentro reservado, en las últimas jornadas, según pudo saber iProfesional.

Según el Sipre (Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica), las empresas deberán informar mensualmente los precios de venta vigentes y cantidades vendidas de los productos que elaboran.

Incluye a los rubros de los alimentos -el más sensible a nivel político y social- pero también a los otros como: bebidas, perfumería, limpieza e higiene personal, insumos de uso difundido, electrodomésticos, muebles y alimentos para animales.

Más que el control de precios, lo que el Sipre intenta es que no haya faltantes de productos en las góndolas de los supermercados.

Como se mencionó, desde los despachos oficiales vienen detectando que en las últimas semanas hubo faltantes en algunos rubros, como aceites, yerbas y arroz.

También notaron que algunas compañías vienen burlando el programa con algunos "trucos". Básicamente, con la aparición en el mercado de nuevas marcas y presentaciones de productos clásicos -desde fideos a harinas o yerbas, pero también galletitas-, que salen de los controles y presentan diferencias de precios de hasta 40% en relación a los artículos que se mantienen bajo regulación, pero muchos de los cuales se hace difícil hallar en las góndolas.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído